Cuando un recluso no quiere develar el tema

muchos corazones... un mismo latido


Resultado de imagen para recluso dibujoEl Editor Ayudante de EFT Steve Wells, de Australia, ha estado en contacto con Rehana Webster, una experta en aplicación de EFT en el sistema carcelario de Nueva Zelanda.

Como podrán apreciar, los reclusos sufren frecuentemente dolor, culpa, temor, etc. acerca de sus temas, los cuales no quieren discutir con nadie más. Concordantemente, suelen ser muy reservados acerca de sus problemas. Así que ¿cómo aplicar EFT si el cliente no quiere contarte su problema?

Rehana nos aporta una solución creativa a este problema, como lo describe una sesión con su recluso/cliente, "HP". Ella misma le aplica tapping al cliente y usa fraseología ingeniosa diseñada para "sintonizar al cliente hacia dentro" del problema. Como verán, su método obtiene éxito.

Su idea no está limitada a reclusos, desde luego. Es aplicable siempre que un cliente se oponga a verbalizar sus problemas.


Por Rehana Webster

HP estaba asignado para hacer sesiones de EFT conmigo a principios de Mayo. Se lo calificaba como de alto riesgo y reincidente. La razón era que HP había sido retirado del programa de Terapia de Comportamiento Cognitivo que debía asumir como parte de su sentencia. Le fue dada la opción de participar en sesiones de EFT o enfrentaría un "incumplimiento" si no accedía.

Desde la primera cita estaba claro que HP no estaba feliz de estar allí. Sus 1,83 metros, complexión de boxeador de peso pesado, tatuado, típico macho, era tan poco comunicativo como una pared. Él estaba determinado a no ceder ni una pulgada. Había aceptado presentarse pero no iba a participar. Cualquier pregunta que le hacía era respondida con monosílabos y evitaba todo contacto visual conmigo. ¡Podría haber estado hablando conmigo misma!

Hubo un atisbo de interés cuando le dije a HP que esta terapia era no psicoanalítica, simple, rápida, que tenía efectos duraderos y que era completamente "privada". Él podría hacerlo en su cabeza y no compartir nada conmigo. Ahora estaba definitivamente interesado, tanto como que se sentó frente a mí y preguntó cómo funcionaba. Le conté acerca del sistema energético del cuerpo, el estar desequilibrado y las emociones negativas, etc.

Finalmente, con su permiso, hice tapping en los puntos de su rostro y mano. No exploré el hacer frase de preparación ni el procedimiento del 9 gama. Quería dar un paso a la vez. Le pedí a HP pensar en un evento acerca del cual sintiera enfado y que lo evaluara en una escala 0-10. Esto fue un problema para él y no podía comprenderlo. Podía verlo en su rostro, el que tenía tenso, las fosas nasales dilatadas, los ojos medio cerrados y la respiración agitada, lo que daba alto en la escala. Le expliqué de qué manera podía darme una aproximación. Abrí mis brazos en todo su ancho, diciendo que eso era igual a 10, luego acerqué mis brazos hacia adelante, equiparando a un 5 y frente a mi cuerpo comparando a un 1 o 0. Esto tuvo sentido para él y admitió que su enfado era de más de 10. Él no quería compartir el evento conmigo y así lo dijo.

Le pedí que hiciera transcurrir el episodio en su mente como si fuera una película, exactamente como ocurrió en el pasado. Rechazó verbalizar cualquier cosa y una frase recordatoria estaba fuera de las posibilidades. Así que las siguientes frases mientras le hacía tapping:

Recuerda lo que sucedió
Recuerda todos los detalles que puedas acerca del evento
Recuerda lo que dijiste
Recuerda lo que fue dicho
Recuerda lo que oíste
Lo que estaba pasando a tu alrededor
Lo que recuerdas haber visto
Lo que sentías en ese momento
En qué parte del cuerpo sentías aquellas emociones
Aquellas emociones se sentían como...
Había alguna temperatura o movimiento de aquellas emociones
Había algún sonido u olor con aquellas emociones
Había algún sabor en tu boca...

Hice toda la verbalización y busqué sus ojos para determinar lo que él estaba sintiendo, escuchando o viendo por donde sus ojos viajaban durante el tapping. Después de alrededor de seis rondas de tapping noté el cambio en su respiración y todo su cuerpo se relajó apreciablemente. Su rostro se suavizó y me miró directo a los ojos y dijo: "parece que esto ya no es importante". HP no es un hombre de muchas palabras, como habrán adivinado.

Le di su pequeña libreta (cada cliente tiene una, así pueden registrar citas, frecuencia y temas que requieren tapping, como tarea para la casa) y le pedí que anotara el número de veces que se hiciera tapping antes de su próxima cita, la semana siguiente. Tenía mis dudas de que HP siguiera o incluso tomara esta sesión de EFT con seriedad.

La siguiente semana HP estaba esperándome y supe inmediatamente que algo era muy diferente en él. Todo su lenguaje corporal era distinto. Incluso tenía un esbozo de sonrisa. Antes de que comenzara nuestra sesión, yo había tenido una llamada y mi contrariedad era evidente. Como comenté con bastante elocuencia mis emociones, HP me miró directo a los ojos y enfrentándome dijo "ES MEJOR QUE HAGAS TAPPING SOBRE ESO"... Bueno, hablar sobre un patrón de interrupción en mi... Yo estaba impactada y estallé en carcajadas, y lo mismo hizo HP. ¡Este era un hombre distinto desde la semana anterior!

HP me contó que se estuvo haciendo tapping frecuentemente sobre las "APESTOSAS" experiencias de su vida y realmente encontró que tenía una diferencia en su actitud. No le parecía que hubiera traído aquellos viejos sentimientos negativos sobre los temas en los que trabajó. También me informó que le había hablado a otros "HERMANOS" (sus amigos, quienes están forzados a estar en esta oficina) y les contó sobre esta maravillosa técnica, recomendándoles que también tomen el programa de EFT. Qué sorprendente cambio en su actitud.

HP no usó su libreta para anotar nada y no creo que lo vaya a hacer. Sólo mantendremos un par de sesiones más juntos y ellos van a monitorear su progreso y quizás, si él lo desea, enseñarle el resto del protocolo.

Rehana Webster

Traducido por Gustavo A. Fiorentini - Ir a su Sitio WEB

InEnglish.gif