Un caso TDAH

muchos corazones... un mismo latido

Resultado de imagen para tdahAmelia Conrad responde al caso reciente enviado por “Carl” referente al problema de comportamiento de un niño adolescente. En el caso de Amelia, el joven es TDAH con posibles causas emocionales sustanciales del comportamiento. Ella describe sus procedimientos y sus resultados en el mensaje que sigue. Pienso que encontrarás interesante el final.

También, favor de notar dos posibles avenidas de abordamiento del ADD y TDAH. Uno tiene que ver con asuntos emocionales no resueltos (como los que examina Amelia) y el otro tiene que ver con reacciones alérgicas a sustancias como el azúcar, la cafeína, el trigo, los pesticidas, etcétera que pueden estar literalmente causando el problema. Vea el libro “Is This Your Child?” (¿Es Este su Hijo?) de la Dra. Doris Rapp para evidencia impresionante de esta última causa.


Por Amelia Conrad, LICSW (Trabajadora Social Clínica Certificada)

Hola Gary,

Esta es la primera vez que escribo, aunque he estado manteniéndome al día con sus maravillosos correos. ¡Es verdaderamente inspiradora que la comunidad “energética” comparte tan libre y abiertamente!

Este es en respuesta a las preguntas de “Carl” sobre trabajar con un adolescente reticente. Me gustaría compartir una experiencia con un cliente similar:

John (no su nombre real), de 14 años, fue referido para terapia por estar involucrado desde hace tiempo con servicios protectivos y por TDAH. Lo sacaron de su hogar cuando tenía cuarto, y rebotó entre varios hogares adoptivos, fue victima de abuso en algunos de ellos, sufrió rompimiento de vínculos y separación de sus padres y hermanos. Cuando yo lo atendí estaba de regreso con su madre y un hermano mayor, y asistía a una escuela regular con facilidades para educación especial.

Poco después de empezar a trabajar con él, su nivel de Ritalin, que había estado tomando durante 10 años, se volvió tóxico. Cuando suspendieron el medicamento, sus problemas de comportamiento se volvieron más agudos de lo que estaba la escuela dispuesta a manejar.
Era entendible que Mamá le tenía miedo a los tics que su hijo había desarrollado, y rehusó vehementemente seguir con la medicación. El psiquiatra a quien le refería por una segunda opinión consideraba que el tratamiento con estimulantes era la única manera aceptada de tratar el TDAH, según la Academia de Pediatras. El equipo de la escuela decidió que no podría permanecer a menos que estuviera medicado. Yo alegué que los síntomas de John podrían también ser originados por sus experiencias traumáticas pasadas, y que el Ritalin podría haberle contenido suficientemente a través de los años, pero que también podría haberle impedido el desarrollo de habilidades de adaptación más positivas. Después de mucho debatir, todos los interesados acordaron intentar un tratamiento de un mes con EFT, en el entendido de que aceptara medicamento al cabo del mes si fracasara.

John cumplió, hasta donde se puede esperar de un adolescente. Pude obtener su atención por periodos breves, y trabajé con sus objetivos en relación a los objetivos de los demás interesados. No admitió que hubiera traumas pasadas. Entonces le expliqué sobre escenas retrospectivas, y le pregunté si alguna vez había experimentado una escena que le regresaba vividamente y le asustaba. Habló sobre dos accidentes recientes y golpeó sobre estos temas. Mi estrategia fue apoyarme en el efecto domino de generalización que es algo común en las técnicas energéticas, y que permite que las traumas relacionadas sean tratadas en conjunto. En la segunda ronda después de la 9 gama, utilicé un variante que aprendí de mi maestra de PNL, Nancy Saltzman, y de mi maestra de HBLU (Sanación desde el Cuerpo hacia Arriba), Judith Swack, que utiliza lenguaje hipnótico, algo así:

“Permite que tu Ser Superior / mente inconsciente te lleve hacia atrás al evento original donde empezó todo este patrón… (tapping)… No hace falta que sepas donde o cuando esto empezó, solo permite que tu Ser Superior / mente inconsciente te lleve ahí… (tapping)… y cuando llegas al evento original, permita a tu Ser Superior / mente inconsciente transformar cualquier energía negativa, creencias negativas… (tapping) simplemente déjalos ir, porque no te sirven ni te ayuden… (tapping)… y solo transformándolos puedes recoger los aprendizajes… (tapping)… y una vez que tu Ser Superior / mente inconsciente haya transformado toda la energía negativa, las creencias negativas, los sentimientos negativos, permite que tu mente inconsciente te traiga de regreso al presente no más rápido de lo que puedas disipar lo remanente de la energía negativa, las creencias negativas, los sentimientos negativos de cualquier evento posterior, recogiendo los aprendizajes en todo el trayecto de regreso al presente… (tapping)… y sigue golpeteando en tu dedo meñique hasta que tu Ser Superior / mente inconsciente te diga que estás totalmente de regreso al presente…”

Para el final del mes había algo de progreso, pero no lo suficiente para lo que esperaba la escuela. Todos estuvieron de acuerdo que el objetivo principal era que John pudiera seguir en la escuela, y Mamá estuvo de acuerdo en darle seguimiento a nuestro pacto permitiendo a su hijo tomar un estimulante distinto.

Las cosas mejoraron a ritmo constante. Trabajamos en modificaciones del comportamiento de acuerdo al plan de la escuela, en detonadores de comportamiento, utilizando el anclaje PNL para aumentar los recursos positivos, y seguimos trabajando con EFT.

John estaba contento, Mamá estaba contenta, la escuela estaba contenta, y yo estaba contenta por los avances logrados, pero confundida sobre porqué “falló” el EFT y tuvimos que recurrir al medicamento otra vez con este niño. John graduó y me encontré con Mamá para platicar sobre el tratamiento hasta la fecha y alternativas de disposición. Le felicité por su flexibilidad y por los logros que pudo alcanzar su hijo, aunque nuestro tratamiento no había sido tan eficaz como esperábamos, y tuvimos que recurrir también a la medicación. Me miró fijamente y alzó una ceja. “¿Qué…?” le pregunté. Me contestó: “No te iba a decir… pero nunca le di el medicamento a John. La única dosis que recibió fue la que le daban a mediodía en la escuela.” John seguía estable y feliz a los seguimientos de tres y seis meses.

Gracias por la oportunidad de compartir,
Amelia Conrad, LICSW (Trabajadora Social)

Traducido por David MacKay Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Ir a Sitio Web de David