El uso de EFT para estudiantes con problemas de trastorno por déficit de atención

muchos corazones... un mismo latido

Don Blackerby es un tutor doctorado con especialidad en trastornos por déficit de atención (TDA). Como muchos sabéis, los trastornos por déficit de atención son difíciles de tratar por lo que es raro encontrar mejoras significativas.

Don tiene un interés particular en niños de edad escolar con diagnóstico de trastorno por déficit de atención y ha logrado, con dedicación, ayudar a muchos niños con tal diagnóstico mediante el uso de la programación neurolingüística (PNL). Sin embargo, desde que aprendió EFT su proporción de éxitos se ha elevado sustancialmente, logrando ahora niveles de éxito de más del 90%; lo cual es algo inaudito en esta área.

En el artículo de abajo, Don no sólo nos describe el uso de EFT con uno de sus casos, sino que también nos habla de la importancia del aprendizaje visual en oposición al auditivo, así como de la instauración de creencias útiles.


Por Don A. Blackerby, Ph.D. (doctorado)

Una madre y su hijo de 11 años vinieron de San Luis a Colorado para verme por “asesoramiento académico” para él. Sacaba malas notas en todas las asignaturas primarias y tenía varios síntomas del trastorno por déficit de atención. Como su madre no quería que le diesen medicación para los síntomas del trastorno por déficit de atención, me lo trajo a mí para que recibiese un tratamiento alternativo.

Después de realizar la evaluación se hizo evidente que sus estrategias de aprendizaje eran muy poco eficaces y efectivas. Era, en esencia, de aprendizaje auditivo y repetía las cosas una y otra vez para aprendérselas. Esta no es una buena forma de aprender las asignaturas escolares: es muy aburrido, requiere mucho tiempo y sencillamente no funciona muy bien. Le enseñé cómo ser de aprendizaje visual, que es una forma de aprender más interesante y rápida.

Cuando adquieren las nuevas estrategias de aprendizaje suelen aumentar el interés y la motivación de la mayoría de los estudiantes. Este alumno declaraba con vehemencia que sencillamente no le gustaba la escuela y que no quería regresar (estaba de vacaciones de primavera), por lo que decidí usar EFT para este bloqueo emocional.

Afirmó que su aversión a la escuela, en una escala de intensidad de 0 a 10, era de 10. La frase preparatoria fue "Aunque no me gusta la escuela y no quiero volver el lunes, me acepto a mí mismo total y absolutamente". Tras hacer tapping su intensidad sólo se redujo a 9. "Aunque aún me queda cierta aversión hacia la escuela y no quiero volver el lunes, me..." Su escala de unidades de molestia subjetiva bajó a 5, pero entonces cambió de idea y dijo que era 7. Me pareció que no quería que el tapping funcionase, así que le di un descanso.

Cuando regresó, decidí ser mucho más específico y para ello le hice preguntas: "¿Qué es particular lo que no te gusta de ir a la escuela?". Su respuesta fue rápida y categórica: "El profesor de EF nos grita siempre y el profesor de mate se enfada conmigo y con John (no es su nombre real), que se sienta a mi lado y no para de hablar y moverse, y me mete en líos". Una a una, estas fueron las frases preparatorias:

"Aunque el profesor de EF nos grita, me acepto a mí mismo total y absolutamente y le perdono".
"Aunque el profesor de mate se enfada conmigo, sé que tiene más que ver con cómo es él que conmigo, me acepto a mí mismo total y absolutamente y le perdono por perder los estribos".
"Aunque John me mete en líos, le perdono y me acepto a mí mismo total y absolutamente”.

Ser más específico ayudó a reducir la intensidad y entonces decidí usar EFT para instaurar creencias que le diesen más fortaleza. Tras hablar con él sobre lo mucho que había aprendido de su sesión conmigo, le pregunté qué creencia sobre la escuela pensaba que sería mejor para que le ayudase a que la escuela fuese más fructífera y divertida. Decidió que "Con las nuevas estrategias de aprendizaje que aprendí, puedo hacer que la escuela sea tan fácil y divertida como yo quiera". Hizo tapping en cada punto mientras repetía la nueva creencia una y otra vez. El alivio era obvio en su voz y en su cara.

Tras otro descanso, su madre quiso que le ayudase con algunos de sus síntomas del trastorno por déficit de atención. Me informó que se frustraba con facilidad y entonces se enfadaba con ella cuando le quería repasar los deberes. Frase preparatoria: "Aunque me frustro y me enojo con mi madre cuando quiere repasar mis deberes, me acepto total y absolutamente, y perdono a mi madre".

También me informó que a veces carecía de concentración, era muy hiperactivo la mayor parte del tiempo, se aburría haciendo los deberes y era muy obsesivo, lo cual volvía locos a los que le rodeaban porque hablaba sin parar de lo mismo. La mayoría eran síntomas del trastorno por déficit de atención.

A estas alturas estaba de veras interesado, su nivel de energía aumentaba y su actitud estaba virando definitivamente hacia lo positivo y optimista. Hizo tapping en cada uno de los asuntos por separado hasta que todos se redujeron a 1 o 2. Al final de cada uno le pregunté cómo le gustaría comportarse y qué le gustaría creer; cuando se le ocurría una creencia nueva hacíamos tapping en todos los puntos mientras repetíamos la nueva creencia.

Hice un poco más de trabajo de integración con él y después proyecté las nuevas creencias en los próximos días de escuela. Aún no tengo un informe de largo plazo, puesto que le vi tan sólo la semana pasada, pero todas las pruebas que le hice en mi consulta indican que fue una visita fructífera.

Don A. Blackerby, PhD
Editor Colaborador de EFT

Traducido por Ana Saval-Badía Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif