Como recordar tus sueños con EFT

He aquí un uso único de EFT que hace eco apropiadamente a nuestra consigna “Prueba EFT en Todo”. Gracias a Eros Biasiolo de Italia por presentarlo. Nota: el problema original era que el cliente de Eros no pensaba que podía soñar en lo absoluto.


Por Eros Biasiolo

Hola Gary:

Estoy trabajando con EFT en un número de casos, con (obviamente) resultados impresionantes- muchas maravillas de un minuto así como también algunas que toman múltiples sesiones. Mi abordaje es muy parecido a mí- yo diría juguetón y táctil, a pesar de la seriedad de algunos casos.

Tengo uno que es peculiar y puede ser una inspiración para todos. La gente me cuenta sobre sus problemas muy fácilmente y me llamó positivamente la atención este hombre que se acercaba a los 60, quien vino con esta petición: “quiero recordar mis sueños.”

Ahora, quisiera haber podido ver mi cara cuando él me pidió esto, y yo le dije con mucha seguridad, “OK, hagámoslo.” Luego de una breve investigación, me dijo que cuando él tenía más o menos 13 años, él solía hablar dormido y compartía el cuarto con su hermano mayor. Él admite haber ELEGIDO no soñar desde entonces, para no tener que discutir con su hermano, quien siempre le estaba gastando bromas por esta razón.

Entonces, en mi forma habitual juguetona, le dije a este hombre cincuentón, “¿Estás listo para viajar por el túnel del tiempo, al pasado para revertir esa elección que hiciste?” El dijo emocionadamente: “sí”, probablemente pensando en algún tipo de viaje por el tiempo, y empezamos a hacer tapping con: Aunque hice esta elección de no soñar más…

Hicimos unas cuantas rondas en orden mixto y creativo, y con el uso de reencuadres, o citando las frases de su hermano, y luego implementamos el popular método de las elecciones de la Dra. Carrington… Diciendo no me importa en lo absoluto la elección que hice entonces, porque yo ELIJO AHORA soñar de nuevo y recordar mis sueños…

Cuando terminamos, casi era hora de irse a dormir, por lo que le dije: “me cuentas mañana por la mañana, ¿OK?” Fue algo simpático, porque esta sesión ocurrió durante un taller de dos días frente a muchas personas.

A la mañana siguiente, al comenzar el día, le pregunté cómo le había ido por la noche y los sueños que había tenido. Soñó con su hija y contó el sueño con detalle en frente de todos los asistentes, para sorpresa de ellos.

Todavía recibo noticias de él por teléfono y todavía está muy emocionado cuando me agradece, porque él ahora sueña, como él dice, “¡hasta cuando tomo una siesta breve!”

Paz y alegría,
Eros Biasiolo

Traducido por Elisa García Gómez

InEnglish.gif