Valioso trabajo de EFT con metáforas

Por Miriam Simon
Escribe a Miriam: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


En una ocasión vino a mi consulta una chica que me contaba que se sentía perdida en la vida, y
que esto le ocurría desde que era una niña, no sabía por que, y debido a todo esto, sentía mucha
tristeza.
En un principio comenzamos a trabajar con EFT después de su entrevista con frases del tipo:
– A pesar de que siento muchísima tristeza, y no entiendo por qué, yo me quiero querer y
me quiero aceptar completa y profundamente.
Viendo como reaccionaba la chica, no se encontraba bien, decidí trabajar únicamente usando la
metáfora.
Comencé a preguntarla de forma más concreta como visualizaba esa tristeza, y ella me respondió
que era un pesado abrigo de plumas grises. Con lo que comenzamos a trabajar con ese abrigo.
Aunque llevo un pesado abrigo de plumas grises, yo me quiero querer y me quiero
aceptar completa y profundamente.
– Llevo un pesado abrigo de plumas grises
– ¡Pero como se me ocurre llevar este abrigo!
– ¡Si estamos a 40 grados!
– Me va ha dar algo con este abrigo
– Ya no lo necesito
– Me doy permiso para poder quitármelo...
Hicimos una serie de rondas así, y poco a poco ese abrigo se fue transformando en un abrigo
liviano de plumas transparentes. Y aunque me comentaba que era muy bonito, lo que realmente
deseaba era estar en pelotas. Con lo que seguimos trabajando con eso.
– Aunque llevo un abrigo muy bonito, que es liviano y de plumas transparentes, yo lo que
quiero es ir en pelotas.
– Aunque este abrigo me ha protegido durante mucho tiempo, y le doy las gracias por
ello, ya no lo necesito.
– Aunque todavía llevo este bonito abrigo, mi deseo es ir en bolas, porque yo soy así, ya
no siento pudor.
En medio de este proceso, conseguimos sanar “eso” que la ocurrió cuando era una niña, “eso”
que no recordaba. Decidió que lo transformaría en un día de cielo azul, en un valle donde solía
acudir cuando era una niña.
Después de esa transformación, consiguió quitarse el abrigo, y verse en ese valle en pelotas,
sintiéndose libre y feliz.
Esa tristeza que comenzó en un grado 10 desapareció y se transformó en ese cielo azul.
Ella estaba alucinada porque no entendía como trabajando “solo” con un abrigo, podía sentirse
tan bien.
Que maravilla poder hablar de un tema doloroso, sin hablar...

Miriam Simón
Facilitadora de EFT
Cáceres, España
Correo:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Sitio: http://www.recorretucaminointerior.com/