Algunas reflexiones sobre el uso de “Yo escojo” contra “Yo prefiero”

Este artículo de Cacina Spaeth tendrá una gran relevancia en aquellos que integran el método de elecciones de Pat Carrington en sus sesiones de EFT.
Por Cacina Spaeth, EFT-ADV

Querido Gary,

Después de tu sesión con Baerbel, en tu última serie de DVDs, Adquiriendo maestría con EFT, alguien de la audiencia hizo esta pregunta: Una vez que hemos trabajado exitosamente con EFT sobre las ramificaciones negativas de un problema, y estamos listos para hacer tapping en las cuestiones positivas, ¿cuándo usaría la frase “yo prefiero…” en vez de “yo escojo…”? En el caso de Baerbel se relacionaba con “preferir” la paz contra “escoger” la paz.

Por lo menos para mí la respuesta surgió aún más evidente ayer, cuando concluí un exitoso taller de EFT para un grupo de hombres de negocios. Todos ahí sentados, muy buenos tipos de 35 a 45 años de edad, con grandes logros cada uno en su carrera, pero habiendo trabajado demasiado al grado de tener un agotamiento físico, pero sin admitirlo abiertamente.

Siempre dispuestos y esforzándose de más, siempre hacia el éxito, y aún a un mayor éxito, sin tomar un respiro. Algunos de ellos se sentían forzados a lograr metas financieras aún más grandes, ya que en sus paredes estaba escrito que esa “puerta” de lo que pueden lograr en la vida (también económicamente) está a punto de cerrarse. De modo que deben alcanzar un último “Gran éxito”. Presión, presión, presión…

Estos son hombres que toman decisiones y elecciones todo el tiempo, con frecuencia también en nombre de otras personas. En parte se dedican a la toma de decisiones a gran escala. Con frecuencia se requiere de muchas agallas, y terminan tomando decisiones que los demás no tienen el valor de realizar. También ellos han aprendido a tomar esas decisiones inconvenientes y desagradables que nadie está dispuesto a hacer. Pero alguien LO TIENE QUE HACER, ¿cierto? Y así son ellos.

Muchas veces se arriesgan en todos sentidos: personal, profesional, emocional y mentalmente, afectando su salud física y en parte sufriendo espiritualmente por la forma en que perciben una falta de sentido en su vida. Toman decisiones todo el tiempo. Si no están listos para tomarlas, por lo general están DESEOSOS de estarlo. Saben cómo hacerlo…

En el taller, hicimos un tapping algo profundo para liberar cargas emocionales y bloqueos que cada uno tenía. Cuando llegó la oportunidad de enfocarnos de qué otra forma podrían ser las cosas, cómo se podrían desarrollar sus carreras con armonía si ellos no tuvieran que trabajar tan duro, fue muy obvio para mí esa facilidad de “elección”; “elegir” más paz en su vida los hubiera llevado de regreso todo el tiempo al punto donde habían empezado.

Si hubiera querido agitar aún más aspectos para trabajar, entonces hubiera empleado la frase “Elijo tener más tranquilidad en mi vida”, lo que hubiera sido perfecto para disparar incluso otro “problema de decisiones” que habría estado ligado emocionalmente con apuros, resistencia y competencia. Pero en este caso, usé lo siguiente:

Yo prefiero tener más tranquilidad en mi vida.
Preferiría hacer el dinero que estoy haciendo, trabajando sólo la mitad de las horas que estoy trabajando ahora.
¡Oh, cómo preferiría eso!

Al usar “preferencias” en este caso brinda un tremendo deseo de más paz y tranquilidad en su vida. La calidad de permitir y recibir con armonía es algo de lo que carecen totalmente, y sin mi intención inicial de hacerlo así, atrajo el aspecto espiritual de

¿Y qué tal si se te ha cuidado sin tener que hacer nada por ello?
¿Y qué tal si estás seguro sin logros?
¿Y qué tal si eres amado sin logros?
¿Y qué tal si eres amado no por lo que haces, sino por lo que ERES?
Prefiero sentir el amor que está ahí.
Lo he deseado tanto.
Yo prefiero sentirme seguro en el amor que está ahí.
Yo nunca pensé que era amado sólo porque sí…
Siempre me hicieron creer que sólo puedo tener lo que creo con mi propio esfuerzo.
¿Sabes? El trabajo es duro.
Pero, ¡oh! cómo preferiría sentir que estoy siendo cuidado.
Yo prefiero sentir ese amor.
Prefiero sentir ese amor… ahora… y más y más día con día…

Al usar “Yo prefiero” implica suavidad, ternura y suavidad. Yo lo uso cuando la gente hace demasiado de lo opuesto: luchar, exigirse a sí mismos, tener que lograr, obligarse a tener éxito, tener que demostrar.

En mi experiencia, el uso de “Yo escojo” trabaja mejor con gente que no está habituada a la elección (exitosa) de nada. Por ejemplo:
— cuando a la gente nunca se le permitió decidir
— cuando a la gente está acostumbrada a negársele todo y por tanto no le importa nada
— cuando la gente tiene miedo de tomar decisiones (porque, ¿qué tal si toman la decisión equivocada?)
— cuando la gente tiene miedo de querer cosas, de reclamar cosas, de mencionar y esperar que ocurran cosas buenas para ellos en su vida
— cuando la gente no ha tenido éxito en decir “no”, en fijar sus límites.

Muchas mujeres con las que trabajo son infelices en sus relaciones. Muchas preferirían que las cosas fueran diferentes, sabiendo muy bien que no cambiarían mucho. Muchas desean en silencio que él las escuchara por una vez. Ellas preferirían que él ya dejara de ser hostil, pero aún lo es. Ellas preferirían que él comenzara a apreciarlas, pero él simplemente no lo hará. Ellas saben calladamente que preferirían mucho más, pero nunca sucede.

Elegir significa hacer que las cosas sucedan. Elegir significaría hacer una declaración clara, para fijar límites. Elegir podría representar meterse en problemas por establecer en voz alta lo que ellas quieren. Ellas temen esas repercusiones y, por lo tanto, cuando mucho fastidian y se quejan. Muchas de ellas ni siquiera hacen eso. Pero lo que muchas tienen en común es que nunca aprendieron a tomar una decisión que trascienda. Como niñas no fueron alentadas a elegir, y la mujer adulta no tiene idea de cómo elegir con éxito. Ellas no tuvieron la experiencia de que (¡también como mujer!) puede ser seguro: querer algo… escoger tenerlo… hablar en voz alta… E incluso obtenerlo… y luchar por mantenerlo.

Elegir esto sobre aquello también implica lo que no escogemos (nunca más). “¡Elijo ESTO!” es una forma indirecta de decir “no” a aquello. Yo escojo es algo muy importante de establecer cuando nos sentimos paralizados en ser víctimas. Las víctimas no se sienten como si tuvieran la capacidad, el poder y/o el derecho de elegir. Se sienten a sí mismos y sus vidas como el resultado de sus circunstancias.

Después de tener colapsadas exitosamente algunas de sus percepciones y respuestas victimizantes, he experimentado que para algunas de mis clientes da una increíble sensación de poder, es motivador y revitalizante (a veces por primera vez en su vida) decir en voz alta:

¡YO ELIJO!
¡YO ESCOJO dejar ir esto!
YO ELIJO tener paz en esto.
YO ELIJO sentirme libre.
Y YO ELIJO DISFRUTARLO.

Es como abrir una ventana en una habitación abandonada de su alma, en la cual su espíritu ha sido encerrado por años sin respirar, sin espacio para estirarse y explorar. Y ahora, repentinamente tener una ventana abierta por la cual entra un viento fresco, que brinda el aroma dulce y liberador de la oportunidad.

Y qué tal si yo PUDIERA escoger cosas.
Está bien, no pude antes entonces…
Pero qué tal si pudiera AHORA…
¡Bravo…!

Ese sentido de asombro es invaluable, cuando no estamos acostumbrados a la experiencia de que realmente PODEMOS escoger, Y que nuestra elección es valiosa.

En breve… para mí, la frase “Yo elijo” o “Yo escojo” implica una claridad de deseo, y una creación activa. Es muy útil de usar ya sea en asuntos donde tendamos a ser vagos o ambiguos, o en personas que tiendan a ser vagas, ambiguas o indiferentes. “Yo escojo” puede ayudarlas a experimentar la alegría poco familiar de ser específicos. Activa y/o hace uso de nuestros poderes innatos, y orienta la energía creadora en movimientos hacia el futuro.

“Yo prefiero” implica ternura, suavidad y un sentido de permisividad. Al usar “Yo prefiero” parece ser menos amenazante para la gente, y no tiende a disparar asuntos no resueltos (que sí podrían los “Yo escojo”). Usar “Yo prefiero” en el momento adecuado suele venir con un sentido sanador de ternura, de dejar ir, de recibir sin hacer, de ser un humano SIENDO contra un humano HACIENDO. El “Yo prefiero” puede otorgar una paz y tranquilidad tremendas al momento actual… y al hacerlo, puede preparar el terreno emocional en el cual podemos atrevernos a realizar profundos cambios más adelante, reclamando sus bienes reales en la vida.

Todo mi amor para ti,
Cacina Spaeth, EFT-ADV

Traducido por Ricardo Viesca Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif