No encontrar las palabras adecuadas para hacer EFT supone un bloqueo que se puede superar

Cacina Spaeth, de Alemania, echa una mano a los que les resulta difícil encontrar las “palabras correctas” necesarias para hacer EFT.
Por Cacina Spaeth, EFT-ADV

Apreciado Gary:

He empezado a ver tus nuevos DVDs Mastering EFT. En un momento dado, comentas que a menudo a los recién iniciados en EFT les cuesta encontrar las palabras adecuadas. Como se trata de una cuestión que suelen sacar a relucir mis propios clientes y estudiantes, le presté mayor atención. El procedimiento siguiente ha ayudado ya a algunos de mis clientes a resolver su primera cuestión de fondo con EFT, partiendo de una situación aparentemente compleja. Espero que este artículo ayude también a tus lectores. He aquí mi procedimiento:

Primer paso:

Si te cuesta encontrar las palabras adecuadas, te recomiendo que empieces haciendo tapping en lo que esté presente en estos momentos, no en lo que CREES que deberías hacer tapping. Y lo que está presente en este momento es que ahora no encuentras las palabras adecuadas, así que empieza por ahí, y puede ser tan sencillo como decir:

Aunque no encuentro las palabras adecuadas para hacer tapping…
Aunque no sé qué decir…
Aunque me parece ridículo no saber siquiera qué decir…

Y a continuación, una frase recordatoria como las que siguen:
No sé qué decir.
¿Cómo puede ser que no sepa qué decir?
No tengo palabras.
¿Y si fuera fácil?
¿Y si me permitiera divagar?

Después de 1 o 2 rondas de tapping, es posible que te sientas menos bloqueado y que seas capaz de empezar a trabajar con la cuestión inicial. O es posible que el hecho de no encontrar las “palabras adecuadas” sea la cuestión con la que deberías trabajar hoy

Segundo paso:

¿Y si una de tus cuestiones de fondo ya está presente en tu incapacidad de encontrar las palabras adecuadas? ¿Puede que ésta sea la razón por la que tu subconsciente hace que te bloquees en este punto y no te permita avanzar? Puede que sea sólo un favor disfrazado y que estés a punto de descubrirlo. Haz la comprobación siguiente: ¿cuál es el sentimiento más profundo, el sentimiento concreto, la charla interior que se produce por no encontrar las palabras adecuadas?

1. No encuentro las palabras adecuadas = Simplemente no sé cómo hacerlo, me siento inseguro.

La cuestión subyacente puede ser la inseguridad, la falta de auto confianza. ¿Por qué te sientes así? ¿Por qué te falta confianza en ti mismo? ¿Qué es lo que te ha robado tu confianza, te ha hecho inseguro?

2. No encuentro las palabras adecuadas = De verdad que no. Me siento complemente desbordado, mal equipado, incapaz de sacarlo adelante.

¿A qué momento de tu vida, a qué acontecimiento en concreto te recuerdan estas sensaciones? ¿En qué momento sentiste que realmente no podías manejar lo que se te presentaba, pero nadie te preguntó y tuviste que pasar por ello de todos modos? ¿Cuál fue el momento de tu vida en el que tu sistema se sobrecargó, si se dio el caso?

3. No encuentro las palabras adecuadas = ¿y si lo hago mal?

¿Te da miedo cometer errores, que te castiguen, equivocarte? ¿Qué pasó la última vez (o en tu infancia) que te equivocaste? ¿Qué o quién te viene a la mente? ¿Por qué necesitas protegerte de los errores? ¿Qué temes que podría suceder (de nuevo)?

4. No encuentro las palabras adecuadas = porque SI LO HAGO, ¡tengo que hacerlo bien! No puedo permitirme equivocarme.

¿Necesitas ser perfecto? ¿Qué pasa si no lo eres? ¿Quién (o qué suceso) te ha enseñado esto? ¿Necesitas una garantía de éxito antes de empezar cosas en la vida? ¿Dónde aprendiste que más te valía ser perfecto? ¿Qué pasó cuando no fuiste perfecto? ¿Qué perderías o te arriesgarías a perder si no pudieras ser perfecto?

5. No encuentro las palabras adecuadas = No quiero intentarlo o volveré a quedar como un idiota otra vez.

¿Cuándo quedaste como un idiota? ¿A qué suceso te recuerda esta sensación de humillación? ¿Quién disfrutó al verte abochornado? ¿Qué sucedió? ¿Por qué no puedes simplemente permitirte intentar algo? ¿Qué peligro hay?

6. No encuentro las palabras adecuadas = No puedo permitirme más errores. Ya la he pifiado demasiado.

¿Quién lleva un registro de tus fallos? ¿Qué hiciste mal? Si pudieras deshacer algo, ¿qué sería? ¿De qué te sientes culpable? ¿Qué has hecho mal y no te perdonas? ¿Por qué te sigues castigando? ¿Qué te hace creer que ya no tienes derecho a ser perdonado?

7. No encuentro las palabras adecuadas = Quiero que TÚ me digas lo que se supone que debo hacer. Ya debería haberme largado de aquí hace rato.

¿Cuándo tiraste la toalla? ¿Cuándo sentiste que no contabas? (tus palabras, tus sentimientos). ¿Cuándo dejaste de mostrarte en la vida? Si pudieras estar triste por algo, ¿qué sería? Si pudieras estar enfadado por algo, ¿qué sería? Si pudieras estar dolido por algo, ¿qué sería?

8. No encuentro las palabras adecuadas = En realidad no quiero cambiar. Sólo estoy aquí para jugar al juego del desarrollo personal, pero en realidad no lo siento.

¿Por qué simplemente no te enfrentas al hecho de que no quieres cambiar? ¿Qué ganas simplemente fingiendo? ¿Es realmente lo que quieres? ¿Por qué es importante que todo continúe igual? ¿Y si es una oportunidad para ti? ¿Y si te encantaran los resultados? ¿Por qué es importante que EFT (u otras técnicas) no funcionen contigo? ¿Qué perderías (o te arriesgarías a perder) si funcionara? ¿Qué pasaría? ¿A qué tendrías que enfrentarte si EFT funcionara? ¿Qué consecuencias temes?

Son sólo algunas traducciones de lo que podría estar sucediendo en el fondo. Después de leer esta hoja, una de mis clientes que quería superar su miedo a hablar en público supo inmediatamente por qué no encontraba las palabras adecuadas. Nos llevó directamente a una cuestión clave que estaba relacionada con su miedo a hablar en público.

Otra señora me comentó que había estado PENSANDO durante una hora cada día, sobre cómo expresar en palabras aquello sobre lo que quería hacer tapping, sin llegar a hacer ni una sola ronda. Logró hacer tapping cuando se dio cuenta de que la cuestión real no eran las palabras, sino su miedo a hacerlo mal. Una vez resuelta esta cuestión, consiguió encontrar sus propias palabras para hacer tapping.

Otros clientes simplemente empezaron haciendo tapping con la lista entera y, al hacerlo, descubrieron varias cuestiones de fondo relacionadas con el hecho de no encontrar las palabras adecuadas. Lo que funciona es lo que te permite avanzar.

Espero que esto te ayude a descubrir cómo salir del atolladero.
Cacina Spaeth, Munich

Traducido por Eva Llobet Martí

InEnglish.gif