Gwyneth Moss y la Prueba con la Realidad

Es vital verificar nuestro trabajo. Es la forma en la que REALMENTE sabes si el cliente ha superado o no sus problemas. Gwyneth Moss, del Reino Unido, nos ofrece sus observaciones profesionales de este tema tan importante.


Por Gwyneth Moss MA

La prueba de la realidad es el paso tres de tres de mi proceso de prueba Prueba, Ensayo, Realidad. El Test del Final al Comienzo verifica nuestro trabajo con EFT y los Ensayos generan confianza (lee el artículo La importancia del ensayo), de modo que al pasar ya esas pruebas llega la hora del tercer paso, la Prueba con la Realidad. Los pasos uno y dos han preparado el camino para ahora enfrentar con más recursos una situación o persona con un problema real y deberíamos despejar cualquier aspecto no resuelto que pudiera requerir EFT.

Deseamos que EFT sea un proceso sin lágrimas y ciertamente nuestra prueba con la realidad no es como una terapia de exposición donde se conduce a la persona a los límites de su miedo o más allá de ellos. No quiero que nadie aplique una prueba con la realidad hasta que tenga confianza para hacerlo sin sentirse mal. No queremos tan sólo que sean capaces de lidiar con el problema, queremos liberarlos totalmente de él, capaz de pensar claramente y actuar con recursos en situaciones previamente angustiosas.

Asimismo, como terapeuta, a mí me gustaría tener la confianza de que hemos encontrado y eliminado todos los aspectos del antiguo problema. La razón para esto es porque el poder de la realidad es 20 veces el poder de la imaginación cuando se trata de presionar un viejo botón o de disparar un miedo. Habrás observado en los DVDs cómo Gary persiste en llegar a cero y no permite que se vayan con un uno o dos. ¿Por qué? Bien, simples matemáticas: cuando la realidad multiplica uno por veinte, tendremos veinte, mientras que multiplicar cero por veinte sigue siendo cero.

A veces la prueba con la realidad es obvia e inmediata:
• He traído un frasco de mermelada lleno de arañas,
• encerrado a claustrofóbicos en el baño,
• enviado a los balcones a quien presentaba fobia a las alturas,
• usado el teléfono para realizar una llamada sorpresa a gente de ventas previamente enmudecida,
• y que una mujer en pleno divorcio leyera en voz alta las cartas del abogado de su esposo.

A veces la prueba es menos obvia y podemos buscar una solución. La forma fácil es preguntar a la persona sentada frente a ti: “¿Cómo podrías comprobar esto de modo que realmente puedas saber que el problema es cosa del pasado?”. Ellos sabrán y al hacer esa pregunta ya has atraído la atención de la persona a lugares que evitaban a toda costa con anterioridad. Para responder, tienen que imaginarse haciéndose la prueba a sí mismos. He tenido algunas respuestas hermosas:

• Puedo llamar al buzón de voz de mi hermana y escuchar su voz;
• Voy a asistir a la cantina y sentarme en la barra para hablar con quien se encuentre ahí;
• Puedo ir a un centro de rescate y conseguirle hogar a una mascota;
• Puedo sonreír a mi jefe y preguntarle por sus hijos;
• Puedo escribir un currículum vitae y depositarlo en un centro de reclutamiento;
• Puedo caminar por el barrio donde me asaltaron;
• Cuando llegue a casa puedo tocar a la puerta de mi vecino y decirle que lo siento profundamente;
• Puedo sentarme y no hacer nada más que escuchar el canto de los pájaros;
• Puedo dejar los platos en el fregadero hasta que mi esposo los lave.

Una vez que tienen la idea les pido que se enfoquen en el pensamiento de realizar la prueba y que me digan qué observan en su cuerpo. Si me dicen que tienen un sentimiento de emoción, curiosidad o tan sólo es neutro, entonces sabré que hemos tenido éxito y que han completado la prueba. Entonces todo lo que debo hacer es asegurarme de que tengan un plan para hacer la prueba, que es una promesa en tiempo y no mucho espacio para evadirla. Si es necesario, ensayo con ellos al hacer la prueba con la realidad y si les ocasiona alguna duda, ansiedad o pensamientos de evasión, entonces hacemos tapping para eso. Les pido que me envíen un correo electrónico cuando hayan realizado la prueba, de modo que los pueda felicitar.

He recibido sorpresas. Una ex claustrofóbica que estaba convencida que no podría hacer su prueba de subirse a un elevador, me llamó del piso superior de un edificio cercano para cancelar su próxima cita, gritándome como una niña emocionada: “¡Subí y bajé tres veces!”.

De modo que este es el proceso de prueba de tres etapas y ¿cómo lo recordarás? Bien, es muy simple: Tapping, Prueba, Ensayo, Realidad, T-P-E-R.

Gwyneth Moss

Traducido por Ricardo Viesca Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.