Métodos de EFT: Preguntas, EFT con un punto y EFT mental

El siguiente artículo de Miranda Sterling es de los que hacen pensar y puede resultar de gran interés para aquellos que buscan atajos y formas de hacer aflorar asuntos de raíz. Como veréis, Miranda emplea un tipo de “prueba muscular mental” que probablemente requiere mucha práctica para poder alcanzar la maestría.
Por Miranda Sterling

Apreciado Gary:

Me encantaron tus series Pasos para convertirse en un terapeuta extraordinario, y durante la sección que trata las formas de abreviar el protocolo, sentí que debía preguntarle a mi cuerpo si había "un punto para lograr el éxito en la mayoría de casos". Y la respuesta resultó ser afirmativa. Me gustaría compartir con todos, esta forma abreviada, así como mi técnica de la "prueba muscular mental", simplemente para devolver parte de la riqueza de la que tanto me he beneficiado. ¡Gary, me gustaría darte las gracias por tu esfuerzo, generosidad e inspiración!

Prueba muscular mental

Me formulo muchas preguntas y respuestas a lo largo del día. Me pregunto acerca de todo. ¿Me apetece esta comida? ¿Me apetece llamar a esta persona ahora? ¿Hay algo para lo que necesite EFT? Lo empleo especialmente para dar caza a mis problemas. A veces surgen largas listas de preguntas cerradas (sí/no), a medida que intento encontrar qué antiguo recuerdo podría estar alimentando un problema actual.

Cuando hay mucha prueba muscular por hacer o se está trabajando en público, como me sucede a menudo, cualquier tipo de prueba muscular (o, en su caso, de EFT físico) puede resultar algo incómodo, aunque utilicemos únicamente uno de los métodos que emplean el dedo meñique.

Un día, descubrí que podía hacerlo mentalmente. Se me ocurrió que, al ser tan auditiva, si estuviera dispuesta a ser neutral, podría oír un “sí”, como si se tratara de una nota alta, aflautada, y un “no”, como una nota baja, retumbante. Es probable que otra persona lo experimente de forma diferente, pero estos extremos me funcionan. Como en la versión física, me hago una pregunta y luego me limito a “escuchar” la respuesta.

Incluso me llegan ciertas sombras de significado, medios tonos que me dicen “algo parecido”, lo que me resulta de gran ayuda a la hora de dirigir mis preguntas. Un medio tono puede decirme, "no has formulado la pregunta correcta, pero te estás acercando."

¿No eres tan auditivo? ¡No pasa nada! Si eres visual, tal vez puedas imaginar una paleta de colores, o intensidades de luz y brillo para el sí, y de oscuridad para el no. O, si eres kinestésico, puedes imaginar una palanca, que sube para el sí, y baja para el no. Seguro que se te ocurren muchísimas posibilidades. En realidad, no importa el sistema que emplees, lo que realmente importa es la intención y la neutralidad. También resulta de gran ayuda que tengas ciertas ganas de jugar, ya que esto libera la creatividad y la comunicación con el espíritu. Cuanto más pongas en práctica este sistema de preguntas y respuestas contigo mismo, más fluido, rápido y relevante será tu trabajo.

He aquí algunas preguntas útiles: ¿Se trata de un problema físico? ¿O bien emocional? ¿Es necesario abordarlo primero como un problema físico? Si algo os preocupa o causa problemas y no sabéis de qué se trata, podríais preguntaros lo siguiente: ¿Se trata de un incidente? ¿Es algo que ha sucedido recientemente? ¿Tuvo lugar durante mi infancia? ¿Cuándo era niño? ¿De los 0 a 5? ¿Está relacionado con mi madre? ¿Sucedió cuando iba a la escuela? ¿Se trata de algo que me dijeron? ¿Algo que me hicieron? ¿Tiene que ver con la rabia? ¿Con la culpa?

Preguntas de este tipo pueden ayudarte a acotar un problema escurridizo. Resultan especialmente útiles para los incidentes dolorosos de la infancia que la persona no es capaz de recordar.

He aquí otra pregunta muy útil: “¿He definido suficientemente el problema?" Se trata de una gran pregunta que considero que me ayuda a evitar hacer tapping para cuestiones que en realidad no suponen un problema.

EFT en un punto

De hecho, yo utilizo dos puntos: primero la frase “preparatoria”, utilizando el Punto Sensible o el Punto de Karate, si lo preferís, y luego utilizo “el punto”, un punto que no está incluido en el protocolo de EFT original. Está situado en el proceso xifoides del esternón, la parte más inferior del cartílago del esternón, el último hueso antes de la parte más blanda de la barriga, justo en la línea central del cuerpo.

Hay que tratar este punto con suavidad, para que no se rompa el xifoides, aunque no debería haber problema alguno con el tapping normal. Simplemente, haced tapping en este punto y decid el nombre de vuestro problema. Creo que funciona en la mayoría de casos.

Si no parece estar funcionando con el problema, siempre podéis emplear la prueba muscular para preguntaros "¿es necesario utilizar otros puntos?" Normalmente, me limito a preguntar "¿la cara? ¿el pecho? ¿la mano? ¿el punto gama?", en este orden, para ver si es necesario emplear otros puntos, si el punto del xifoides no parece estar funcionando. Normalmente, si es necesario utilizar otro punto, se trata, como afirma Gary, de “mi punto”, el uno o dos puntos que al parecer me funcionan con mayor frecuencia.

Tengo una amiga que estudia Ohishiatsu, y afirma que existe un punto de acupresión en esta zona, aunque no cree que sea muy significativo. Puede que se trate de una zona importante de alguna otra forma. Así las cosas, desconozco el motivo pero, hasta ahora, este punto me ha aliviado entre el 75 y el 80% de las cosas con las que lo he probado, y respecto a mi porcentaje habitual de éxito total con EFT, en la forma en la que lo pongo en práctica (prueba muscular mental para descubrir los puntos que debo emplear para cada problema, y normalmente empleando únicamente EFT mental), los resultados conmigo misma se acercan al 95%.

Cuando he empleado este punto con otras personas, hemos obtenido al menos algún tipo de alivio en el 100% de los casos, y un alivio completo en la mayoría. Sin embargo, se trata de un número reducido de personas.

EFT mental

Hace casi un año que utilizo EFT de esta forma. Prácticamente ya no la empleo de forma física, excepto con otras personas, o para enseñar a otros a hacer tapping. En la mayoría de los casos, simplemente imagino el punto en mi mente, o me imagino tocándolo, o simplemente dirijo mi energía hacia ese punto y respiro. Para algunas cuestiones, parece ser necesario emplear más “energía” o “movimiento”, así que hago tapping mentalmente o hago vibrar el punto.

Puede parecer sorprendente, pero en verdad esta EFT imaginaria me resulta más eficaz que la física, sobre todo cuando quiero cubrir mucho terreno. Tengo la sensación que con el tapping físico los puntos se cansan un poco. Me siento algo nerviosa, crispada. Cuando lo hago mentalmente, la energía parece fluir con mayor soltura.

He empleado bastante la prueba muscular con esta cuestión, preguntándome en distintas ocasiones qué forma es preferible y, otra vez, ha resultado que mi cuerpo prefiere hacerla mentalmente. Asimismo, creo que muchas otras personas la preferirán de otra forma, pues pueden necesitar un mayor estímulo físico o sentirse menos inclinadas hacia la imaginación activa necesaria para llevar a cabo este proceso mentalmente.

Aún así, considero que la combinación de EFT mental y prueba muscular es muy poderosa, y resulta, asimismo, muy prometedora para el trabajo a distancia, haciendo pruebas y tapping con otras personas que se hallen lejos. ¡Al menos, resulta mucho más segura de emplear en medio del tráfico!

Atentamente,
Miranda Sterling

Traducido por Eva Llobet Martí

InEnglish.gif