Otro enfoque hacia la Técnica de la Película


Christel Preuss de Alemania estaba teniendo dificultades con nuestras muy exitosas Técnica de Trauma sin Lágrimas y Técnica de la Película. Ella las estaba aplicando para un cliente con trauma y finalmente usó un ángulo más o menos diferente que puede ser útil a otros. Observen también como ella trata la Técnica del Cine. Esto es nuevo para mí pero potencialmente útil para ustedes.
Por Christel Preuss

Mientras trabajaba con un cliente con las técnicas de trauma normales de EFT - la Técnica de Trauma sin Lagrimas y la Técnica de la Película y la Técnica del Cine, y dándome cuenta que ninguna de estas estaba funcionando eficazmente en este cliente, accidentalmente descubrí una nueva técnica. Funciona en los miedos bien profundos - casos en los cuales el sentimiento esta desligado de la situación. Le llamo a esta técnica La Técnica de Revisión.

Lo siguiente explica cómo se usa la Técnica de Revisión.

"Edith" vino a mi oficina con serios problemas matrimoniales. Ella estaba asustada por cualquier tipo de conflicto. Siempre quería complacer a su esposo el cual reaccionaba con un comportamiento de agresividad creciente. La cliente no podía entender la interdependencia mutua entre ella y el comportamiento de su esposo. Ella rehusaba a reclamar cualquier necesidad personal en su vida familiar, contrario a su comportamiento en el trabajo, donde ella tenía bastante auto confianza.

Después que ella descubriera las diferencias entre su comportamiento en su trabajo y su hogar, le pregunté, "¿Qué te recuerda?" Ella no pudo contestar.

Luego le pregunté, "¿Qué le recuerda a la pequeña Edith?"

Edith respondió, "Ella se encontraba sentada en la ventana, era de noche y no podía dormir, porque sus padres la habían dejado sola. Tenía grandes miedos." Cuando le pregunté cómo actuaron sus padres ante esta situación, Edith dijo que ella no podía decírselo a nadie.

Durante la conversación se hizo evidente que Edith había aprendido a vivir con violencia psicológica y física. La pequeña Edith fue rescatada con una técnica terapéutica del trauma y el resultado quedo resuelto con EFT.

Más tarde la Edith adulta fue capaz por primera vez de confrontarse a sí misma con la pregunta de cómo plantear a su esposo acerca de sus conflictos.

La Técnica de Trauma sin Lágrimas: Le pregunté, ¿Cuán elevado estimas el nivel de tu estrés si te imaginas que estas discrepando abiertamente con tu esposo?" Ella respondió, "Totalmente elevado." Con una ronda de tapping no trajo cambios, porque no era posible una imaginación concreta.

La Técnica de la Película: Le pregunté, ¿Cuál sería el título de la película si tú vieras esta situación?" Le era imposible a ella encontrar un título. Solamente se veía a ella misma de pie con cara de enojo y su esposo sentado con cara de enojo.

La Técnica del Cine: Le pregunté, "¿Si pudieras escoger la silla dentro del cine por ti misma para ver la película, en dónde te sentarías?" Ella respondió, "Exactamente en la mitad y también en la mitad de mi hilera." Le pregunte, "¿Estás viendo esta película a solas o está alguien viéndola contigo? Ella dijo que su esposo estaba sentado al lado de ella. Le pregunté "¿Por favor explícame qué es lo que ustedes dos están viendo en la pantalla?, mientras estoy haciendo tapping" Ella dijo, "Solamente hay una imagen congelada."

Sentí que la conexión en esta situación no era posible. Por lo tanto propuse, "¿Podrías hablarle a tu esposo y revisar esa imagen congelada?" ¡Esto fue inmediatamente posible! ¡La Técnica de Revisión de EFT nació!

Durante el primer tapping la pareja habló muy animadamente acerca de esta imagen congelada y sus suposiciones acerca de lo que era. ¡La conexión emocional se hizo!. Propuse que el carrete dañado de la película fuese reparado y finalmente los espectadores pudieran ver la tan esperada película.

Ahora la técnica del cine funcionaba. Durante los siguientes tapping ella podía comentar la película en tercera persona. Por ejemplo, "La mujer que esta de pie allí y dice… El esposo respondió…"

Después de hacer tapping le pregunté a ella cómo se sentía. No podía decirlo. Le pregunté si su esposo todavía estaba sentado junto a ella. Ella dijo, "Sí… los dos estamos muy callados. Estábamos sentados tranquilamente uno al lado del otro. No nos decimos nada. Le pregunté cómo se sentía y me dijo, "Calmada. No hay ningún peligro".

Esto fue un gran avance para un cambio de comportamiento y se demostró una vez más cuánta seguridad necesita una persona traumatizada. Desde entonces he usado a menudo esta técnica, cuando sea que tópicos están desligados. ¡Siempre la he usado con gran éxito!

Christel Preuss,

Traducido por Hugo Torres

InEnglish.gif