Ir sigilosamente sobre el problema con EFT

Hola a Todos /as

EFT es regularmente suave dado que normalmente mejora asuntos emocionales sin el dolor de hacer que la persona pase por los viejos recuerdos nuevamente. En algunos casos, de cualquier manera, el cliente trae consigo tal intensidad que es mejor “abordar sigilosamente el problema” para minimizar cualquier dolor. Esta es una parte muy importante del dominio del proceso de EFT y la Maestra en EFT Patricia Carrington derrama luz profesional sobre este concepto en su excelentemente bien escrita serie de 3 partes.
Por Dra. Patricia Carrington

Una de las características distintivas de EFT es su naturaleza suave cuando es usada correctamente. Esto está en severo contraste con la severidad de técnicas tales como Terapia de Exposición o Implosión (Flooding), la cual expone a la persona a niveles de intensidad insoportables sometiéndole a la misma cosa que le provoca miedo en un intento de adormecerle o inmunizarle de los “objetos” que le provocan miedo. Estas técnicas son demasiado a menudo de poca utilidad en el mejor de los casos, y en el peor caso pueden re-traumatizar severamente a una persona vulnerable.

Por contraste, EFT intencionalmente busca minimizar la ansiedad mientras al mismo tiempo ayuda a la persona a neutralizar las experiencias perturbadoras, de tal manera que éstas se vuelvan manejables y que con un poco de suerte, ya no ejerzan más un efecto negativo sobre la persona.

El fundador de EFT, Gary Craig, ha trabajado fuerte y constantemente para minimizar el riesgo de crear traumas a través del proceso de EFT, y para la mayoría él ha tenido un éxito espléndido en esto. Una cosa que él aconseja para minimizar el riesgo, es utilizar la Técnica de Trauma sin Lágrimas, un método mediante el cual las personas trabajan sobre un trauma insoportable en su vida y se les aconseja “no involucrarse” y revivir ese trauma, sino que se les alienta activamente a no pensar mucho en ello mientras hacen la secuencia de tapping con EFT y en particular, se les pide no re-experimentarlo. Se les pide desasociar el recuerdo hasta que “creen que” su nivel de intensidad ha bajado (sin realmente experimentarlo). Sólo entonces la persona es alentada a pensar sobre la experiencia traumática, si así lo desea.

Este es un método extremadamente efectivo que yo he usado a menudo con los clientes. He encontrado que minimiza en gran medida el riesgo de alterar seriamente a la persona con quién estoy trabajando durante el proceso.

Sin embargo, el día de hoy quiero hablar acerca de otra técnica de Gary, la cual él describe como “Ir sigilosamente sobre el problema con EFT”. Es un pariente cercano de la técnica de Trauma Sin Lágrimas y tiene el mismo objetivo; minimizar la cantidad de angustia que la persona podría sufrir cuando se está haciendo EFT. El modo en que este método trabaja es hacer que la persona tome un camino muy general (no específico, casi vago de hecho) para referirse al trauma dentro de su Frase de Preparación para EFT.

Notarás que hacer esto parece ir en contra del multicitado consejo de Gary sobre ser extremadamente específico cuando se está haciendo EFT. Sin embargo, no es una contradicción. La especificidad a la que Gary se refiere es a que en condiciones normales hacer que el recuerdo del problema anticipado sea más real y por lo tanto asistir el proceso de EFT. Sin embargo, cuando existe una experiencia personal devastadora que uno no desea que el cliente reviva, o la cual tu mismo(a) no quieres revivir, entonces “ir sigilosamente sobre el problema con EFT” es un excelente método.

Por ejemplo, yo he usado a menudo la frase general que Gary sugiere, “esta terrible cosa que pasó”, cuando un trauma fue tan severo que he tenido que proteger a mi cliente de la intensidad de su recuerdo. Empecé a usar esta frase cuando sucedió la tragedia del 9/11, cuando hubo mucha gente en tal estado de shock que en ese momento ellos difícilmente podían aguantar hacer tapping sobre el trauma debido al miedo de recordar aquellas terribles imágenes y sentimientos.

Para lograr evitar demasiada angustia, regularmente sugeriría que la persona haga tapping utilizando la frase “Aunque esta cosa terrible pasó…” en lugar de pedirle hablar o hacer tapping sobre partes específicas de una experiencia traumática en particular, que haya sufrido durante el desastre. A menudo, esta frase ha sido la que todas las personas han podido manejar en este punto, pero aun esta frase general en lugar de una más abstracta, tuvo un poderoso efecto sobre gente que había sido severamente traumatizada. Varias rondas de tapping hechas con estas palabras indefinidas normalmente calman a las personas hasta un punto en el cual ellas pueden ser más específicas en las rondas subsecuentes de tapping.

El siguiente paso fue hacer que la persona introdujera lenguaje más específica en sus afirmaciones de EFT, tales como “Aunque 9/11 fue devastador… etc.” Esto sería un gran paso para ellos porque esta nueva frase es más específica que la primera declaración general en más de un sentido. La fecha de la tragedia y su “nombre” oficial ahora se utilizan y estos detonadores retumban en todas nuestras mentes y a menudo evocan ese evento claramente identificado. Adicionalmente, una emoción fuerte está implícita en la palabra “devastador” – entonces el evento se ha vuelto más real.

La siguiente etapa del tratamiento de EFT, que sólo se permite después de que la persona se siente más calmada y más cómoda (hablando relativamente) con la frase sobre la que han estado haciendo tapping, es para tratar de tocar un recuerdo sensorial específico del evento, uno que esté traumatizando particularmente a la persona, como “Aunque yo escuché ese terrible sonido…” La persona podría por ejemplo, haber estado caminando en el centro de Manhattan en el momento que el avión se estrelló en el primer edificio. Si la persona está lista para recordar esta poderosa experiencia sensorial, una que le hubiera hecho estremecer hasta el corazón, podría entonces tratar de hacer tapping directamente sobre ella.

Si después de varias rondas de tapping sobre esto, el nivel de intensidad ha bajado considerablemente, entonces se puede empezar a ser más específico. Por ejemplo, la persona podría estar lista para decir algo como, “Aunque yo estaba aterrorizado(a) por el sonido”, admitiendo completamente el sentimiento de pánico que había experimentado. La admisión de un estado de pánico y de terror insoportable podría ocurrir ahora porque la persona habría estado preparada, a través del uso de las primeras secuencias de tapping más generalizadas, para recordar la terrible emoción y en realidad re-experimentarla. Podría ahora no haber ya más una emoción tan fuerte como la que había antes de hacer el tapping previo.

He podido librar a clientes de experiencias de horror indescriptibles en el pensamiento de cierto evento, al grado que ellos fueron capaces de enfrentar dicho evento con relativa facilidad, todo ello mediante sistemáticamente “ir sigilosamente” sobre el problema. Nunca he lamentado moverme despacio a través del proceso de EFT cuando ha sido necesario. Puede hacer toda la diferencia cuando estamos luchando con un evento extremadamente traumático.

En el segundo artículo de esta serie, comentaré otra faceta del método de “Ir sigilosamente sobre el problema” – como una forma en la cual podemos romper con una respuesta traumática en segmentos más pequeños que son mucho más fáciles de tratar mediante EFT.

EFT Master, Dra. Patricia Carrington

Parte 2 >>

Traducido por Marco Rivas - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Ir a su sitio Web

InEnglish.gif