Cómo un osteópata y terapeuta craneo-sacral incorpora EFT

Como osteópata y terapeuta cráneo-sacral pensaba tener dos muy buenas herramientas para trabajar bien en consulta, hasta que por casualidad conocí EFT y me gustó tanto que decidí formarme en la técnica. He realizado los tres niveles y puedo decir que ahora trabajo mucho mejor en consulta: acorta muchísimo las reacciones emocionales de una liberación somato emocional. Suelo incorporarlo sobre todo cuando veo emociones “enquistadas” en una zona del cuerpo.


Por Daniel Tortorici.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fran viene a la consulta por fuertes dolores de espalda (suele darse sesiones de masaje al menos una vez por semana). Aunque esta vez decido hacerle EFT. Hay dos puntos muy significativos en su columna la D7 (7ª vértebra dorsal que inerva parte del estómago e hígado) y su D4 (4ª Vértebra dorsal que inerva el corazón y las emociones reprimidas – cuando hay bloqueo).

Decido colocar primero las manos sobre D7 (el cliente tumbado en la camilla, coloco las manos una en la espalda y la otra sobre el esternón/diafragma). Conecto enseguida con la responsabilidad que siente hacia su hermano José. Según él, José es una persona tranquila y comodona (Fran trabaja en un almacén propio y lo tiene contratado como empleado).

manosLa gran preocupación que tiene Fran hacia su hermano es que le gustaría mejorar su fututo y también el miedo de si le pasara algo que iba ser de él. Así que después de unas rondas de EFT con esta preocupación le hice una propuesta diciéndole que quizá su exceso de preocupación hacia él le provocaba una gran tensión y que su estómago no digería tal situación.

Fue clave cuando sintió que si aceptaba a su hermano tal como era, quizá él tomaría más responsabilidad en el trabajo y se sentiría más libre para seguir su camino.

Fue muy impactante para él darse cuenta que quizá estaba entrometiéndose demasiado en el futuro y destino de su hermano (mientras tanto la zona dorsal estaba relajándose). Cambie la postura de las manos para colocarlas en su pecho (algo más arriba). Seguimos la sesión trabajando sobre el bienestar y responsabilidad que sentía hacia sus seres queridos. Acabamos la sesión con una gran relajación y sin dolor de espalda.

A la semana siguiente, Fran no tiene ya tantos dolores de espalda. Me comenta que ha notado en su hermano José un cambio positivo, es más responsable. Me confiesa algo confundido cómo ha podido cambiar en tan poco tiempo. Simplemente del dije que el cambio realmente lo había hecho él al ver a su hermano con otros ojos.

Un abrazo

Daniel

Escribir a Daniel: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.