PIOJOS!!! Soluciones domésticas a la pediculosis con EFT

Angélica Cad recordó muy bien algo que Gary repìtió muchísimas veces: ¡Pruébalo en todo! y así lo hizo con un caso doméstico de piojos en sus hijas y en ella misma. Como bien dice, no es un asunto grave pero si bien molesto y fastidioso en la cotidianeidad familiar. Y... tuvo éxito!

Escribe a Angélica:


La  primera experiencia de pediculosis en mis propias niñas me dejó exhausta. Productos naturales y de farmacia, peine antipiojos y los consiguientes llantos, horas de mi escaso tiempo dedicadas a urgar cabezas y extraer “visitantes”… Se me antojaba mal augurio para el resto del año escolar (recién iniciado) el hecho de que, cada vez que las dos pequeñas regresaban de la escuela, habían renovado el stock de los indeseables bichos y debía volver a la cacería, también en mi propia cabeza, obvio.

Comentando estas “penas” mientras compraba la verdura, el vendedor – un muchacho de largas rastas -  comentó que siempre había deseado tener piojos para saber qué se sentía. Mucho había escuchado y le generaba curiosidad. Pero ningún recurso le había servido para contagiarse. Esto me recordó que, efectivamente, hay muchas personas que jamás han tenido pediculosis, aun cuando su entorno ha estado seriamente infestado. Entonces pensé en ese “factor de atracción” de piojos que algunos tienen y que sería “trabajable” con EFT.  Hice varias rondas con:

A pesar de ese factor que en (mí / mi hija mayor/mi hija menor) atrae a los piojos, me permito dejarlo ir…piojo

También trabajé sobre “eso” que validaba al factor de atracción. Lo repetí varios días seguidos y luego una vez a la semana al menos dos veces.

Hubiera sido interesante cotejar con la maestra la existencia y continuidad de los demás casos de pediculosis en sus aulas. Lo cierto es que seguí controlando las cabezas de mis niñas por varios días sin volver a dar con los molestos bichos. Aunque no podría asegurar la razón, me llamó mucho la atención cómo al tercer día aproximadamente de EFT comenzamos a descamar de forma masiva el cuero cabelludo.

De más está decir la calma y alegría que me significó haber podido aplicar eficazmente EFT a un problema tan fastidioso y capaz de complicar tanto la vida a una madre. Lo que no está de más es volver a agradecer a Gary el don de EFT y a todos los maestros efeteros el gran bien que hacen a la humanidad difundiendo y aplicando profesionalmente esta maravillosa herramienta. A  mi maestro Gustavo Fiorentini, a quien debo mi re-despertar a la vida y dedico este artículo, la mayor y más profunda gratitud.

Angélica Cad