¿Terapeuta o Mecánico?

Vera Malbaski nos hace una magnífica reflexión sobre el ejercicio terapéutico y la difusión de EFT

Escribe a Vera: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Hace unos días escuché una conferencia del Dr. David Gruder. La conferencia se centraba en lo que él denomina los ingredientes activos de los métodos de Psicología Energética y qué elementos son importantes para el éxito tanto para terapeutas como clientes. Fue una charla muy informativa e interesante. Explicó su superestructura de sanación, tratamiento y ética en la que invita a profesionales a hacerse una serie de preguntas para evaluar su práctica, ética y efectividad a la hora de trabajar con clientes.

corazonUna de las preguntas es, ¿Hasta qué punto soy terapeuta en lugar de meramente un mecánico que sabe utilizar estas técnicas?

Me hizo reflexionar sobre mi labor y lo que estoy viendo a mi alrededor en este campo de la sanación y desarrollo personal con herramientas de la Psicología Energética, entre las cuales la EFT es la más utilizada en todo el mundo.

Y quiero dejar claro que EFT es una herramienta que se utiliza en un contexto terapéutico. No es una terapia en sí.

Ahí radica, en mi opinión, una de las causas de lo que se podría denominar un uso inapropiado de EFT. La manera en que a veces se ha promocionado le ha dado un aire de varita mágica que todo lo cura en un instante. Con solo aprender los puntos y unas frases, puedes resolver todo cuanto te aflige, y además en cuestión de minutos. Es cierto que la mecánica de EFT, los puntos y frases, se pueden aprender en cosa de minutos. Con leer un manual (que está ampliamente disponible gratuitamente) ya puedes empezar a aplicarlo y sentirte mejor. Todos hemos tenido experiencias sorprendentes de ver cómo desaparece un dolor, bien sea físico o emocional, en unos instantes.

Esto es un arma de doble filo que a veces nubla el verdadero poder de EFT.

Por una parte, es de celebrar que sin mayores conocimientos ni preparación, uno puede leer un manual y hacer algo por sí mismo que alivia su dolor. Es uno de los mejores atributos que tiene esta técnica. Su sencillez, rapidez y disponibilidad.

Por otra parte, este atributo crea una expectativa de que tiene que funcionar aquí y ahora, y además, de manera permanente. Como si toda tu vida se resolvería si solo hicieses unas cuantas rondas de tapping. Cuando esto no ocurre, entonces uno se desanima y decide que no funciona. Quizás un dolor ha remitido un poco pero vuelve y esto es suficiente para descartarlo. Sin embargo, esa misma persona tomará analgésicos y cuando vuelve a sentir dolor en lugar de decir que las pastillas no funcionan, vuelve a tomarlas. Si hiciese lo mismo con EFT, los resultados serían muy distintos.

Desde que se extendió por el mundo, centenares de miles de personas la han utilizado para una amplia gama de temas. Muchas de ellas se han dedicado también a compartir sus experiencias y enseñar a otros. Tristemente, en demasiadas ocasiones he visto como la manera en que imparten esos conocimientos a veces deja mucho que desear, con el resultado de que la gente que acude a aprender se lleva una impresión errónea y desfavorecida de EFT. Hay muchos que con el entusiasmo de lo que están aprendiendo quieren lanzarse a enseñar a otros antes de tener una sólida base de formación y experiencia práctica con ellos mismos y con otros. Y por supuesto están los oportunistas que ven posibilidades de aprovechar el creciente interés en la sanación personal para fines comerciales.

Cada uno es libre de hacer lo que considera oportuno, por supuesto, no soy quién para juzgar (y de hacerlo, es cosa mía no de ellos). Lo que me entristece es que cuando la gente ve que ‘no funciona’ como se imaginaba, lo descarta y se pierde una importante oportunidad para sanar.  

En mi opinión no es suficiente saber la mecánica y ponernos a enseñar y tratar clientes. Sobre todo a la hora de ayudar a un cliente sanar lo que a menudo son temas muy sensibles y delicados. Es importante tener además habilidades terapéuticas que nos permiten ser mucho más efectivos y asegurar el bienestar de nuestros clientes. Esto se consigue con formación específica y experiencia.

Quiero invitar a quienes ofrecen sus servicios profesionales como terapeutas y formadores se hagan esta misma pregunta - honestamente. Se lo debemos a nuestros clientes y alumnos.

Con cariño

Vera

Vera Malbaski es Facilitadora Avanzada y Formadora de EFT certificada por la AHEFT y Practitioner y Formadora certificada de Reimpronta Matricial (Matrix Remprinting). Es miembro fundador de la AHEFT y ha desempeñado un papel importante en la creación del programa de certificación de la misma. Ha trabajado incansablemente como voluntaria para hacer llegar EFT a la comunidad hispano-parlante durante los últimos años, tanto en su labor de traducciones como en muchos otros proyectos. Una parte importante de esta labor ha sido su colaboración como editora del Boletín de Aprendizaje EFT. Está comprometida con llevar estas técnicas a lugares donde hay pocas oportunidades para la formación, particularmente en países de Latino América. Vera atiende a clientes en persona y por internet en español e inglés e imparte cursos regularmente tanto en España como otros países de la comunidad hispana.

su sitio web: www.veraeft.com