DEJAR DE MIRAR AL PROBLEMA Y SER PARTE DE LA SOLUCIÓN

Por Elena Mendoza de la Fuente
Puedes escribir a Elena en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Pasamos la mayor parte de nuestro día trabajando sin ser conscientes, a veces, de la importancia que tiene la emocionalidad que nos acompaña a la hora de ser eficaces, productivos y creativos desempeñando cualquiera que sea nuestra actividad.

 En un comunicado, el jefe de personal de Google, Laslo Buck, dijo que el trabajo no debe ser una obligación impuesta por el dinero, sino un lugar agradable en el que las personas se sientan cómodas. "Sin duda los resultados se notan cuando el compromiso, la motivación y el estado de ánimo de las personas están en armonía con el trabajo", sostuvo.

Todos nos merecemos trabajos que nos sienten bien, donde podamos sacar lo mejor de nosotros, pero estos dos últimos años, supongo que debido a la crisis, llegan a mi despacho cada vez más personas que quieren trabajar temas emocionales relacionados con el ámbito laboral. Los que no tienen trabajo, porque tienen miedo y creencias limitantes en relación a encontrarlo y los que lo tienen, están trabajando desmotivados en ambientes laborales hostiles, donde impera el miedo a poderlo perder.

AGOTADAEl mes pasado llegó a mi despacho una mujer en una situación diferente: tenía trabajo estable y bien remunerado, pero nunca le había gustado. Estaba desmotivada, muy bloqueada y lo que verdaderamente le daba miedo era la idea de no poder cambiar esta situación. Su objetivo era trabajar con este miedo paralizante que le estaba impidiendo visualizar otro futuro e intentar cambiar de empresa y quizá de actividad. Estaba  muy cansada, negativa y sentía que no podía más,  “Los Lunes me siento como una niña pequeña que no quiere ir al cole”.

 Comenzamos trabajando con la emoción que estaba más presente en ese momento: “Miedo a tener que seguir trabajando donde trabajo”. El miedo era 10 y lo sentía en las piernas como dos bloques de cemento que pesan. Tenía tanto miedo que no podía ver otras opciones ni imaginar otras posibilidades. Durante un rato, se desahogó hablando de lo horrible que era todo lo que la rodeaba ( su jefe, sus compañeros, su horario etc..). Utilicé el test muscular para testar hasta qué punto pensar en su trabajo era un estresor para ella, comprobando que perdía totalmente la fuerza.

 Una vez que tomamos conciencia de la emoción le pedí que identificara las creencias que tenía sobre el trabajo y sobre su situación. Aparecieron una serie de creencias limitantes que sin duda estaban alimentando otros miedos. Utilicé el test muscular también para testar el UCP, es decir, el grado de creencia en la posibilidad.

 -        Creo que en estos momentos es imposible encontrar otra cosa  (de 0-10 se lo creía 10)

-        Creo que con la edad que tengo, 47 años, nadie me va a contratar ( 9)

-        Creo que mi familia no lo entendería y no me apoyaría (8)

Una vez identificadas las creencias limitantes, mi clienta se dio cuenta de que no solo tenía miedo a tener que quedarse: el verdadero miedo era a emprender las acciones necesarias para poder marcharse y, por otro lado, a no conseguirlo. Le pregunté por las emociones y creencias que necesitaría incorporar para poder cambiar esta situación.

-        Necesitaría sentir más confianza y seguridad en mí misma y en mis capacidades

-        Agradecimiento por poder buscar otro trabajo teniendo trabajo

-        Quererme y valorarme más

-        Creer que me merezco un trabajo mejor, que me haga feliz y me llene

-        Creer que la edad no va a ser un problema

-        Creer que es posible encontrar un trabajo en el que disfrute y me lo pase bien

Comenzamos con las rondas de tapping utilizando la versión completa: “Aunque tengo un miedo 10 a tener que seguir trabajando donde trabajo y siento este miedo como dos piernas de cemento que no se pueden mover, me quiero y me acepto completa y profundamente”.

Ella fue verbalizando en cada punto, diferentes aspectos, patitas… que sostenían el tablero miedo y que le iban surgiendo.

-        Este miedo a sentirme así mucho más tiempo

-        Este miedo a buscar y no encontrar nada

           -     Este miedo a no poderme mover

           -        Este miedo a luego arrepentirme.

           -     Este miedo que me paraliza, este bloqueo en mi energía lo quiero liberar, lo quiero bajar de intensidad

Tras varias rondas el miedo bajó a 7 y la sensación de las piernas fue cambiando: ya no era cemento, sino algo más blando y menos pesado. Seguimos haciendo tapping con todos los aspectos que iban surgiendo.

-        Este miedo a no poder cambiar la situación, este miedo que me impide hacer algo para cambiarla

-        Este miedo a decirle a mi familia que no puedo más

-        Este miedo a que mi familia no me comprenda ni me apoye

-        Este miedo a ponerme a buscar otro trabajo y no encontrar

-        Este miedo a tener que quedarme como estoy

Fuimos trabajando con cada aspecto durante varias sesiones. Era importante dejar el campo despejado para poder sembrar algo nuevo. Poco a poco fue desapareciendo la sensación de parálisis y el peso en las piernas se fue aliviando.

Al fin logramos que el miedo bajara a 4 y, por primera vez, me dijo que se había visto trabajando en otro lugar, en una empresa más pequeña, con compañeros alegres y haciendo un trabajo más dinámico que le permitía salir y relacionarse con gente, que es lo que a ella le gusta. Decidí empezar a introducir, con el método de las elecciones, las nuevas creencias y emociones que ella misma había verbalizado en la entrevista previa. (Es importante utilizar las mismas palabras y expresiones ya que la conexión emocional es mayor)

-        Aunque todavía tengo miedo y no sé cómo hacerlo, elijo empezar a creer en mí y en mis capacidades

-        Aunque hoy por hoy creo que es difícil que pueda encontrar un trabajo mejor, me siento agradecida por poder buscar trabajo teniendo trabajo.

-        Aunque creo que soy mayor para que me contraten, quiero empezar a creer que todavía tengo mucho que aportar

-        Elijo conectar con la confianza, la ilusión y la motivación para intentarlo

-        Me merezco un trabajo que me siente mejor, me merezco darme permiso para intentarlo

AUNQUE HASTA AHORA SOLO MIRABA Y VEIA EL PROBLEMA, ELIJO EMPEZAR A BUSCAR SOLUCIONES

Fuimos trabajando en sesiones posteriores tanto con las emociones como con las creencias, hasta que comenzó a creerse (8) que podía conseguirlo.

Ella ya ha empezado a mandar currículums, hacer entrevistas y valorar opciones.  Está en marcha, dando pasos pequeños pero, lo más importante, acude a su trabajo de siempre, empoderada, llena de energía, motivación e ilusión. El foco ya no está puesto en el problema, sino en encontrar soluciones.

Como facilitadores es importante tener presente que en muchas ocasiones la primera emoción que reconoce la persona no es más que la punta de un iceberg lleno de emociones ocultas y mucho más profundas que requieren grandes dosis de paciencia y persistencia. ( Una vez que el miedo bajó, apareció un sentimiento de pena hacia ella misma por lo mal que lo ha pasado, le daba pena reconocerse tan asustada y culpa por haber esperado tanto…)

Destacaría de este proceso, lo bonito que ha sido ver como esta persona pasa de un estado de resignación, en el que se siente victima de las circunstancias, con un miedo a tener que seguir donde estoy… porque yo no puedo hacer nada, a sentirse responsable del cambio. Su trabajo actual en el que se sentía atrapada e inmóvil, ahora es un trampolín desde donde puede saltar y ver un mundo repleto de posibilidades.

Cuando la energía fluye, todo fluye!

Elena Mendoza de la Fuente es Coach certificada por ICF, especializada en gestión emocional y gestión del estrés en procesos de cambio. Es terapeuta de Reiki, Gemoterapia, Practitioner en PNL y Formadora de EFT por la AHEFT.

Actualmente imparte formaciones en empresas sobre Reducción del Estrés y EFT como técnica para la auto-regulación emocional en el Master de Inteligencia Emocional de la UNIR y en la Escuela de Coaching Ejecutivo CORAOPS.

Directora y conductora del programa sobre Coaching y desarrollo personal y profesional, Zen Working , que podéis escuchar entrando en http://zenworking.radio3w.com

Página web www.elenamendoza.com