“EFT al costado de la cama” para aliviar a un paciente hospitalizado


“EFT al costado de la cama” es una expresión nueva introducida por Holly Holmes-Meredith. Proviene de sus muchas experiencias gratificantes con la aplicación de EFT a pacientes de hospital. Como señala en la última frase de su mensaje a nosotros… “Las gratificaciones personales de asistir a alguien en crisis son dulces y profundas”.

Como debería esperarse, los pacientes de hospital a menudo tienen miedos, enojos y otras emociones intensas que tienden a aumentar sus dolores y retardar la recuperación. EFT puede hacer una gran diferencia aquí como Holly claramente lo señala en estos tres casos que comparte más abajo.


Por Holly Holmes-Meredith, MFT, CCHT

Hola Gary,

Aquí está mi próximo artículo de la lista de correo. Pienso que este tópico debería ofrecer un nuevo potencial para ofrecer el EFT: la intervención sobre el dolor al costado de la cama. Si hay enfermeras residentes o médicos por allí usando EFT ésta es una gran oportunidad para aliviar el sufrimiento rápido.

Bendiciones, Holly

Hola a todos,

Usando EFT para el manejo del dolor puede ser una de las aplicaciones más gratificantes tanto para el que la recibe como para el practicante de EFT. Mirando a una persona cambiar desde el dolor a la relajación y más bienestar en cosa de pocos minutos es realmente una experiencia de la gracia. Muchas de nuestras experiencias con el dolor tienen dos dimensiones: Experimentamos dolor físico y emocional. Aquí hay unos pocos ejemplos de sesiones de EFT llevadas a cabo en un contexto hospitalario o al lado de la cama de mujeres adoloridas y en una crisis física y emocional.

BETSY

Betsy, una colega y compañera hipnoterapeuta llamó a nuestro administrador para decir que no habría de ver clientes durante la semana porque un dolor en su espalda la había dejado tendida desde hacía cuatro días. Su nivel de dolor fluctuaba entre 8 y 10 en la escala subjetiva de malestar (0 indicando ausencia de dolor y 10 dolor intenso). La única vez que Betsy había dejado la cama fue para gatear hasta el baño. Los músculos de su espalda estaban en constantes espasmos y estaba tomando Vicoden, que podía apenas disminuir el dolor. Había dormido con dificultad por cuatro días. Cuando recibí el mensaje de Betsy la llamé para decirle que estaría por allí esa noche para ver si podíamos trabajar juntas para ayudarla a tener algún alivio.

Betsy no había tomado el curso de EFT pero tenía una muy breve introducción a la receta básica cuando le había hecho tapping meses atrás por un dolor de tobillo. Pensé que estaría esperando que hiciéramos hipnosis para el dolor y además estaba muy receptiva de hacer EFT cuando llegara. Estaba en la cama en un estado lamentable. Su dolor era un 9.

Hice tapping para Betsy. Todo lo que tenía que hacer era permanecer acostada, verbalizar la frase preparatoria y seguir la pista de sus aspectos. Trabajamos alrededor de 45 minutos y descubrimos muchos aspectos de su dolor. Estaba resentida con su familia por no haberla “respaldado”. Estaba exhausta de llevar adelante las tareas de la casa y cuidar de su hijo y su marido. Asuntos de su co-dependencia y martirologio también salieron a luz como aspectos relacionados a su dolor de espalda.

Las lágrimas fluyeron y el dolor empezó a ceder. Betsy empezó a entender cómo su sistema energético y sus músculos cargaban todas las emociones y resentimientos que sentía inconcientemente. Luego de nuestros cuarenta y cinco minutos de tapping estaba en un nivel de 2 en la escala subjetiva de malestar. Estaba exhausta, incapaz de seguir haciendo tapping y necesitando dormir. Luego de cuatro días sin caminar, salió de la cama y me acompañó a la puerta para despedirme y agradecerme. Finalmente su ciclo de dolor había sido quebrado y podía dormir un poco.

Hablé con Betsy el día siguiente. El dolor se había reducido dramáticamente y había dormido bien. Nuestra sesión de EFT redujo significativamente la crisis emocional y física de Betsy. Fijó cita para una resonancia magnética y una consulta con un especialista de espalda.

El resultado de los test de Betsy mostró una protuberancia ósea en las vértebras y por lo tanto está considerando cirugía. Está manejando el dolor con EFT e hipnosis y ha vuelto al trabajo. También se ha dado cuenta que tiene que trabajar las relaciones con su familia y su familia de origen. La estoy reclutando para nuestra próxima clase de EFT para que pueda llevar su curación al próximo nivel.

JAN

Jan es una graduada de nuestro instituto de hipnoterapia. Tuve una llamada de su compañero el día después de su cirugía de prótesis de cadera diciendo que necesitaba ayuda. Yo estaba al lado de su cama de hospital esa tarde. Jan estaba en el postoperatorio de una cirugía mayor. Estaba adolorida, tenía la presión sanguínea peligrosamente baja, estaba demasiado embotada para salir de la cama (cosa que su doctor le había pedido), su estómago estaba demasiado trastornado para comer y estaba constipada.

El compañero de Jan me pidió para ayudar y asumí que haría Reiki e hipnosis. De todas formas, esta era una excelente oportunidad para presentarle EFT a Jan. Estaba en la cama, verbalizando las frases preparatorias y los aspectos y yo hacía tapping. Porque Jan y yo teníamos rapport y confianza mutua, no me tomé tiempo en explicarle EFT. Simplemente hice tapping.

En algo así como 15 minutos (cerca de 20 rondas de EFT con la forma abreviada), el estado de Jan mejoró dramáticamente. Hicimos tapping en todos los síntomas físicos y todos los aspectos emocionales que sobrevinieron: sus miedos, su enojo con su cuerpo por no responder a todos los muchos tratamientos alternativos de cirugía, su dolor por la pérdida de la cadera y su tristeza por todas las actividades en la vida que se había perdido a causa de su invalidez. Con los niveles en su escala de malestar a 0, culminé con cinco minutos de Reiki y la dejé para que durmiera.

El día siguiente tuve grandes noticias. A la tarde, después de que habíamos hecho EFT Jan había comido sin el estómago revuelto, había caminado por la primera vez sin embotamiento, su dolor era soportable, su presión sanguínea estaba normal y había tenido movimiento de intestinos. Su crisis post-operatoria estaba terminada y el más largo camino de la curación había empezado.

Desde entonces Jan tuvo que hacerse una prótesis en la otra cadera y está recuperándose de su segunda cirugía. Ha usado EFT efectivamente para su segunda prótesis de cadera y las necesidades del pre y post-operatorio.

ANNA

Jan me recomendó a su amiga Anna que estaba en el hospital en estado avanzado de cáncer en el sistema linfático. Cuando entré en su cuarto de hospital supe que Anna no estaría mucho en este mundo. Estaba letárgica, su color era gris, sus piernas estaban tan hinchadas y doloridas que apenas se podía mover y estaba con un suero de morfina que podía controlar según su dolor empeoraba.

Llevamos a Anna en silla de ruedas afuera para que tomara algo de aire fresco y un poco de EFT. Estaba en un nivel de dolor de 8 (con morfina) y a un nivel de 10 de miedo a morir. Anna estaba incoherente e incapaz de seguir el proceso de EFT. Sin embargo necesitaba ayuda, por lo que me dio permiso para hacer tapping por ella. Todo lo que tenía que hacer era contestar las preguntas lo mejor que pudiera. Hice tapping mientras alternaba entre la conciencia y la inconciencia. Como estaba con morfina, no tengo idea si EFT podría funcionar.

Curiosamente, funcionó especialmente bien. El dolor físico de Anna bajó a 2 y su temor y agitación bajaron a 0. Entonces dijo que quería volver a la cama y dormir. Sostuvo mi mano con gratitud por el alivio que sentía. EFT cambió dramáticamente el dolor de Anna y su estado emocional de miedo. Supe por Jan que Anna murió muchas semanas después. Estuve agradecida por la oportunidad de compartir EFT con ella para darle alguna paz y alivio en sus últimos días.

Para terminar, como practicante de EFT, tú puedes encontrar que la vida te presenta muchas oportunidades para compartir tus habilidades en tiempos de dolor y transición. Las gratificaciones personales por asistir a alguien en crisis son dulces y profundas.

Muchas bendiciones
Holly Holmes-Meredith, MFT, CCHT

Traducido por Martin Jones Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif