EFT Mental y Dental - para el dentista y el paciente

Hola a todos,

Me encanta esta historia de Zjan Matti de los Países Bajos. Está escrita en una forma atractiva y muestra claramente el valor de EFT, tanto mental como en sustitución. Zjan dice: "Después de unas cuantas rondas me sentía muy tranquila. Incluso mis manos estaban completamente relajadas en mi regazo (normalmente cuando estoy en la silla del dentista, las entrelazo juntas en un esfuerzo por controlar mis movimientos), y estaba seguro de que podría estar absolutamente inmóvil durante el tiempo necesario. ¡Asombroso!"


Por Zjan Matti

Querido Gary,

He utilizado EFT tanto personal como profesionalmente durante unos 4 años y - como la mayoría de las personas - fui testigo de muchos pequeños y más grandes milagros. Uno de los más pequeños todavía me hace sonreír cada vez que pienso en él. Ocurrió hace varios años y fue una de las primeras veces que recuerdo haber hecho tapping en el medio de un evento estresante.

Fui a mi dentista por una pequeña rotura de una de mis muelas. El dentista ya la había visto y habíamos hecho una cita para reparar los daños, pero en esa ocasión me había advertido que tenía que llegar demasiado cerca del nervio y podría acabar teniendo que matar el nervio.

También dijo que el procedimiento era tedioso en sí mismo, y más aún porque la ubicación en mi boca era de difícil acceso. Sin embargo, no estaba particularmente preocupado, aunque una visita al dentista no es mi pasatiempo favorito, no me asusta tanto.

Cuando llegó el día, me anestesió el lado derecho de la boca, y luego se dispuso a iniciar el procedimiento. Sin embargo, aunque su comportamiento general es muy amable y siempre trata de hacerme sentir cómodo y a gusto, esta vez fue diferente. Parecía tenso y con una mirada de preocupación en su rostro, me informó de nuevo que iba a intentar salvar el nervio, pero podría llegar a tener que matarlo de todos modos. También repitió, más para sí que para mí, que sería un proceso muy difícil, debido al lugar en la boca y los detalles de mi boca y los dientes.

Entonces me advirtió que era SUMAMENTE importante que me quedara ABSOLUTAMENTE inmóvil y que NO moviera la lengua. Para entonces, ya me tenía nerviosa, así que decidí hacer EFT (en mi mente) para calmarme. No medí mi nerviosismo, pero yo sabía por experiencia previa, que es casi imposible para mí permanecer sentada cuando se me dice que lo haga: mi cuerpo inmediatamente comienza a picarme en diferentes lugares, tengo la necesidad de estirar y mover exactamente las partes que tenían que estar inmóviles (mi lengua, por ejemplo).

Así que cerré los ojos y di unas cuantas rondas en estar nerviosa e incapaz de estarme quieta, pero eligiendo ser capaz fácilmente de sentarme inmóvil y no mover la lengua y animando a mi cuerpo para hacer todo lo que estuviera a su alcance para contribuir a un resultado positivo del tratamiento.

Después de unas cuantas rondas me sentía muy tranquila. Incluso mis manos estaban completamente relajadas en mi regazo (normalmente cuando estoy en la silla del dentista, las entrelazo juntas en un esfuerzo por controlar mis movimientos), y estaba segura de que podría estar absolutamente inmóvil durante el tiempo necesario. ¡Asombroso!

Fue entonces que me di cuenta de la creciente tensión en el dentista. Su ceño se había profundizado y ahora estaba verbalizando lo difícil que era lo que estaba haciendo, hablando de lo que podría ir mal, y cómo era prácticamente imposible para él hacer las cosas bien dado que el lugar en mi boca era casi inaccesible. ¡Él incluso espetó a su asistente! Vi esto como una mala señal, ya que sólo lo conocía como amistoso, optimista y de buen humor. Así que decidí que él podría usar una cierta relajación y confianza también (por él y por mi bien), y empecé a hacer EFT en sustitución en mi mente:

Aun cuando usted está tenso e inseguro de sí mismo y duda de un resultado positivo, ¡puede hacerlo, usted sabe que puede y está haciendo un gran trabajo ahora mismo!

No dejaba de hablar, pero yo no había completado la primera ronda cuando cambió de tono: ¡ahora empezó a decirme que, en realidad, todo iba muy bien, y por encima de las expectativas! Yo estaba feliz de escuchar esto, por supuesto, pero para estar en el lado seguro, continué con lo que estaba haciendo. Un poco más tarde mencionó que ahora había llegado a la parte más difícil del procedimiento, pero ahora sonaba alegre y añadió que, como todo hasta este momento había ido mucho más allá de las expectativas, esto probablemente iría bien también.

¡Y poco después comenzó incluso a alabar lo bien que yo estuve! Después de terminar, con éxito por supuesto, me dijo que la parte más delicada del procedimiento había sido la colocación de un pequeño anillo, algo que a menudo necesita más de un intento y podría causar problemas. Esta vez, sin embargo, para su sorpresa, ¡había hecho clic en su lugar a la primera vez! Mencionó que esto ayudaría a que mis encías no sangraran, lo que atribuyó al buen cuidado de mis dientes - pero yo recuerdo específicamente anteriores ocasiones en las que sangraban un poco, y yo no había cambiado nada en mis hábitos de limpieza.

Luego me dijo que él había realizado este procedimiento específico una vez antes en una localización igualmente difícil, como la mía, ¡pero que en esa ocasión había ido terriblemente mal, y que él se había sentido horrible, a causa de eso! Así que había una razón específica para su ansiedad.

Antes de salir me advirtió que esperara un poco de dolor después que se disipara la anestesia, ya que había estado trabajando muy, muy cerca del nervio, así que hice tapping también para eso, un par de veces mientras estaba aún anestesiada - y aunque tuve algunas molestias, ellas fueron menores.

Así que gracias por EFT, que ha hecho y sigue haciendo una gran diferencia en mi vida, ¡en más formas de lo que podría esperar!

Con amor, Zjan Matti

Traducido por Ana Maria León - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

InEnglish.gif