La cliente de Marlene Marion elimina su dolor grave tras varias sesiones dirigidas a tratar los asuntos emocionales. Nota cómo algunas de estas emociones (y recuerdos) estaban reprimidas, y cómo Marion hizo que su cliente se inventase un evento de su pasado. Este es un método excelente que yo he usado con resultados impresionantes.

Por Marlene Marion EFT-ADV (EFT-Avanzado)

Querido Gary:

Estoy muy orgullosa de poder decir que EFT fue capaz de sanar a una mujer con artritis degenerativa y muy pocos recuerdos de la infancia. Brenda ha tenido dolor grave durante 22 años, con un nivel de intensidad constante de 6 en una escala de 0-10.

Ella tenía que arrastrar los pies de tanto dolor que tenía en las piernas y caderas, y su espalda le dolía tanto que le resultaba muy difícil dormir. Era incapaz de mover la cabeza completamente a la izquierda o a la derecha, porque su grado de movimiento estaba constreñido por el dolor. El dolor en su cuello estaba empeorando, siendo un dolor de nivel 8 en 10. Brenda también tenía migrañas constantes, con una media de 3 por semana.

A cada sesión, yo primero trabajaba en algo del dolor inmediato para hacer su sesión más cómoda. Después trabajamos en algunos asuntos relacionados con el desvalimiento y la pérdida, a consecuencia de que su marido, su hermana, su madre y su padre falleciesen en el lapso de unos pocos años.

El hermano de Brenda la torturaba cuando era pequeña, y su madre siempre la estaba maltratando – mandándola a su habitación y diciéndole que no servía para nada. Aunque ella no tenía emociones sobre ello, y no podía recordar eventos concretos, podía recordar algunas cosas que eran bastante horrendas. Por ejemplo, se la encerró en una jaula de conejos y se la dejó allí durante horas, y se la ató a un árbol en el bosque y se la dejó allí durante horas. Pero ella sabía cómo reprimirse y no podía evocar ninguna emoción sobre estas cosas.

Así pues hice tapping en la emoción que yo pensé que ella debía haber sentido cuando estuvo atrapada de esa manera.

Aunque se me dejó en el bosque toda atada, incapaz de moverme y asustada, me acepto plena y profundamente, y a cualquier otra emoción que haya tenido en aquellos momentos.

Aunque se me dejó enjaulada e incapaz de moverme… así como la artritis me hace difícil moverme, me acepto plena y profundamente, y a cualquier emoción que haya sentido en aquellos momentos.

Después trabajamos más agresivamente, diciendo las palabras en voz más alta, y haciendo tapping con más fuerza. Seguido de una maratón de tapping en todos los puntos diciendo, Estoy libre de artritis, soy una criatura de Dios y merezco moverme con facilidad.

Aunque tengo esta artritis, elijo creer que el mundo es seguro ahora para moverme libremente, totalmente elijo amarme y aceptarme a mí misma.

Descubrí también que al inventar la emoción mientras hacíamos tapping, estas emociones a veces surgían. Por lo tanto tuve esperanza. También hicimos tapping en mucha rabia, sensación de inutilidad, depresión, sentirse herida, tristeza, sentirse no querida, y sentirse insegura para expresarse a sí misma.

También le hice que se inventara una película de cuando, siendo muy joven, su madre la encerró en un cuarto oscuro diciéndole que no valía para nada. Esto fue hacia el final, y pienso que es lo que hizo que su artritis se fuera por fin.

Tardamos un mes; ella venía una vez a la semana y se iba con tarea para casa cada vez. Su tarea era hacer tapping a lo largo del día en su dolor y su nivel de estrés. Y le hice hacer afirmaciones de tapping diarias sobre sí misma, tales como: Estoy cada día más sana… Me muevo con comodidad… Es seguro moverme con libertad… Me lo merezco – Soy merecedora.

Brenda ahora ya no tiene dolor de espalda, caderas, piernas, cuello o manos. Además puede mover su cabeza completamente de lado a lado con facilidad. También camina a paso normal sin dolor. De momento esto lleva 2 semanas, así que tenemos esperanza que seguirá así. Siento mucho agradecimiento y humildad por el hecho de se haya traído EFT al mundo.

Con amor, Marlene Marion EFT-ADV

Traducido por Ana Saval-Badía Escribir a Ana