¿Quieres cambiar una vida? Sólo tienes que emplear EFT con niños. Al aliviar temas emocionales importantes a una edad temprana liberas al niño para que pueda florecer sin estos límites innecesarios. ¿No te gustaría que alguien lo hubiera hecho contigo?

Por Kathryn Eskola

He logrado grandes resultados haciendo EFT a mi hijo. Le hice tapping mientras hablábamos acerca de su miedo a actuar en el programa de Navidad de nuestra iglesia el mes de diciembre pasado. Hicieron dos ensayos, pero se perdió uno porque estábamos fuera de la ciudad y en el otro se echó a llorar y se negó a participar.

Tenía casi 6 años y era su primer programa de Navidad. Así que hice que se sentara y le apliqué tapping (aunque se mostró reacio al principio), mientras hablábamos de lo que esperaba del programa y de cuáles eran sus miedos (principalmente ponerse frente a toda esa gente.) Le ponía nervioso que “todos le miraran”

No estaba segura de que funcionara pero pensé que no le haría daño hacer tapping. Debo añadir que también hice tapping sobre mi propio miedo a que berreara delante de todos y tuviera que rescatarlo, así como sobre mis sentimientos de bochorno y vergüenza si llegase el caso (sentir que no debería haberle empujado a hacerlo si no estaba preparado, etc.)

Así que hicimos tapping juntos durante aproximadamente cinco minutos, y cuando llevábamos un par de minutos haciéndolo, dijo, «Mamá… creo que puedo ser valiente y decir mi parte.» Tenía que decir por el micrófono un corto mensaje que le habían asignado y luego cantar una breve canción con su clase. Continué haciéndole tapping durante algunos minutos más para «cimentar” en él esa idea y esperé lo mejor.

Bueno, esa noche tuvo lugar el programa y ¡Andrew lo hizo tan bien! Se situó delante de la multitud sin problema y dijo su parte por el micrófono en voz alta y clara y cantó su canción con sus compañeros de clase realmente bien. Estaba muy orgulloso de sí mismo y yo de él. Los profesores estaban realmente impresionados por el cambio que se había producido en él del ensayo a la noche del programa.

Hubo otro incidente en el que EFT le ayudó; sucedió cuando fue acosado en el servicio de la escuela por un chico mayor. Mi hijo terminó mojando los pantalones de camino a casa porque le daba miedo utilizar el servicio solo. Hizo que el profesor se colocara de pie en la esquina cuando tuvo que ir, pero aún así retuvo algo de orina porque tenía prisa.

De nuevo, simplemente hablamos del tema mientras le hacía tapping. Paré para repetir con él unas pocas veces cuando llegaba a un punto de su historia que le afectaba. Fue capaz de sacar el incidente de su mente y seguir adelante con su día, jugando alegremente con sus hermanas.

Unos días después, me contó con orgullo que había un nuevo chico en su clase y su maestro le había pedido que le mostrara dónde estaba el servicio. Lo hizo sin sentir intensidad alguna.

Gracias – Me siento realmente feliz de poder mostrar a los chicos (y a muchos otros) lo útil que puede resultar esta sencilla técnica.

Kathryn Eskola

Traducido por Eva Llobet Martí

InEnglish.gif