Durante su asistencia a una Clase Maestra para cantantes, Nancy Gnecco reconoció una gran oportunidad para exponer una audiencia preparada a los beneficios de EFT. Al otro día ofreció un taller de una hora y tuvo 27 participantes. Como ella reporta, “Hubo dos cuentos “milagrosos”, los cuales son comunes para nosotros, pero eran milagrosos para la gente involucrada.” Sin embargo, si estás construyendo una consulta, toman nota de la manera creativa de Nancy para generar una audiencia.

Por Nancy Gnecco

Gary, acabo de regresar de un campamento de música coral en las White Mountains (Montañas Blancas) de New Hampshire –una hermosa experiencia espiritual.

El primer día asistí, como espectadora, a una Clase Magisterial, en la que se daba a la gente la oportunidad de cantar para el grupo y recibir retroalimentación/ crítica del maestro de canto. Me dí cuenta, de inmediato, de que era un terreno fértil para EFT.

Al día siguiente impartí un taller de EFT acerca de la Ansiedad por el Desempeño, de una hora de duración, en el que participaron 27 personas. Más o menos la mitad de los asistentes no podían experimentar esta ansiedad a menos que se encontraran en una situación real, por lo que aproveché a esas personas para enseñar la Receta completa a todo el grupo, explicándoles que ellos sólo sabrían si funciona o no cuando tuvieran la oportunidad de probarlo en la vida real.

Habiéndoles enseñado la Receta, aún quedaba de pie el resto del grupo, que podría reportar algunas SUDS (Subjective Units of Distress, Unidades Subjetivas de Aflicción, en una escala del 1 al 10). Llevamos a cabo la Preparación y la Primera Secuencia, y yo indiqué a quienes presentaban una intensidad de cero que se sentaran. Repetí este procedimiento con los 9 Pasos del Punto Gama y con la Segunda Secuencia. Tuve necesidad de realizar una Mini-Inversión para unos pocos que aún estaban de pie, y por último quedó una sola persona, con quien trabajé en forma individual después de la clase. Ella necesitaba Respiración Clavicular. Los comentarios se difundieron muy rápidamente y se me pidió impartir otra clase al siguiente día. En total dí esta clase tres veces y llevé a cabo varias sesiones individuales.

Se presentaron dos casos de ‘milagros’ que, siendo, desde luego, comunes para nosotros, les parecieron milagrosos a las personas involucradas. El primero fue de una joven minusválida que tenía muchos traumas con relación a su discapacidad, sus primeras experiencias musicales y su familia. El año anterior ella estuvo a punto de renunciar antes de su Clase Magisterial. En este año, habiendo cubierto de antemano varios aspectos con EFT, fue capaz de llevarla a cabo sin ningún problema. Sólo sintió un poco de ansiedad al colocar su libro y comenzar a cantar, aspecto que no habíamos cubierto. Pero una vez metida en su obra, cantó tan hermosamente que el único comentario del su maestro fue: ‘M., no tengo nada que decir. Fue hermoso.’ ¡Qué regalo de autoestima a esta joven para quien todo en la vida es un desafío!

El segundo ‘milagro’ fue de una mujer que había sido incapaz de hacer surgir su ansiedad durante la sesión de EFT, pero que ejecutó su Clase Magisterial al día siguiente ‘sin un parpadeo’.

Gracias, Gary, por este don que sigue dando de sí. ¡Me siento tan bendecida de poder compartirlo!

¡Quédate con la victoria!

Con amor y un abrazo,

Nancy Gnecco

Traducido por Francisco Murillo Domínguez