Carna Zacharias-Miller es una especialista quien trata problemas relacionados con temas respecto a la relación con la madre. En este artículo ella presenta sus métodos de ayudar a un cliente para sentirse mucho más cómoda consigo misma. Observa que uno de los síntomas físicos de la cliente fue el acné grave, y, aunque su problema no terminó aún, sin embargo ella se siente mucho más cómoda en cuanto su aspecto.

Por Carna Zacharias-Miller

Querido Gary,

«Melissa» estaba totalmente desesperada cuando se decidió contactarse conmigo porque yo trabajo con mujeres que crecieron con madres inalcanzables física – o más bien – emocionalmente. En nuestra conversación preliminar ella me contó que su sentimiento predominante es que su madre no la quería, no quiso que fuese feliz, y nunca la apoyaba. Melissa tuvo miedo de salir adelante en un negocio que instaló recientemente. Ella sufrió asma, y se odiaba a sí misma por la condición de su cutis que padece de un severo acné.

La primera sesión la comenzábamos con una ronda de la frase ésta respiración reducida para tranquilizarla, y le propuse ejercitar este método para tratar su asma.

Yo a menudo uso una breve sesión de imaginación guiada para que la clienta se conecte con su niña interna en un nivel emocional directo. Por lo general, de esta manera se revelan profundos sentimientos dolorosos que conforman la raíz de los problemas de la cliente, tal como el abandono y la soledad. En este caso apareció una niña de seis años, feliz y alegre, llamada Missy. Antes que yo hubiera podido expresar mi sorpresa, la emoción de profunda pena que sintió Melissa por haberse perdido a sí misma en tan temprana edad, y el apretón de la garganta llegaron al nivel de intensidad 10 en la escala de 10. Entonces, hicimos varias rondas de tapping acerca de la pena, el perder la felicidad, alegría e inocencia, hasta cuando el nivel de intensidad bajó a cero o 1 en la escala de 0 hasta 10.

Entonces, ¿qué fue lo que le pasó a esta pequeña y feliz niñita? Ella fue «asesinada» por su madre. Surgió un recuerdo, cuando en una ocasión la madre le forzaba a Missy a ponerse un traje feísimo, odiado por ella, para ir al colegio en la mañana. Usamos la Técnica de Película para soltarlo:

Aunque lo que yo quise no tenía importancia…

Aunque ella necesitaba dominarme…

Aunque ella intentaba matarme…

Le di la tarea a Melissa a ‘transoñar’ sobre la Feliz Missy (le dimos a ella este nombre) a menudo, para establecer un lazo emocional con esta versión expresiva, feliz, joven de sí misma. (Sintonizarse en la imaginación con el niño interno de uno, abrazándolo, conversando y jugando con él, es una manera de mantener el proceso sanador fuera del consultorio.)

Al comienzo de la siguiente sesión Melissa me contó que en una ocasión, cuando presintió un ataque nocturno grave de asma, ella hizo tapping acerca de «esta respiración reducida», y de ese modo evitó la necesidad de usar su medicamento fuerte. Eso considerábamos un resultado excelente. Al mismo tiempo en el terreno de las emociones, ella aún se sintió confundida. Cuando le pregunté sobre Feliz Missy, ella expresó enojo y pena. «Yo no puedo llegar allí, ya no soy más aquella persona, no puedo quedarme con esa parte feliz mía, sólo siento la pérdida de la persona que fui en aquel tiempo.» Entonces, hicimos tapping acerca del enojo y la pena percibida en su pecho y garganta. Luego, surgieron los temas del enojo y tristeza provocada por sentirse humillada por su madre. Hicimos muchas rondas de tapping acerca de todo eso.

Aunque mi madre me obligó a alejarme de mi mejor amigo…

Aunque me prohibió que afeitara mis piernas y me obligó a ponerme aquellos calcetines feos y zapatos pesados…

Aunque ella no se preocupaba por mis sentimientos…

Al final de la sesión se reveló mi intuición, y logramos una irrupción.

Aunque tuve que sacrificar a Missy a cambio de migas de atención de mi madre…

Aunque cuando me conecto con Missy, tengo que renunciar a la esperanza de ser querida por mi madre, porque ella odia a Missy…

Aunque yo tengo este conflicto…

Al terminar esta ronda, Melissa pudo ver y sentir con claridad a la pequeña (ella misma), y este lazo se mantiene desde entonces.

Melissa había descubierto la conexión entre su acné grave y sus intensas emociones negativas durante las primeras sesiones. Llegó la hora de examinar este asunto importante con detalle.

El acné empezó cuando ella cumplió 13 años. Los efectos de esta condición, y la búsqueda de tratarlo ha sido el enfoque principal de su vida. Algunos de los tratamientos, grandes, incluso empeoraron la situación. «Soy incapaz de arreglar mi cara, y la odio», dijo Melissa, quien tuvo su cara cubierta con maquillaje, y sólo algunas personas la han visto sin eso.

Surgió a la superficie un recuerdo desagradable de intensidad 10 en nuestra escala: Un día en la escuela superior después de una divertida clase de gimnasia – ella vio su cara en el espejo. «Mi cutis tenía un aspecto tan horroroso, como si alguien hubiera echo una pelota de 1000 toneladas en mi cabeza.»

Hicimos tapping acerca del disgusto, el enojo, la pena, el miedo, el choque y su madre diciendo «yo nunca he tenido acné». Hicimos tapping acerca de ser «la cosa fea», la desesperación cuando una mal hecha loción química en vez de mejorar su cutis, produjo todo de la peor manera («pensé en suicidarme»). Hicimos tapping sobre la sensación permanente de crispación y tensión de su cuerpo, en «esas sensaciones de acné» cuando se miraba en el espejo. Todo eso fue muy intenso, muy emocional.

Al final, después de muchas rondas de tapping, yo puse a prueba nuestro trabajo: le pedí a Melissa que se imaginara mirándose en un espejo y viera su cara sin maquillaje. Al comienzo, ella no pudo imaginar eso. Luego, después de una larga pausa dijo: «No puedo sentir nada al respecto. Esa sensación horrible ya no está.» Y agregó, que se siente desorientada, porque «esas sensaciones de acné» formaron una parte grande de su vida. «¿Quién soy yo? Eso me asusta. Sin embargo, me siento más como Missy».

Luego dijo que tuvo un apretón en la garganta: «¡No puedo aguantar como la gente me mira!». Nuestra sesión estaba por terminar en ese momento, entonces le di la técnica de Afirmación con Opciones para trabajar con ella en casa: Aunque todavía tengo algunas de esas «sensaciones de acné», opto por soltar ese peso y mirar mi cara sin emociones agregadas».

En un email más tarde Melissa me relató que las sensaciones horribles acerca de su cutis ya se desvanecieron por completo, pero a la vez ella se sintió en una «zona muerta». En la siguiente sesión exploramos esa zona muerta. Se trataba de un vacío en su corazón y mente, lo que ella describió como un vacío que espera que se llene otra vez. Melissa dijo que ella siempre ha sido esa persona con acné, y ahora ya no sabía exactamente quién es ella de verdad.

La sensación de los sentimientos de zona muerta bajó de 8 a 2 en la escala de 0 a 10, y entonces surgieron más recuerdos de la infancia. Durante ésa y la siguiente sesión eliminábamos aún más recuerdos dolorosos e humillantes, todos acerca de padres desinteresados en ella, que controlaron cada uno de sus pasos, y no respetaron sus emociones. Al final, Melissa quedó lista para continuar su vida y su negocio.

Después de diez sesiones nuestras muy intensas, y un tratamiento de láser, Melissa me dio esta retroalimentación en email:

«Hoy, en la mañana, a pleno sol, salí a la calle sin maquillaje, mi cara aún enrojecida y con algunas costras. Caminé dos cuadras, hasta la caja de correos. Me sentí muy tranquila, bastante desenvuelta, y fundamentalmente contenta con mi apariencia. Antes de hacer EFT yo hubiera cubierto mi cabeza con una bufanda hasta la coronilla, y hubiera tratado de pasar desapercibida, temiendo que alguien me viera. Ahora, ¡A QUIEN LE IMPORTA!

CARNA ZACHARIAS-MILLER

«The Missing Mother Handbook – How to heal childhood abandonment and rejection». (El Manual de la Madre Ausente – Cómo sanear el abandono y rechazo sufrido durante la infancia.)

Este e-book, junto con grabaciones audio se encuentran en el sitio www.missingmother.com

Traducido por Ida Miro Kiss