Aquí se presentan algunos pensamientos útiles de una experta, acerca de cómo practicar EFT con niños de una manera efectiva.

Por Baerbel Froehlin, CHt./HypnoCoach, EFT-ADV

Recientemente empecé a trabajar con una familia con tres niños, y todos ellos tenían pequeños problemas que su madre quería que fueran tratados mediante EFT. Las sesiones con dos de ellos fueron muy cortas y exitosas. La tercera con el hijo mayor será muy pronto.

Trabajar con EFT y niños en mi experiencia siempre es rápido, divertido y exitoso. Hay que ser breve, porque su margen de atención también lo es. Tan pronto como terminamos de hacer tapping los hago salir a corretear fuera y alrededor de la oficina. Esto siempre sirve para refrescarlos. Durante ese tiempo y por el resto de la sesión, generalmente hablo con los padres, tratando toda clase de cambios prácticos, de la necesidad de hacer tapping a diario con los niños, cómo abordar problemas en el futuro, y cosas como ésas. De esta forma me hago una buena idea acerca de mamá/papá y de posibles problemas que él/ella están enfrentando, que pueden afectar el comportamiento del niño.

Te envío este correo electrónico que recibí de la madre que vino a mi oficina con “Katie”, su hija adoptiva vietnamita de 4 años de edad. La niña rehusaba usar el excusado cuando era necesario. Hacía sus necesidades en cualquier momento y lugar, en especial cuando había cambios en su entorno.

Este acto de querer estar en control es similar a lo que he escrito tiempo atrás en la historia de Amanda. Mi sesión con Katie fue corta y dulce en el sentido de que yo sólo me senté con ella en el piso de mi oficina, haciendo tapping en el punto Karate de su manita mientras reía y hablaba con ella. Brevemente mencioné que al osito de peluche que ella sostenía no le gustaba usar el excusado algunas veces. Sólo hablamos y yo hice tapping durante 2 minutos, quizá. Eso fue todo lo que se requirió, en su caso.

Su mamá volvió después con el hermano mayor de Katie, “Bill”, de 9 años de edad. Bill solía morderse las uñas hasta llegar a la carne, y luego se mordía la piel. A duras penas podía permanecer sentado, era un jugador de pelota muy activo, inteligente, rápido para pensar y responder. Hicimos tapping para un poco de ansiedad, estar aburrido, no ser bueno para esperar y algunas otras cosas típicas de niños varones. Después de 10 minutos de esto él claramente se relajó y bostezó ampliamente, sin poder continuar ni enfocarse en nada.

Aquí está el correo electrónico de su mamá:

«Hola Baerbel –

¡Quería decirte que Katie va muy bien! ¡Estamos haciendo tapping, ella está logrando llegar a tiempo al excusado y todos estamos felices!

He esperado toda la semana para contarte cómo han progresado las cosas con “Bill”. ¡Qué tiempo tan interesante! Primero, sí necesito decirte que en el viaje de camino a casa le pregunté que si le había gustado la sesión y él dijo: “sorprendente”, ¡lo cual es un gran cumplido viniendo de Bill!

El lunes por la noche, durante el tiempo en que hacíamos algo de lectura, él empezó a morderse de nuevo. Determinamos que tal vez se trataba de un sentimiento de aburrimiento lo que detonó eso, así que hicimos tapping. Esto pareció ayudar.

Durante la semana casi no se ha mordido. La única vez en que noté que se mordía fue cuando veía la televisión, y la situación que comenté antes. Esto es un gran avance –como ir de 10 a 1. Lo que es realmente fabuloso y motivador es que toda la semana él ha estado participando en los ensayos para una pequeña obra de teatro en nuestra Iglesia, y este hubiera sido un típico momento para que él se mordiera debido a la ansiedad de hacer la presentación (similar a un partido de béisbol), al igual que al esperar hasta que los otros chicos dijeran sus parlamentos (aburrimiento, hábito) –¡y no noté que se mordiera ni una sola vez! ¡Tuvieron una representación hoy y él lo hizo maravillosamente sin morderse!

Tengo la sensación de que está menos alterado internamente, todavía hay mucho movimiento y acción externamente, pero debajo hay más calma. …¡Estoy tan encantada con los resultados y también bastante sorprendida –EFT es una gran bendición…! Tienes un gran talento y realmente me siento bendecida de haberte contactado. Soy una Maestra/ Instructora de Reiki y planeo abrir una pequeña práctica en casa –probablemente iniciando el año entrante. Siempre estoy contemplando nuevos métodos de curación que puedo aprender e incorporar a mi práctica, y ahora realmente me estoy preguntando si debería convertirme en una estudiante más seria de EFT”.

Aquí la tienes Gary: ¡otra practicante de EFT en proceso!

¡Desde mi corazón para todos ustedes!

Baerbel Froehlin, CHt./HypnoCoach, EFT-ADV

Más artículos sobre problemas infantiles

Traducido por Ana Paula Aguirre Hall – Escribir a Ana Paula

InEnglish.gif