Un viejo hombre se sentó fuera de las paredes de una gran ciudad. Cuando los viajeros se acercaban, preguntaban al viejo hombre, “¿Qué tipo de gente vive en esta ciudad?” El viejo hombre contestaba, “¿Qué tipo de gente vive en el lugar de donde usted vino?” Si los viajeros contestaban, “Solamente vive gente mala en el lugar de donde vinimos,” el viejo hombre contestaba, “Continúe adelante; usted encontrará aquí solamente gente mala.”

Pero si los viajeros contestaban, “Gente buena vive en el lugar de donde vinimos,” entonces el viejo hombre decía, “Entra, porque aquí también, usted encontrará solamente gente buena.”

Un cuento popular Yídish

Fuente Desconocida

Traducido por Nidza Busse