Carol Solomon, PhD recientemente condujo una tele-clase donde una de las participantes identificó muchos comentarios dolorosos respecto a su peso. Estos comentarios, por supuesto, son internalizados frecuentemente, y mientras no son resueltos pueden causar ansiedad interna que provoca comer de más. Carol describe muchas frases preparatorias de EFT para estos comentarios que pueden ser generalizados para muchos otros casos. Muy útil.

Por Carol Solomon, PhD

Estimado Gary,

Durante una tele-clase reciente en cómo perder peso con EFT, estaba ayudando a los participantes a identificar eventos específicos. Una mujer identificó varios comentarios negativos que sus padres le hicieron mientras crecía.

Por ejemplo, su madre le decía cosas como “Pensaba que estabas a dieta, y ahora pusiste mantequilla en tu tostada”. Su padre le dijo una vez “todos en mi grupo de veteranos creen que eres mi madre por estar tan gorda”.

Con lo hirientes que fueron estos comentarios, el peor de todos fue cuando pesaba 56 kg y su marido le comentó que estaba gorda. En esa época, tenía una cintura de 55 cm.

Discutimos un poco respecto a lo que significaban estos comentarios para ella, y lo que ella se decía después. Me he dado cuenta que no siempre es el comentario en sí, sino lo que el cliente se dice a sí mismo, y cuales son las conclusiones a las que llega después de los comentarios hirientes.

La progresión de los comentarios puede decirnos lo que ocurre después de los comentarios hirientes. Si un practicante entiende esto, es muy útil para su cliente.

Entonces hicimos el muy efectivo procedimiento de Beneficios Compartidos con la clase. Aquí las frases que usamos fueron:

“Aún cuando no me siento bien respecto a este tema, me amo y acepto profundamente.”

“Aún cuando mi marido me dijo que estaba gorda a los 56 kilos, me acepto total y profundamente ahora.”

“Aún cuando me sentí herida, y pensé que nunca sería suficientemente buena para él, me acepto total y profundamente.”

“Aún cuando su opinión era muy importante para mí, me amo y acepto.”

“Aún cuando comencé a creer que estaba gorda sólo porque él lo decía, y me sentía sin esperanza… No sabía que hacer, y me acepto total y profundamente ahora”

“Aún cuando sé que él estaba equivocado, estoy abierta a la posibilidad de aceptar lo que sucedió… tal vez hasta lo perdone.”

“Aún cuando me sentí tan juzgada, estoy abierta a la posibilidad de que él estaba haciendo lo mejor que podía en ese momento…”

En este punto ella me interrumpió diciendo “No creo eso”.

“Aún cuando me sentí tan juzgada, elijo saber que él tenía sus propios problemas, y no tenían nada que hacer conmigo.”

Esta frase es importante para eliminar la tendencia de la gente a culparse a sí mismas y tomar los comentarios de forma personal.

Hicimos dos rondas de tapping alrededor del cuerpo con frases como estas:

“Sentirse juzgada”

“Duele”

“No puedo creer que mi propio marido dijera eso”

“No sabía qué hacer para complacerlo”

“Me sentía sin esperanza”

“Él tenía sus propios temas”

“Pero ahora me cuesta”

“Tal vez deba aceptar y entender que eso es su problema”

“Tal vez tenga que perdonarlo, al menos estar abierta a la posibilidad”

“Estoy abierta a la posibilidad de dejarlo ir”

“No por él sino por mí”

Entonces terminamos con una ronda positiva:

“Sintiéndome más calmada”

“Relajada y calmada”

“Elijo saber la verdad”

“Estoy en la verdad”

“Puedo calmarme a mí misma sin importar lo que nadie diga de mí”

“Dejarlo ir”

“Me siento en paz”

“Puedo encontrar mi propia paz”

No necesito decir que esto funcionó de maravilla con ella. Ella había estado cargando estos comentarios dolorosos por décadas. Ella llamó l siguiente día y dijo que ya no sentía este sentimiento pesado y deprimido con el que se despertaba cada mañana y no se sentía tentada a comer demás para calmar sus sentimientos. ¡Bien!

Carol Solomon, Ph.D.

Coach y Mentor Certificada

Traducido por María Elena Blanco – Ir al Sitio WEB de Maria Elena