Este articulo escrito por la Dra. Pat Carrington, tiene un GRAN potencial porque representa la posibilidad de llegar a un punto de retorno en la vida.

De tiempo en tiempo todos nos “sentimos estancados” en algún área de nuestras vidas… en los negocios… en las relaciones interpersonales… en el desempeño deportivo… y otras áreas. Nosotros necesitamos salir de “abajo del centavo”… “ponernos en movimiento”… “poner a rodar la bola”… y hasta que no lo hagamos, nuestro derecho de nacimiento a la abundancia, no lo encontraremos en ninguna parte. Esto sale caro.

Lo que Pat describe tan bien en este artículo es un préstamo del concepto de Estado de Recursos Personales de la Programación Neurolingüística (PNL) combinado con EFT. En esencia, su cliente “estancada” (María), evocó un tiempo donde ella estaba “dando lo máximo de sí”, durante el desarrollo de un juego de softball y Pat con su habilidad, combinó el Estado de Recursos Personales con EFT para ayudarla a salir del estancamiento en su vocación.

Por Patricia Carrington, PhD.

Yo estoy crecientemente impresionada con la efectividad al usar lo que se denomina “Estado de Recursos Personales” (un termino y concepto de la PNL) y EFT. El resultado es excelente. Accediendo al estado de Recursos Personales e insertándolo en la frase preparatoria y en la recordatoria de EFT, podemos hacer intervenciones que no pudieran ser posibles de otra manera.

Esta semana he tenido la experiencia con un cliente, la cual ilustra este uso con EFT. Aquí el Estado de Recurso Personal fue usado con EFT para hacer la primera incursión en un patrón defensivo que había sido parte de esta persona casi toda su vida.

“María” es una profesora nata – intuitiva, inteligente, sensiblemente identificada con sus alumnos y las necesidades especiales de estos. Sin embargo, reticente a reconocer su gran capacidad a causa de su constante autocrítica. Ella ha trabajado diligentemente en el uso de EFT durante los pasados años – en la consulta y fuera de las sesiones de terapia – ella ha obtenido grandes logros en su auto estima y ha tenido substanciales mejoras en las áreas que necesitaban ser mejoradas, en la organización de las clases a impartir y los planes de clases era uno de ellos.

En estos momentos María enfrenta un desafío. El sistema escolar para el que trabaja tiene como norma evaluar la mejoría progresiva en el desempeño de sus maestros durante los primeros tres años de trabajo con el objeto de llegar a alcanzar la puntuación necesaria para ser titulada como “superior” – una puntuación nada fácil de obtener. Este es un rígido requerimiento del sistema escolar y uno con el cual María se sentía intimidada hasta el punto de sentirse en ocasiones desesperada acerca de tener éxito según estas normas.

Recientemente recibió de la administración de la escuela el comentario de que no entendían como podía ella exhibir tan marcada mejoría en este tercer año de estar de profesora – es decir, ¿Por qué ella no pudo mostrar esta mejora antes? Ninguna explicación por parte de ella parecía razonable a fin de que tuviera sentido para ellos y ciertamente hasta ese momento ella estaba genuinamente insegura acerca de obtener el cargo.

De cualquier manera no importaba lo que las autoridades escolares hagan o dejen de hacer acerca de esto, el problema real es el auto castigo que María se infringía por no haber tenido mejor desempeño ANTES del que ella fue capaz de lograr ahora, y el miedo a la tendencia de retrasarse unos puntos con los planes de clases, persisten inalterados en ella y la hacen introvertida.

La semana pasada, durante su sesión de terapia, cuando pregunté sobre qué pensaba ella que estaba haciendo de forma incorrecta con los planes de clases, ella me contestó, “Yo no sé como dar lo máximo de mí… yo nunca doy lo máximo de mí en nada”

La palabra “nunca” me hizo aguzar mi oído. Parecía poco probable que una maestra tan buena en su trabajo como lo era María, tan buena como madre también fuera incapaz de “ir todo el trayecto en algo”.

En conocimiento de su devoción por sus hijos, pos sus alumnos, empecé a discutir con ella acerca de que “dar lo máximo de sí” es algo relativo. Por ejemplo, yo estoy segura de que ella daría “lo máximo de sí” si tuviera que salvar a uno de sus niños de un fuego u otro peligro. Ella estuvo de acuerdo inmediatamente, pero con respecto de la preparación de sus planes de clases ella mantenía el concepto de que algo siempre la detenía y no hacía su mejor esfuerzo el no permitirse a sí misma estar abierta a su mayor potencial.

Estaba alarmada porque ella sentía que no podría nunca alcanzar en los meses por venir la norma de excelencia exigida por su escuela, a causa de esta resistencia.

Para poder romper con lo que yo percibía como una convicción hermética por parte de ella, de que fuera imposible “dar lo máximo de sí”. Le ayudé a buscar en ella un Estado de Recurso Personal el cual se pudiera usar con EFT para comenzar a sacudir esta convicción.

Acceder apropiadamente al Estado de Recurso Personal es el primer paso cuando se está usando este método.

El Estado de Recurso Personal, por cierto, no es algo GENERAL como “ser competente” o “sentirse poder hacer las cosas bien”. Es todo lo contrario, las declaraciones generales no hacen mucho bien porque carecen de una significación personal verdadera que necesita tener el Estado de Recurso personal para efectuar un cambio real.

Un pensamiento vino a mí entonces.

María, es una atleta, aunque no profesional, ella es competente en los deportes y se estimula al estar al aire libre, jugando un partido de softball, yendo a trabajar en el gimnasio o compartiendo en otras actividades que vigorizan su naturaleza física. Yo tenía la impresión de que su desgano de ir más allá no incluía los deportes. Le pedí que recordara cualquier momento, durante la actividad deportiva, como el juego de baseball, donde ella estuviera, aunque fuera sólo por un momento, “dando el máximo de sí” sin ninguna barrera que la detuviera.

Lo pensó por un momento y luego dijo: “Yo creo que lo hago cuando estoy jugando al softball”. Luego me describió como después de pegarle a una bola por tierra dentro del campo, se vio a si misma corriendo a súper velocidad (sin los frenos puestos) hacia la primera base.

Este es el tipo de recurso personal que yo estaba esperanzada en que ella descubriera. Era emocionalmente convincente así como altamente específico. En las palabras de Gary Craig, haría una “película mental” excelente para EFT.

A estas alturas, María recordó que la semana pasada ella estuvo casi “dando el máximo de sí” en la preparación de las clases para el próximo día. Le pregunté ¿Cómo sabía ella que había hecho esto, qué pistas le habían mostrado que esto había sucedido?

Ella me dijo entonces que había preparado un buen plan de clases para el próximo día y que había llenado y completado un gran número de formularios que debían ser devueltos y esto no era típico de ella. “Pero claro, esto fue sólo esporádico”, ella añadió.

Lo que sin embargo me preocupó fue su incapacidad de identificar algún sentimiento estimulante que pudiera darle pistas a ella sobre el hecho de que estaba “dando el máximo de si”, y era este tipo de emoción la que pudiera hacer que la experiencia fuera lo suficientemente real para ella como para iniciar el tapping con un efecto genuino – Ese hubiera sido un verdadero Estado de Recurso.

Dado que se necesitaba un ejemplo emocionalmente convincente para usar como recurso, decidí re direccionar sus pensamientos al baseball. ¿Cómo se sentiría ella si pudiera correr tanto como le fuera posible y no pudiera llegar a primera base? ¿Sentiría ella una derrota y simplemente se rendiría?

Su respuesta fue un rotundo “no”. Ella daría una patada en el suelo y diría “caramba”, seria frustrante, pero ella no estaría culpándose por no haber sido lo suficientemente rápida. ¡Ella sabría que puso todo lo que tenía en el juego!

Esto nos dio la oportunidad de discutir otros aspectos de este problema. ¿Tendría ella resentimientos acerca del hecho de que ella corrió tan duro como pudo y a pesar de eso no pudo alcanzar la primera base? ¿Qué habría dicho ella a uno de los niños que ella entrena en la Pequeña Liga, si esto le pasara a uno de ellos?

María fue clara en su respuesta. Si ella hubiera corrido hacia primera base de una manera meramente funcional ella no se hubiera sentido bien al darse cuenta de que no lo logró, en realidad se hubiera sentido mal. ¿Qué le hubiese dicho a uno de los niños a quien ella entrena en la Pequeña Liga, si ellos hubiesen “dado el máximo de sí” y no lo hubieran logrado?; le hubiese dicho “buen intento”.

Estábamos llegando al punto donde ella podría empezar a usar EFT, pero primero había que aclarar un par de puntos, porque ahora ella planteaba otro aspecto.

Yo me sentía definitivamente bien logrando preparar el trabajo para mis clases – pero ahora tengo otro pensamiento – si yo hubiera hecho esto ANTES, entonces yo no estaría en el problema con la escuela y tendría una oportunidad muy buena para obtener el cargo.

Este es el aspecto que yo sentía podría ser el problema central. ¡La tendencia a culparse a sí misma por el PASADO, donde nadie gana, siempre es un gesto fútil. Sí, las personas siempre se culpan así mismas cuando finalmente LOGRAN el éxito, por qué no lo fueron antes – desafortunadamente otras personas alrededor de ellos son el eco de este tipo de reproche – Por ejemplo: ¿No te da pena no haber ido antes a la escuela a estudiar cuando ahora sabes que pudiste haber sido bueno todo el tiempo? – Obviamente la peor cosa que se le puede decir a alguien que FINALMENTE tiene éxito.

Cuando al principio María pensó que no había “dado el máximo de sí” preparando el plan de clases, de 0 -10 en intensidad, ella tenía un “10”. Su frase preparatoria fue: “A pesar de que yo sé que debía haber hecho esto antes. Yo elijo el hecho de que lo estoy haciendo ahora.

Después de una ronda del Trío de Opciones (vea el capitulo 3 del Manual de Opciones para la descripción del Trío), mucha de la tensión se había despejado de su rostro y sonreía. No obstante, ella se sentía incomoda y de su 0 – 10 en intensidad seguía siendo 9 – 10 – no olvidemos que esto es un patrón de toda la vida.

¿Qué era lo que ella estaba pensando y experimentando ahora?

“Bueno, yo estoy pensando acerca de la preparación de las lecciones de las clases y estoy sobreponiendo una capa sobre la imagen del baseball, dijo ella”.

¡Ah! ¡El Estado de Recurso Personal, sobre que sea posible “dar el máximo de mí” durante el juego de baseball estaba comenzando a tener efecto! Yo sugerí que quizás ella quisiera enmendar la frase preparatoria para que sea como sigue:

“A pesar de que yo sé que pude haber hecho esto antes, yo elijo correr “dando lo máximo de mí” hacia primera base”. Esta fue su elección para la frase, en cuanto la expresó, ella mostró un súbito aumento de energía.

Después de otra ronda más de Trío de Opciones, el 0 -10 de nivel de intensidad ahora bajó hasta un “6” o “5”, y después de un Trío de opciones final, ella bajó hasta cero con respecto de sus sentimiento de culpa y reproches a sí misma. Cuando ella piensa en la imagen del baseball, a ella se le ocurre que ¡yo sólo tengo que correr a primera base, NO TODO el camino en una sola vez!”

Para María decir esto fue dejar de oír a sus estándares que eran usualmente aplastantes.

Luego ella hizo tapping en:

“A pesar de que yo no puedo conseguir todo el trayecto (o quizás ni llegar a primera base) yo elijo correr “dando lo máximo de mí” hasta la primera base”.

Realmente ella no se estaba refiriendo sólo al baseball sino a todos los aspectos de su vida. María está ahora utilizando el Estado de Recurso Personal que descubrimos, como un símbolo para su síndrome de auto recriminación.

Ella está tan adentrada en esta experiencia, ya que fue lo suficientemente vivida, que realmente le “habla” a ella en el lenguaje de su propia experiencia.

¿Podrá María repentinamente darse la vuelta y de ser posible ver sus situación enteramente diferente – ser una persona diferente? Yo lo dudo seriamente, pero creo que al menos en parte ella tendrá una nueva perspectiva sobre eso. Habrá que hacer un trabajo, en el futuro, sobre su vacilación de toda la vida, de permitirse a sí misma “dar lo máximo de sí”.

Antes de irse ella y yo discutimos en extenso como ella se sentiría si por alguna razón burocrática la escuela no le otorga el cargo al final de la evaluación. ¿Se sentiría mejor haber sacado todo fuera y haberse liberado o hubiera preferido retenerlo y seguir pesadamente haciendo la preparación de las clases? Su respuesta fue clara – Ella se sentiría mejor habiendo hecho “una carrera” sin importar el resultado.

Conociendo la persistencia de María cuando trabaja con sus problemas, no me quedan dudas de que ella logrará importantes cambios respecto a su profundo y asentado patrón – es una simple situación de seguir trabajando más adelante.

Es muy bueno contemplar el trabajo final. Ella será una devota y dotada maestra, ya sea que trabaje en esto o en alguna otra escena educativa… EFT le ayudará a tocar dentro de sus Recursos Personales de forma total.

Con mis mejores deseos,

Patricia Carrington PhD

Traducido por Laura Henriquez