Rod Sherwin, de Australia, nos ofrece procedimientos específicos para tratar la conducta iracunda. Dice: «Aquí muestro un guión más largo de EFT, que espero que te ayude (como me ayudó a mí), a cambiar tus patrones de conducta iracunda».

Por Rod Sherwin

Todos tenemos patrones de conducta iracunda. Algunos de nosotros la expresamos cuando aún es reducida. Algunos de nosotros la reprimimos interiormente en nuestra lucha por controlarla, demasiado asustados como para expresarla, y a cambio la experimentamos como enfermedad. Y algunos de nosotros (yo incluido), la contenemos hasta que estalla como un volcán, sorprendiendo a los que nos rodean, porque no tenían ni idea de que algo nos iba mal.

Me voy a centrar en el último patrón de conducta, puesto que es del que puedo hablar por experiencia personal. Cuando era un niño se me etiquetó de tener «mal carácter»; pero si acepto la etiqueta es como renunciar a mi responsabilidad sobre el control de mi comportamiento. No somos víctimas de nuestras emociones. Existen patrones para cada emoción que, si los logramos identificar, nos permiten interrumpirlo y cambiar nuestro comportamiento antes de que cause el temido daño. Por lo tanto, ¿cómo se desarrolla un patrón de conducta iracunda?

Una tarde con mi familia, yo mostré un estallido de ira que dejó atónito a todo el mundo; pero no fue tan instantáneo como parecía. La ira se había ido cociendo a lo largo del día a partir de un incidente, esa mañana temprano, que me irritó. Otro, un poco más tarde, añadió leña al fuego. Y a partir de ese momento, buscaba cualquier excusa para descargarme a la mínima provocación. Por lo tanto, cuando recibí otro pequeño dardo, me descargué con toda la potencia equivalente a matar una mosca con una viga de hierro.

Si me hubiese tomado la molestia de aplicar EFT cuando percibí el primer indicio y hubiese profundizado en la ira, tal vez hubiese sido capaz de expresar mis preocupaciones sin el estallido que lo acompañó.

Aquí muestro un guión más largo de EFT, que espero que te ayude (como me ayudó a mí), a cambiar tus patrones de conducta iracunda. Me pasé al menos dos horas probando las diferentes partes para que funcionase con mi patrón de conducta iracunda. Date cuenta que me refiero a los puntos de la muñeca, los cuales pueden ser puntos de tapping alternativos a todos los puntos en los dedos, y requiere que hagas tapping en la parte interior de ambas muñecas.

Lo primero es determinar cómo te sientes en cuanto a la ira. Empieza y continua haciendo tapping en los puntos de EFT mientras dices las siguientes frases:

Punto de Kárate: Estuve tan enfadado que no me puedo aceptar a mí mismo. Estoy decepcionado conmigo mismo. Debería ser mejor. No se merecían recibir el ataque de mi ira. Me siento horrible y avergonzado por lo que hice. No sé si seré capaz de cambiar esto jamás. Siento como si no tuviese control sobre mi ira. No sé si jamás me podré aceptar a mí mismo si me enfado de esta manera.

Coronilla: La ira parece más fuerte que yo.

Ceja: No creo que la pueda controlar.

Lado del Ojo: A una parte de mí le gusta sentir el poder que siento con la ira.

Bajo el Ojo: Una parte de mí está muy avergonzada.

Bajo la Nariz: Verdaderamente no me puedo aceptar a mí mismo si me enfado de esta manera.

Bajo los Labios: Recuerdo la expresión de sus caras cuando me enfadé.

Clavícula: El miedo en sus caras; no quiero que me tengan miedo.

Bajo el Brazo: Me da tanto miedo que el daño hecho sea irreparable. No sé si me merezco liberarme de esta culpabilidad.

Puntos de la Muñeca: No creo que nadie me pueda querer de verdad cuando tengo esta ira dentro de mí; yo no me puedo querer a mí mismo de verdad cuando sé que está ahí.

Continúa haciendo tapping unas cuantas secuencias para tratar todo lo que sientes, lo que dices sobre ti mismo y lo que te dices a ti mismo respecto a cómo te comportaste. Seguidamente usaremos EFT para trabajar con tus pautas de ira.

Punto de Kárate: Aunque siento que no tengo control sobre mi ira, elijo darme cuenta de cómo se desarrolla. Mi patrón de comportamiento iracundo se puede cambiar. Aunque tengo la costumbre de enfadarme, elijo elevar a mi mente consciente la forma en que mi ira se desarrolla, para de esta forma poder sanarla.

Coronilla: ¿Qué es lo primero que sucede en mi cuerpo cuando comienzo a sentirme enfadado?

Ceja: ¿Qué es lo que me digo que me avisa de que me estoy enfadando?

Lado del Ojo: ¿En qué lugar de mi cuerpo siento que se crea el fuego de mi ira?

Bajo el Ojo: Hay una serie de pasos en el desarrollo de mi ira, y elijo prestar atención y darme cuenta de ellos.

Bajo la Nariz: ¿Qué es lo primero que sucede que me indica que me estoy enfadando?

Bajo los Labios: Me doy permiso para interrumpir la conversación cuando noto los primeros indicios de ira, de forma que pueda hacer un poco de EFT y tratar la emoción.

Clavícula: A medida que me doy cuenta de mi patrón de conducta iracunda, voy ganando poder sobre ella.

Bajo el Brazo: Suceden varias cosas antes de que mi ira estalle, y elijo darme cuenta de cada una de ellas.

Puntos de la Muñeca: Este patrón de conducta ha sido inconsciente hasta el momento, pero ahora lo hago consciente para poder cambiarlo.

Darte cuenta de cómo se crea tu ira sirve para desvelar el misterio del gran estallido que nadie vio venir, y entonces tienes la capacidad de darte cuenta de qué es lo que desencadena tu ira y puedes despejar los detonantes individuales. Tal vez sea el tono de voz o la mirada lo que inicia tu ira. Así pues, haz tapping en el detonante.

Punto de Kárate: Me sentí menospreciado por su tono de voz sarcástico. Me sentí menospreciado por su tono de voz. Me recuerda cuando me daban órdenes siendo niño. No quiero que me hablen así porque ahora soy un adulto.

Coronilla: Sensación de que me dan órdenes como a un niño.

Ceja: Sensación de falta de respeto.

Lado del Ojo: Ese tono de voz que me irrita.

Bajo el Ojo: Quiero liberar todos los sucesos que hacen referencia a este detonante.

Bajo la Nariz: Estoy despejando este detonante de mi ira.

Bajo los Labios: Ese tono de voz que aún me irrita.

Clavícula: No quiero que nadie me hable así.

Bajo el Brazo: Quiero defenderme a mí mismo sin tener que enfadarme. Soy un adulto y puedo expresarme.

Puntos de la Muñeca: Mientras despejo este detonante, comienzo a aceptarme a mí mismo aún más.

Como puede que haya más de un detonante de tu ira, sigue haciendo tapping con cada detonante que contribuye a tu patrón de conducta iracunda. Puede que aún te sientas avergonzado, culpable, y lamentes lo que sucedió, en cuyo caso usa la siguiente secuencia final para despejar un poco más.

Punto de Kárate: Aunque aún estoy avergonzado por haberme irritado, comienzo a aceptarme a mí mismo. Aunque lamento lo que hice y desearía poder volver atrás y cambiar las cosas, me abro a aceptarme a mí mismo con los errores que cometí como ser humano. Hago lo mejor que puedo para mejorar mi conducta: identifico los patrones de conducta iracunda y despejo los detonantes.

Coronilla: Lo que queda de vergüenza por lo que sucedió.

Ceja: Lo que queda de arrepentimiento por cómo dije lo que dije.

Lado del Ojo: Lo que queda de tristeza por el dolor causado.

Bajo el Ojo: Lo que queda de vergüenza, arrepentimiento y tristeza.

Bajo la Nariz: Elijo darme cuenta de mis patrones de conducta iracunda y difuminarlos en cuanto me doy cuenta.

Bajo los Labios: Elijo perdonarme a mí mismo puesto que hago lo mejor que puedo para cambiar mi conducta.

Clavícula: Me alegro de saber cómo hacer tapping y de esta forma poder despejar mis patrones de conducta iracunda.

Bajo el Brazo: Estoy aprendiendo a tener acceso al poder contenido en mi ira y a expresarlo de forma constructiva.

Puntos de la Muñeca: Me doy cuenta y celebro incluso la mínima mejora en mi comportamiento, y cada vez me quiero y me acepto más a mí mismo.

No podemos negar nuestras emociones puesto que soy parte de lo que nos hace humanos, pero sí podemos cambiar sus patrones, sus detonantes, y la forma en que las expresamos.

Rod Sherwin

Traducido por Ana Saval-Badía Escribir a Ana

InEnglish.gif