Aquí tenemos un ejemplo clásico en el que Carol Solomon usa EFT para los asuntos emocionales que retienen los kilos en muchos cuerpos. Aunque puede que tú no tengas una madre como la de Mary, es muy probable que encuentres paralelismos útiles en este artículo tan bien presentado.

Por Carol Solomon, Ph.D. (Doctorada)

Mary quería perder peso, pero siempre se saboteaba a sí misma. Puesto que es una terapeuta muy dotada y altamente cualificada, Mary comprendía los motivos. Cuando era pequeña, la madre de Mary la trataba como a una contrincante. Su madre estaba constantemente obsesionada con el cuerpo de Mary, presionándola para que comiese y luego hostigándola para que perdiese peso. Para cuando tenía 9 años, Mary comía en exceso compulsivamente y temía perder la aprobación de su madre. La madre de Mary examinaba todo lo que ella comía y comenzó a llevarla a dietistas desde los 11 años, a pesar de que nunca tuvo un sobrepeso enorme.
Mary era criticada continuamente. A la edad de 16 años, su madre le decía cosas como: “te ves grande como un roble – tus piernas parecen troncos.” Al estar obsesionada con su propio peso, la madre estaba llena de ira y envidia hacia Mary cada vez que esta conseguía algo. Mary temía por su vida.
Aunque Mary comprendía que ese era el problema de su madre, aún la afectaba siendo una adulta. Mary temía perder el afecto de su madre, temía tener éxito y temía perder peso. Complacer a su madre significaba mantenerse con más peso que ella. Intentaba evitar cumplidos y elogios, y saboteaba su propio éxito porque no se sentía a salvo. Su madre le daba constantemente mensajes profundamente contradictorios sobre la comida, el peso y el éxito.
“Si perdía peso, ella me atiborraba de comida y luego me gritaba por comer. Si no comía, decía: ¡no te gusta lo que cociné!” No estaba bien ser más delgada o elegante o destacar más que su madre en cualquier aspecto. En consecuencia, si Mary perdía peso o si algo le iba bien, se sentía culpable y lo echaba a perder. Por ejemplo, si un día comía adecuadamente, “comía en exceso por la noche para deshacer lo que había hecho bien durante el día.”
Incluso ahora, como adulta, si algo va bien espera que una acometida de crítica y castigo suceda al éxito.
Aunque no está BIEN perder peso…
Aunque no me siento a salvo con el cambio…
Aunque a mi madre no le parece BIEN y yo no me siento segura…
Ceja: Realmente da miedo cambiar
Lado del Ojo: Da demasiado miedo perder peso
Bajo el Ojo: Perderé a mi madre
Bajo la Nariz: Ella se enfadara
Bajo los Labios: Lo puedo ver en la expresión de su cara
Clavícula: Me daría demasiado miedo
Bajo el Brazo: Es peligroso
Coronilla: Me temo que me matará
Ceja: No está bien destacar más que ella o cualquier otra mujer
Lado del Ojo: Da demasiado miedo estar delgada
Bajo el Ojo: Ella quiere que esté delgada
Bajo la Nariz: Pero no de verdad
Bajo los Labios: Me mantiene atrapada
Clavícula: Y me saboteo a mí misma
Bajo el Brazo: Da demasiado miedo tener éxito
Coronilla: Me impide que progrese
Ceja: No tengo que tener buen aspecto
Lado del Ojo: Me gusta llamar la atención, y no me gusta llamar la atención (se ríe)
Bajo el Ojo: Quiero perder peso, y no quiero perder peso
Bajo la Nariz: ¿No es esa la verdad?
Bajo los Labios: ¡Detesto admitirlo!
Clavícula: Me siento estúpida, y no está bien ser lista
Bajo el Brazo: No está bien estar en el candelero
Coronilla: No está bien llamar la atención
Nota: A menudo ayuda hacer tapping usando las palabras concretas que se dijeron.
Ceja: Ella dijo que yo parecía un roble
Lado del Ojo: Ella dijo que mis piernas parecían troncos de árbol
Bajo el Ojo: Me dolió
Bajo la Nariz: Sé que ella tenía sus propios problemas
Bajo los Labios: Y ya es hora de dejar que esto sane
Clavícula: Estoy preparada para dejar ir todo esto… todo estos asuntos… todas estas emociones… todo este impedimento… todo este sabotaje
Bajo el Brazo: Incluso puede que esté bien perder un poquito de peso
Coronilla: ¿Qué pasaría si estuviese bien tener buen aspecto y ser lista, incluso aunque mi madre no le pareciera bien?
Ceja: Ella me podría criticar, y ese es su problema
Lado del Ojo: He decidido no competir
Bajo el Ojo: He decidido retirarme de la competición
Bajo la Nariz: No quiero quitarle nada
Bajo los Labios: Es todo lo que tiene
Clavícula: Quizá ya no es ningún gran problema
Bajo el Brazo: Quiero perder peso por mi salud y mi confianza en mí misma, y no quiero sabotearme… ni preocuparme sobre mi madre.
Coronilla: Estoy dispuesta a dejar ir este peso
Ceja: Estoy harta de sentirme atrapada
Lado del Ojo: Estoy dispuesta a permitirme el éxito
Bajo el Ojo: Me merezco permitirme el éxito
Bajo la Nariz: Quiero sentirme a salvo en compañía de otras mujeres
Bajo los Labios: Incluso aunque muestre mi inteligencia
Clavícula: Incluso aunque me vea condenadamente bien
Bajo el Brazo: Puede sencillamente disfrutarlo y no preocuparme por ellas
Coronilla: Me doy permiso
Ceja: Está bien tener buen aspecto
Lado del Ojo: Está bien ser buena
Bajo el Ojo: Está bien ser lista
Bajo la Nariz: Me puedo permitir el éxito
Bajo los Labios: He decidido disfrutar de tener éxito
Clavícula: Me merezco el éxito
Bajo el Brazo: Me merezco sentirme a salvo
Coronilla: He decidido permitirme tener éxito
En estos momentos, Mary recordó cuando se sentía muy incómoda si no comía. Su madre se enfurecía y la criticaba duramente.
Aunque deshago mis éxito por complacer a mi madre…
Aunque no me siento segura cuando como adecuadamente un día, me acepto plena y profundamente de todas formas, y me abro al perdón.
Aunque siento como si tuviese que comer para que mi madre no se enoje…
Ceja: Tengo que comer
Lado del Ojo: Tengo que tomar algo
Bajo el Ojo: O mi madre se enojará
Bajo la Nariz: No quiero que me critiquen
Bajo los Labios: Creo que tengo que comer
Clavícula: Me siento incómoda si no como
Bajo el Brazo: Tengo que complacer a mi madre
Coronilla: Ella se enojará si pierdo peso
Ceja: No puedo dejar que eso suceda
Lado del Ojo: Tengo que deshacerlo
Bajo el Ojo: Tengo que comer algo aunque no tenga hambre
Bajo la Nariz: Estoy abierta a crear una historia nueva
Bajo los Labios: Mi madre ni siquiera me puede ver ahora
Clavícula: Ni siquiera sabe si estoy comiendo o no
Bajo el Brazo: Puedo empezar a verme teniendo éxito Y sintiéndome bien
Coronilla: Está bien tener éxito sin sentirme culpable
De lo que me di cuenta durante esta sesión es lo importante que es amarse y aceptarse a uno/a mismo/a, y lo difícil que puede ser cuando la gente importante para nosotros en nuestras vidas no nos aceptan tal como somos. Lo contrario de sabotearse a uno/a mismo/a es «permitir», y para tener éxito tenemos que «permitirlo». Parece simple y lógico, pero los “escritos en nuestras paredes” a menudo interfieren. EFT puede despejar estos impedimentos persistentes que pueden reprimir a la gente durante décadas.
Después de esta sola sesión, Mary comenzó a perder peso con regularidad; pasó de una talla 44 a una talla 38 en los siguientes 3 meses. También notó otros cambios significativos. Mary siempre se había sentido culpable por la facilidad con que se le llenaba la consulta como terapeuta. Había estado pasando sus mejores clientes a sus colegas femeninas para «recompensarlas.” Después de esta sesión, ya no sintió que tuviese que cuidarlas. Dejó de pasar sus mejores clientes y comenzó a disfrutar de su bien merecido éxito, sin sentirse culpable. También recibió un reconocimiento inesperado en la dedicatoria de un libro que se publicó. Estaba gratamente sorprendida de poder sentirse orgullosa y disfrutar del reconocimiento de su trabajo.
Con amor y gratitud.
Carol Solomon, Ph.D. MCC (Doctorada, Formadora Licenciada Certificada)
Traducido por Ana Saval-Badía Escribir a Ana