Este excelente artículo escrito por Amanda Webster de Australia, nos lleva paso a paso a través de una solución exitosa para la angustia de su alumno adolescente por presentar un examen de piano. Las ideas aquí descritas son universales para cualquier forma de nerviosismo por los exámenes.

Por Amanda Webster

Querido Gary,

Hace varios años, buscando en Internet una cura para mi nerviosismo por las presentaciones, encontré tu página; en ella estaba un testimonio acerca de la eficacia de EFT en el campo de la música. Inmediatamente descargué el manual, compré los videos y el paquete sobre cómo aprender la técnica. Me impresionó la notoria reducción de la ansiedad cuando me dirigía a la presentación, y mientras tocaba sentía un alto grado de relajamiento y regocijo.

Sin embargo, no fue sino hasta que presenté EFT a uno de mis estudiantes de piano, cuando me di cuenta del tremendo potencial de esta técnica.

Aproximadamente tres semanas antes del examen de piano que presentaría mi alumno, yo sabía que él había tenido una excelente preparación. Era un alumno muy consciente, cuyos hábitos de estudio eran ejemplares. Para simular un examen le pedí que tocara sus piezas y yo me senté a su lado, sin hacer ningún comentario, sólo tomando algunas notas.

Era obvio desde el principio que la presión a la hora de tocar fue abrumadora y era agonizante verlo luchar con las piezas que previamente había tocado bien. Pensé que tal vez no podría pasar ese examen. Después de que terminó de tocar, conversamos acerca de cómo el nerviosismo había afectado su desempeño y estaba entusiasmado por intentar esa cosa rara llamada EFT, la cual yo pensé que podría verdaderamente significar la diferencia.

Le mostré los puntos del tapping y juntos hicimos tapping para los diferentes aspectos de su nerviosismo. Algunos aspectos incluían:

– El temor a ser juzgado mal por los demás.

– El temor de permitirme derrumbarme.

– El temor de cometer errores.

– El temor a no pasar el examen.

– La necesidad de ser perfecto.

– Cometer un error y después «perderlo».

Continuamos haciendo tapping para todos los problemas que percibimos asociados con tocar el piano. Antes de terminar su lección, le pedí que hiciera tapping dos veces al día, y él prometió hacerlo.

Pasó una semana antes de su siguiente clase y yo estaba entusiasmada por ver si habría alguna mejoría. Me aseguró que había estado haciendo el tapping, así que le pedí que tocara para mí; otra vez no haría ningún comentario hasta el final.

¡No podía creer lo que escuchaba! No parecía que fuera el mismo alumno el que estaba tocando. Pienso que en ese momento ya tenía lágrimas en los ojos. La diferencia era increíble. Su desempeño era confiado, expresivo y maduro.

Continuamos con la lección, trabajamos con algunos aspectos técnicos, y antes de que se fuera decidí intentar hacer tapping para esas «escalas difíciles». Hicimos tapping para algunos nuevos aspectos determinados (mientras mirábamos al compás específico). Estos fueron:

– Esta escala difícil.

– Este pasaje me pone nervioso.

– Quiero tocar esta parte correctamente.

La última clase antes de su examen él continuó tocando bien, y aparte de algunos adornos barrocos en una de las piezas, todas los demás «tramos difíciles» dejaron de ser un problema.

Trabajamos un rato en el piano en los complicados adornos barrocos, pero no tuvimos grandes avances. El tiempo se terminó y era la única parte de su repertorio que yo sentía que le faltaba delicadeza. Le sugerí que practicara y usara algo de EFT con respecto a esto y así lo dejara. Su examen era en los primeros días de la siguiente semana y tendría que pasar otra semana o más para que llegaran los resultados.

Su reporte y los excelentes resultados confirmaron mi evaluación acerca de su manera de tocar, pero lo más sorprendente fue el comentario del examinador: «Los adornos barrocos fueron manejados extremadamente bien». ¡Esto sólo lo puedo entender por la práctica de EFT! No tengo duda que el EFT mejoró su desempeño y en los años siguientes he utilizado EFT con éxito para alumnos de todas las edades y capacidades.

Gracias por todo,

Saludos,

Amanda Webster

Traducido por Ricardo Viesca Escribir a Ricardo