He aquí un mensaje iluminador del practicante de EFT canadiense, Dr. Alexander Lees, quien detalla el uso de EFT en los múltiples problemas conductuales de una pequeña. Alex es un experto en Programación Neurolingüística (PNL) y toma de esa disciplina para proveer de algunos útiles patrones de lenguaje. Conforme se desarrolla esta historia, ustedes encontrarán algunos reencuadres creativos, así como un trabajo detectivesco impresionante para descubrir un asunto central importante.

Por Dr. Alexander Lees

“Cindy”, de 12 años de edad, se sentó entre sus ansiosos padres en el sofá de mi oficina. La madre empezó diciendo que Cindy (1) Insistía en dormir en la cama de sus padres y (2) Era descrita por su maestra como “preocupada” y que, al primer signo de tos o estornudo, corría fuera de la clase. En diversas ocasiones, las prolongadas ausencias de Cindy desencadenaban su búsqueda por parte del personal de la escuela. La mayoría de las veces, la encontraban temblando en el baño.

Los padres fueron notificados y acordaron acudir con el consejero. Después de seis visitas, el consejero recomendó referirla a un psiquiatra, quien sugirió medicación para ayudar a estabilizar a Cindy. Los padres insistieron en encontrar una solución alternativa… y así fue como todos ellos acabaron sentados en mi sofá.

Una vez que la breve historia concluyó, hablé directamente con Cindy. Con el propósito de cambiar “la culpa” de sus hombros encorvados, le dije a Cindy: “Entonces, este consejero te hizo preguntas que te alteraron, y eso no es algo muy agradable. ¿Puedes recordar las feas preguntas?” Mi mensaje subyacente, por supuesto, era –tú estás bien, las preguntas no. Cindy respondió: “Él me preguntó por qué no podía dormir en mi propia cama, por qué a veces me ahogo cuando como, y por qué salgo corriendo de clase”.

Alex: “¿Salías corriendo de clase hace dos años?”

Cindy: “No”.

Alex: “¿El año pasado?”

Cindy: (Alterándose ligeramente) “No”.

Alex: “Está bien Cindy. Lo hiciste bien. Creo que necesito hacer el resto de las preguntas a tus padres. ¿Te gustaría jugar con el ordenador de la recepción mientras yo les hago algunas feas preguntas, o preferirías leer esa revista?” (Yo les pedí a sus padres que compraran su revista favorita de camino a mi oficina).

Entonces pregunté a los padres: “¿Qué pasó que fuera significativo entre junio del año pasado y el tiempo en que ella empezó a pedir dormir en la cama con ustedes?” Después de varios minutos de preguntas, el padre dijo: “La única cosa que se me ocurre fue durante una práctica de béisbol, la nariz de Cindy recibió un golpe, y empezó a sangrar. El entrenador le dijo a Cindy que se apretara la nariz, y que echara su cabeza hacia atrás”.

“¿Y ella escupió sangre?” fue mi siguiente pregunta.

“Mucha”, dijo el padre. “Ella la escupió y le salpicó toda la camisa al entrenador. Se disculpó diciendo: `Me moría ahogándome. No podía respirar. ¡Pensé que iba a morir!´”

Morir ahogándose. Morir. Estornudar o toser en clase la hace entrar en pánico. Miedo a dormir sola. Hmmm.

En la segunda visita vi a Cindy a solas. Dialogamos acerca de lo divertido que era hacer películas, dirigir, editar, actuar, etcétera. (Este era el tema de su revista favorita). Una vez que ella se sintió cómoda, hicimos una película de la escena del béisbol. Ya que la actriz de la película (Cindy) estaba alterada, yo le expliqué cómo el hacer tapping a Cindy ahora, ayudaría a la actriz en la película.

“Aunque ella está asustada, ella se acepta profunda y completamente”.

Luego: “Aunque ella siente que está muriendo ahogándose, ella se acepta completa y profundamente”.

También le expliqué que la Cindy aquí se tenía que enfocar en el sentimiento que la Cindy de allá estaba experimentando, para que la Cindy de allá pudiera sentir el cambio también.

Entonces siguieron algunos reencuadres: “Un estornudo es sólo un estornudo y libera cosas que no queremos”.

Y… “Toser es sólo toser, y nos ayuda a respirar mejor”.

Después: “Aunque estornudo y toso, igual que todos los demás, incluyendo a mi actriz favorita, me acepto profunda y completamente…” Observamos la película nuevamente, y Cindy puntualizó que la actriz iba a inclinar su cabeza hacia delante la siguiente vez “porque era tonto dejar que la sangre se fuera hacia su garganta”.

Cindy entonces dijo: “El entrenador va a estar realmente enojado conmigo. Me avergüenza mirarlo”.

Alex: “Está bien. Aunque el entrenador está enojado, y odia mis entrañas, probablemente se debe a que él no puede escupir sangre tan lejos como yo”. Tap, tap, tap.

Alex: “Bueno, ¿Todavía te sientes avergonzada?”

Cindy: “Nooo. Soy sólo una niña pequeña. Él es un adulto. Todo va a estar bien”.

Una llamada telefónica una semana después reveló que su atención en clase se había restablecido, dormía en su propia cama, y estaba llena de travesuras y diversión nuevamente. Los padres piensan que yo camino sobre el agua. Yo creo que este caso fue sólo un ejemplo más de la efectividad y la validez de EFT, especialmente con asuntos centrales.

Dr. Alexander R. Lees

Traducido por Ana Paula Aguirre Hall Escribir a Ana Paula

InEnglish.gif