Hola a todos,

Noten cómo Deborah Miller de México aborda muchas cuestiones en un entorno público. No siempre es fácil probar sus resultados en tales circunstancias pero, sin embargo, puede proporcionar una gran cantidad de beneficios.

Se me invitó a participar en una Feria local de la Salud para niños. EFT es una maravillosa técnica para utilizar en una feria de salud o un evento público. Es fácil de presentar con poca preparación en tanto que obtiene bonitos resultados. De hecho, un payaso me entrevistó y me permitió explicar lo que yo iba a hacer. ¿No te parece que es para divertirse?

Reconozco que «payasear» un poco con los chicos con EFT fue muy divertido. Su apertura, la curiosidad y la voluntad de intentar algo nuevo es delicioso. Tiendo a utilizar la frase «Dedos Mágicos» cuando estoy introduciendo EFT a los niños. Les pregunto si saben que tienen «Dedos Mágicos». Sus ojos suelen estar ampliamente abiertos mientras ellos agitan su cabeza diciendo no. Entonces les pregunto si les gustaría aprender a utilizar sus «Dedos Mágicos». La mayoría de las veces, existe un fuerte sí.

Con esa simple introducción les muestro cómo aprovechar el tapping de los puntos de EFT. Entonces les pregunto si tienen un temor o algo de lo que les gustaría deshacerse. Por lo general, algo viene.

Aquí están algunos ejemplos de lo que los chicos querían cambiar cuando se les dio la oportunidad.

Niño temeroso:

Cuando le pregunté si tenia algunos temores, pude ver en la expresión en su cara que el iba repasando todos los temores que tenía. Era obvio que había muchos y no podía decidir cuál compartir. Dado que vivo en México y aquí a la mayoría de los niños les gusta jugar al fútbol, le pregunté si le gustaba el fútbol y quería jugar mejor. Él asintió; tenía miedo de no ser capaz de patear la pelota.

Hicimos tapping:

Aunque me gusta el fútbol pero no soy muy bueno en eso, soy un niño bueno.

Aunque quiero dar patadas a la pelota, y tengo miedo que hacerlo mal, soy un gran niño.

Aunque yo no pateo muy bien la pelota, soy realmente un gran niño.

Ceja: No doy patadas a la pelota muy bien.

Lado del Ojo: No me siento confiado.

Bajo del Ojo: Siento miedo. El miedo está en mi vientre.

Bajo la Nariz: El miedo en mi vientre no me deja patear la pelota.

Bajo los Labios: No quiero lucir mal o que los demás niños se rían de mí.

Clavícula: no estoy seguro.

Bajo el brazo: Me siento mal, así que no intenté muy duro.

Coronilla: Bueno, puse «Poder» en mi vientre.

Ceja: puse «Poder» en mi vientre para que me ayude a patear la pelota.

Lado del ojo: me imagino pateando la pelota muy bien. Me veo haciéndolo.

Bajo el Ojo: me imagino a mí mismo pateando la pelota muy bien. A mí me gusta. Es divertido.

Bajo la Nariz: me divierto jugando al fútbol. Se supone que es divertido. Se trata de jugar.

Bajo los Labios: me divierto jugando sin importar lo que nadie dice.

Clavícula: Tengo «Poder» en mí, así que puedo jugar bien y divertirme.

Bajo el brazo: Soy un jugador del equipo y eso también me ayuda a hacer amigos.

Coronilla: Es tan divertido patear el balón cuando tengo «poder» en mi vientre.

Sus ojos se aliviaron. Su miedo se fue. El podía imaginarse a sí mismo jugando bien, patear la pelota bien, y tener mucha diversión. A pesar de que no tocamos ninguno de los otros miedos, poner el «poder» en su vientre era mi forma de ayudarlo a recuperar su propio sentido del poder, no en función de lo que otros querían, pensaban o sentían sobre él. Eso, evidentemente, ayudó.

Más tarde lo vi pasar y le pregunté cómo se sentía. Sus ojos estaban brillantes cuando dijo que se sentía «¡Bien!» Su postura era erguida y, literalmente, parecía más alto, más fuerte y en su propio poder.

Tapping con un Adolescente llevó a Tapping Familiar por Miedo de Mariposas

Una joven dama en su adolescencia tardía llegó con miedo a las mariposas. Ahora, este no es un temor habitual, pero, evidentemente, era muy fuerte para ella. Le pregunté qué tan fuerte era su temor. Era de un 10 en una escala del 0 al 10, sólo de pensar en ellas. Yo empecé el tapping con ideas simples como:

Aunque tengo miedo de las mariposas, soy una joven genial.

Aunque tengo miedo de las mariposas cuando la mayoría de la gente piensa que ellas son hermosas, me amo y me acepto.

Aunque las mariposas me aterran, me amo y me acepto.

Ceja: El miedo de las mariposas

Lado del Ojo: Miedo de mariposas, que ellas se sentarán en mi cabeza.

Bajo el Ojo: un miedo que he tenido desde que era pequeña, 4 años de edad mas o menos.

Bajo la Nariz: Ellas me asustan. Yo tengo miedo que me hagan algo a mí.

Bajo los Labios: Yo sé que no es lógico tener miedo de algo como las mariposas pero ellas me asustan.

La clavícula: He estado asustada de las mariposas tanto tiempo, que no puedo recordar por qué, yo solo recuerdo el miedo y me siento asustada cada vez yo veo una.

Bajo el brazo: Mi temor a las mariposas

Coronilla: Mariposas sentadas en mi cabeza me asustan. Tengo que usar un sombrero para evitarlo. (Ella llevaba un sombrero la mayor parte del tiempo en caso de que una mariposa pudiera andar cerca)

Le pedí comprobar su nivel de intensidad. Había descendido a un 4 de 10. Le pregunté qué era lo que le daba miedo de las mariposas. ¿Eran lo que parecían? Ella negó con la cabeza. Yo agité suavemente mis manos cerca de mi cabeza y le pregunté si esa era la manera en que se movían. Ella literalmente saltó hacia atrás. Definitivamente un signo de que ese movimiento le causaba temor. Le pregunté si recordaba la primera vez que una mariposa la asustó, pero ella dijo que no, solo que era muy joven alrededor de 4 años, que se había sentido así siempre.

A pesar de que el movimiento de las mariposas es lo que me asusta, me amo a mí misma.

A pesar que los movimientos de las mariposas son oscilantes, ellas me asustan…

Aunque odio ese movimiento especialmente cerca de mi cabeza, me amo a mí misma.

Ceja: Esa oscilación horrible.

Lado de Ojo: Me asusté. Yo no sabía lo que era. Yo era tan pequeña.

Bajo el brazo: Mi miedo a las mariposas

Bajo el Ojo: Era tan grande. Yo la sentía alrededor de mi cabeza. Tuve miedo que fuera a atacarme.

Bajo la Nariz: Era grande y aleteaba.

Bajo los Labios: Yo era tan pequeña y ella parecía tan grande. Yo no sabía lo que iba a hacer.

La clavícula: Quizá se sentó en mi cabeza o aleteó alrededor de mi cabeza.

Bajo el Brazo: No importa. Es sólo una mariposa. Ellas no hacen nada.

La coronilla: Hay mariposas negras grandes aquí pero no hacen nada. Ellas apenas tiemblan. Eso es todo. (Aquí en México hay un tipo de polilla que es grande y negra – aproximadamente 12 cm que pueden ser intimidantes sobre todo si usted es pequeño)

Ceja: Puedo dejar ir mi miedo. Ellas no hacen nada. Sólo aletean.

Lado del ojo: No son perjudiciales. Sólo se mueven en forma graciosa.

Bajo el Ojo: dejo ir mi miedo. Tengo mi sombrero puesto para proteger mi cabeza.

Bajo la Nariz: Me siento protegida. Aun sin mi sombrero estoy protegida porque no hacen nada.

Bajo los Labios: Dejo ir el miedo. Me relajo. Observo la mariposa.

Clavícula No hace nada, pero se mueve alrededor. Puedo dejar ir mi miedo y relajarme.

Coronilla: Estoy libre de este temor. Incluso el aleteo no me molesta. Por fin, soy libre de este temor. Me siento bien.

Después más tarde le pregunté si el aleteo le molestaba. No. Moví mis manos como antes en mi cabeza. No hubo respuesta. No le molestaban. Le pedí imaginar un gran aleteo de mariposa alrededor de su cabeza. No se activó. Le pedí imaginar que se sacaba sombrero y veía una mariposa aleteando por su cabeza. Aún no se desencadenó. Nos detuvimos en este momento porque no pudimos encontrar un disparador, pero por supuesto, la prueba final será en el momento en que vea una mariposa. Tengo la sensación de que va a estar bien.

Hermana enojada

Como ya había terminado con la joven y su temor de las mariposas, ella señaló a su hermana menor y me preguntó si podría deshacerse de su ira. Su hermana estaba enfadada todo el tiempo, gruñona, beligerante, insolente y reticente a hacer nada. La hermana estaba de acuerdo con el tapping porque ella dice que no quiere estar enfadada. Ella no sabe por qué se siente enojada, pero lo está. Todo la irrita. Hicimos tapping en su ira

Aunque yo estoy enfadada todo el tiempo y no sé por qué, yo me amo.

Aunque soy gruñona y enfadada con todos y sobre todo, yo soy una muchacha buena.

Aunque yo estoy enfadada conmigo y todos los demás sobre todo sin saber por qué, yo me amo.

La ceja: Todo este enojo.

El lado de Ojo: Todo este enojo guardado dentro de mí.

Bajo el Ojo: Todo el enojo estallando fuera de mí. Yo no puedo controlarlo.

Bajo la Nariz: El enojo viene, se vierte fuera de mí y yo no puedo detenerlo.

Bajo los Labios: Ni siquiera sé por qué lo siento. Yo odio eso.

La clavícula: No me gusta estar enfadada pero no lo puedo detener.

Bajo el Brazo: Todo este enojo.

Coronilla: Yo estoy tan enfadada todo el tiempo. Es tan frustrante.

La ceja: Suelto el enojo. Yo no lo necesito.

Lado del Ojo: Suelto el enojo porque no me gusta.

Bajo el Ojo: Yo ni siquiera siento como que fuera mío, por lo que puedo soltarlo.

Bajo la Nariz: Esto no se siente como mi enojo por eso puedo librarme de él.

Bajo los Labios: Yo tiro el enojo y en su lugar pongo paz y amor en mi cuerpo.

Bajo el brazo: Elijo estar contenta, relajada y en paz.

Coronilla: Elijo sentir amor y felicidad. Esa es la que yo realmente soy. Me deje llevar por la ira y elijo sentirme bien.

En este punto, la joven sintió como si un enorme peso se levantara fuera de ella. Ella no pudo encontrar ira dentro de sí. Se sentía realmente bien.

El Enojo de mamá

Nos volvimos a mirar a su madre y la encontramos llorando suavemente. Cuando le pregunté por qué, ella dijo que mientras nosotros estábamos en el tapping ella recordó su niñez y cuán enfadada ella había estado todo el tiempo. Ella sintió su propio enojo cambiando durante la sesión de la hija. Estaba feliz que su hija no necesitara sentir ese enojo. Nosotros hicimos tapping para la mamá:

Aunque estuve enfadada toda mi niñez, yo me amo.

Aunque me lastima ver a mi hija enfadada todo el tiempo como yo lo estaba, me amo a mi misma.

Aunque yo sentía que debo de haber pasado mi enojo a mi hija y era por mi culpa, yo me amo y me perdono.

La ceja: Me perdono por sentir rabia.

Lado de Ojo: Yo sentía todo ese enojo cuando yo era niña.

Bajo el Ojo: Viendo a mi hija soltar su enojo me recordó de cuan enfadada yo estaba cuando era joven.

Bajo la Nariz: Estoy tan feliz que ella no tenga que llevar ese enojo como yo.

Bajo los Labios: Me siento culpable de habérselo pasado a ella de algún modo.

La clavícula: Yo me perdono y permito ir la culpa y ese viejo enojo almacenado.

Bajo el Brazo: No me ayuda, así que lo dejo ir. El pasado ha terminado.

Coronilla: Yo escojo sentirme en paz también. Escojo sentirme tranquila y feliz. Eso es quién yo realmente soy.

A estas alturas la mamá estaba completamente calma. Ella recogió el guión y el audio de EFT que tengo para el “Enojo” para guiarla y ayudarla a limpiar cualquier enojo restante. La familia entera se alejó del brazo pareciendo mucho más feliz.

El muchacho del béisbol

Este muchacho de 9 años ama jugar al béisbol. Él es un centrocampista y estaba teniendo problema para atrapar la pelota. Le hizo sentirse mal. Él no quería decepcionar a su equipo, su papá, o a él mismo. Nosotros hicimos tapping en lo siguiente:

Aunque yo amo el béisbol, dejo caer mucho la pelota y eso me hace sentir mal, yo soy un niño bueno.

Aunque me preocupo porque realmente dejaré caer la pelota más de la cuenta, yo soy un gran niño.

Aunque no quiero cometer un error, yo soy un muchacho bueno.

Ceja: Yo amo jugar al béisbol pero me preocupa que no soy bueno en eso.

Lado de Ojo: Me preocupa que dejaré caer la pelota cuando una pelota venga hacia mí.

Bajo el Ojo: No quiero fallar. Sería vergonzoso.

Bajo la Nariz: Hay mucha presión para jugar bien.

Bajo los Labios: Yo no me siento seguro.

La clavícula: No quiero que nadie se ría de mí.

Bajo el Brazo: Yo quiero jugar bien porque amo el béisbol, pero no creo en mí.

Coronilla: No tengo mucha confianza en que yo puedo hacerlo.

La ceja: Yo escojo imaginarme jugando bien. Yo puedo hacerlo.

Lado de Ojo: Yo me imagino divirtiéndome tanto tomando la pelota.

Bajo el Ojo: Yo imagino qué bueno se siente oír la pelota chocar en mi guante cuando capturo la pelota.

Bajo la Nariz: Levanto mi brazo alto mostrando a todos que yo tengo la pelota. Y todos aplauden.

Bajo los Labios: Yo me siento tan bien. Yo sé que puedo hacerlo. Yo puedo capturar la pelota.

La clavícula: Yo practico imaginándome cogiendo la pelota una y otra vez. Yo la capturo cada vez.

Bajo el Brazo: Yo me siento grande. Estoy divirtiéndome tanto que no me preocupo por nada.

Coronilla: Yo sé que yo soy un gran niño y puedo hacer cualquier cosa que ponga en mi mente.

La mirada en su cara me mostró que él podía verse alcanzando la pelota, mientras se divertía y sintiéndose seguro sobre jugar al béisbol. Él lo confirmó. Se marchó entusiasmado sobre su nueva habilidad en el tapping y en visualizar para ayudarlo a jugar bien al béisbol.

Deborah Millar

Traducido por Ana Maria León – Escribir a Ana Maria

InEnglish.gif