Hola a todos y todas


Susan Bolstad de Noruega aplica EFT mecánicamente a dos asuntos físicos severos. Estos son excelentes ejemplos del uso de EFT “en el momento” como primeros auxilios. Como comparte Susan, “El hecho de que uno puede utilizar EFT en cualquier lugar, a cualquier hora, en casi cualquier cosa, sin medicamentos, sin interferir con otras terapias son ventajas fantásticas que me hacen feliz y confiada en aplicar la técnica.” Se debe consultar un médico en todos los casos médicos.

Por Susan Bolstad EFT-ADV

Incidente #1: Mi Asma, pulmones y bronquios adoloridos. Yo había asistido a una reunión de pintores aficionados en una ciudad cercana. Me pidieron que asistiera porque había ganado un hermoso libro de arte en uno de sus sorteos y tenía que ir a recogerlo. En el camino de regreso me di cuenta de que casi no me quedaba tiempo para alcanzar el tren, pero, como ya estaba oscuro, hacía aire y llovía, no resultaba muy tentador quedarme sola a esperar en la estación del tren.

Corrí tan fuerte como pude, con mi abrigo agitándose al viento y la lluvia cayéndome de costado. Conforme me acercaba al andén me di cuenta de que mi tren todavía estaba allí, pero ya el conductor hacía sonar el silbato, agitaba la bandera y el tren estaba arrancando. Los músculos de mis piernas ardían, sentía que mis pulmones explotaban, mis bronquios estaban muy lastimados, mi cuerpo se sentía hinchado por el esfuerzo y yo luchaba para respirar.

Yo me senté y trataba de reunir fuerzas para levantarme de nuevo, y regularizar mi respiración. Quedé allí desplomada durante 10 a 15 minutos, mientras me las arreglaba para levantarme y dirigirme a otro andén, al que llegaría mi próximo tren dentro de 59 minutos.

Estando sentada allí sentí cuánto dolor experimentaban mis bronquios y pulmones, definitivamente un nivel de intensidad de 10, y casi de forma instintiva comencé a dar masaje a mis zonas doloridas. Masajeé y masajeé, imaginándome que, al ser tan consciente de cuál era el problema, podía omitir de momento las palabras.

Apliqué tapping a los puntos de mi clavícula, y de nuevo di masaje a las zonas doloridas, pensando entonces las palabras en mi interior «estos pulmones doloridos, estos bronquios doloridos.» En un tiempo corto el jadeo estaba desapareciendo, mi intenso esfuerzo para obtener oxígeno se había marchado- y había vuelto a un ritmo respiratorio más tranquilo y natural. Yo estimaría haber bajado aproximadamente a un nivel de 1 en pocos minutos. El síntoma que quedaba era un poco de aspereza en la garganta. .

Normalmente, después de una experiencia como ésta, yo pescaría un resfriado o una gripa –cualquier cosa que anduviese rondando –pues mi sistema inmune estaría expuesto. Esta vez volví a la normalidad en un tiempo record, aunque no hice tapping para mi voz en sí, esta se reestableció unos pocos días después.

Incidente #2: Dolor en Disco Vertebral. Me mudé a Noruega desde Pennsylvania hace 20 años, y mis padres aún me llaman cada dos semanas para ponerse al día de las nuevas de sus niños y de sus nietos. Mi madre estaba recuperándose de una neumonía pocas semanas después de que le aplicaran una vacuna contra esa enfermedad, lo que resultaba bastante extraño. Me pareció que ella se escuchaba bastante bien teniendo en cuenta todo por lo que había pasado, una estancia en el hospital, varios antibióticos distintos que le suministraban a su sistema, así como una solución salina para la deshidratación. Debido a la gravedad de la neumonía los miembros de nuestra familia nos sentíamos muy aliviados de que se estuviese recuperando por lo que no pensábamos en otros problemas ni en el dolor que ella pudiese estar experimentando. (Un amigo y yo le habíamos aplicado tapping en sustitución para la neumonía durante la semana anterior).

Mientras estábamos platicando por teléfono su voz cambió- ella estaba en medio de un dolor espantoso. Hacía poco se había descubierto que uno de los discos de la parte más baja de su espalda, el 3º partiendo de la base, estaba hecho añicos. Esto pudo haber ocurrido durante una caída escaleras abajo muchos años atrás. Los pedazos del disco son puntiagudos y le oprimen la columna, causándole este agudo e inmenso dolor, de 10 en la escala de intensidad del 0 al 10. Su voz cambió mientras ella trataba de encontrar alivio, y ella estaba entrando en pánico por la intensidad del dolor y gritando que no podía respirar. Yo sentí que debía ayudarla de algún modo- ¿cómo podía hacer esto a tantos miles de millas de distancia? Comencé a rezar intensa y amorosamente, y también a visualizar a mi madre estrechada entre los brazos de un ángel. También le di instrucciones para hacer tapping en los siguientes puntos, como hacemos en EFT, aunque yo no sabía si ella podía y quería hacerlo.

Más de dos años antes yo le había aplicado tapping, en un restaurante chino, para una migraña que comenzaba, y me pareció que ella estaba escéptica –sus síntomas desaparecieron y ella dijo varias veces “En verdad es muy raro pero ya no tengo las luces que parpadean – Me siento bien”. Ese día, más tarde, allá en el verano del 2003, ella pudo disfrutar de una riquísima comida con sus tres nietos –de dos continentes – en una rara y especial ocasión.

Ella sabe que su hija (¡yo!) ahora maneja después de una duradera fobia a conducir, gracias al uso de EFT, y que su yerno se ha curado de sus frecuentes pesadillas realistas, luego de que su nieto le aplicara tapping para ello – ¡cuando apenas tenía 8 años de edad! Pero yo no sentía que ella estuviera convencida todavía, y por lo tanto no estaba segura de que ella fuera a proceder con esto, además de que ella parecía estar en retirada y menos dispuesta a escuchar a causa de la experiencia con su disco.

Le di instrucciones, entre sus gritos de dolor, para que hiciera tapping: en el interior de la ceja, en el exterior del ojo sobre aquel hueso, debajo del ojo, debajo de la nariz… en este punto su dolor era tan terrible que yo no estaba segura de que ella estuviese al teléfono cuando dijo que tenía que irse y pensé que se estaba poniendo un parche para el dolor sobre el área. Entonces traté de pensar rápidamente y he encontrado mucho alivio para el dolor, y también para el miedo, al utilizar el Punto Karate así como el dorso de la mano con otras personas a quienes había ayudado – así que traté de mandar un mensaje para localizar esas zonas.

Entonces me di cuenta de que sólo le estaba hablando a mi padre, pero ¿qué había pasado con mi madre? Había silencio, yo me preguntaba – ¿se desmayó? Le pregunté a mi padre –él me dijo que estaba parada cerca. Entonces ella volvió al teléfono y yo le pregunté qué había pasado –el dolor se había ido.

Yo pensé que tal vez ella se había puesto un parche para el dolor y que aquel había comenzado a actuar. Sin embargo le pregunté directamente, «¡¿Qué pasó?!» Su respuesta me sorprendió (y me complació). «Hice tapping», dijo tranquilamente, «Esos analgésicos no lo hacen todo por mí. Ahora – ¿dónde estaba ese punto sobre la mano?»

Debido a la intensidad del dolor y al hecho de que ella caminaba apartándose del teléfono, mientras continuaba con el tapping, era difícil obtener una lectura continua del nivel de intensidad. Pero parecía como si el tapping hubiese hecho el truco, y ella estaba dispuesta, sin problemas, a proseguir la conversación telefónica, cambiando esta vez de tema al de la acupuntura y el tapping, y ciertamente al de encontrar «aquel diagrama de puntos de tapping de EFT» que yo le había enviado en otra ocasión.

No puedo expresar lo maravilloso que fue poder transmitir la técnica de EFT –por teléfono desde tanta distancia, en una situación aguda, y que mi madre experimentase esa clase de alivio. Pensé que tal vez sería útil pasar información a mis padres vía e-mail vinculando aquello con lo que están familiarizados en el tema de fisiología, con los meridianos y el efecto del tapping, a fin de ayudarles para que se sientan dispuestos a utilizar la técnica en el futuro.

En mi experiencia, a veces me encuentro a mí misma tratando de tender un puente entre aquellos que sólo están familiarizados con los métodos alopáticos, y aquellos que están dispuestos a intentar «cualquier cosa que funcione». Estos últimos no necesitan ser convencidos, puesto que saben que «por la muestra se conoce el paño». A los primeros les gustaría que se les mostraran pruebas tangibles que avalen el tapping.

Encontré un extracto en un libro titulado Acupressure: How to Cure Common Ailments the Natural Way (Acupresión: Cómo Curar Enfermedades Comunes por Medios Naturales) de Michael Reed Gach: «Estimular estos puntos mediante presión, agujas, o calor provoca la liberación de endorfinas, que son los neuroquímicos que alivian el dolor. Como resultado se bloquea el dolor y se incrementa el flujo de sangre y oxígeno hacia el área afectada. Esto causa que los músculos se relajen y facilita la curación.»

Yo he utilizado EFT en mi propia vida con varios retos de la familia, así como con amigos, conocidos y con unos pocos clientes. El hecho de que uno pueda utilizar EFT en cualquier lugar, a cualquier hora, prácticamente a cualquier asunto, sin emplear drogas ni interferir con otras terapias son ventajas fantásticas que me hacen feliz y me dan confianza para usar la técnica.

Atentamente,

Susan C. Bolstad, EFT-Adv.

Lier, Noruega

Traducido por Francisco Murillo Domínguez