Tenemos muchos informes sobre tapping a distancia para niños que lloran en aviones. Mientras no somos 100% exitosos en esta área, hay demasiados informes impresionantes como para ignorarlos. En este artículo, Soya Lee aplica EFT a distancia de parte de un niño que ha estado enfermo por 4 días. No solamente el llanto cedió sino que el niño mostró signos obvios de “mejorar repentinamente” en un lapso de 20 minutos.

Por Soya Lee

Hola Gary,

Disfruté tu seminario en Costa Mesa y aprendí que hay más flexibilidad para EFT de lo que pensé al principio.

He tenido una interesante oportunidad para usar EFT durante mi vuelo de regreso a Michigan.

Me senté en una fila en la parte trasera del avión junto a una mamá con su pequeña niña. Como suele ocurrir, la pequeña comenzó a llorar al comienzo del vuelo y continuó llorando prácticamente durante el vuelo entero de regreso a Detroit. Al principio, pensé que la niña estaba llorando porque estaba malhumorada, cansada y hambrienta, o que necesitaba que le cambiaran el pañal. Por lo tanto le hice tapping a distancia en todos esos aspectos. No hubo cambio. Entonces me detuve pensando que mi técnica no estaba funcionando o yo no la estaba haciendo correctamente (soy relativamente novata en esto) y soporté los llantos estridentes por las 3 horas siguientes. La pobre niña estaba inconsolable.

La madre me sorprendió mirando a su niña en un momento y en tono de disculpa dijo que la niña estaba enferma y no podía hacer demasiado por ella. ¡Ajá! ¡Era eso! Hice tapping por la enfermedad. Interesantemente, unos pocos minutos después, una mujer se paró al lado para darle a la madre unas medicinas para la niña, pero la madre rehusó diciendo que la pequeña niña había estado vomitando y no era capaz de retener nada. Hice tapping a distancia por los vómitos, la cara roja, las lágrimas y el malestar general por cinco minutos. Entonces de a poco la niña empezó a tranquilizarse. 20 minutos más tarde, la pequeña niña empezó a jugar y a hablar y su cara roja simplemente pareció aclararse. ¡Se veía como una niña distinta!

Inmediatamente después, estábamos aterrizando y estábamos por desembarcar. La madre hacía repetidamente muchos comentarios a su hija, “¿Uau, te estás empezando a sentir mejor?

La pequeña niña estaba feliz y muy parlanchina y la madre comentaba a alguien detrás nuestro “Estuvo enferma por 4 días y fue el INFIERNO! pero parece que repentinamente se puso mejor”.

Me sentí como la diosa de las hadas y el EFT fue la varita mágica. ¡Uau!

Soya Lee

Traducido por Martin Jones – Escribir a Martin

Ver el artículo original en inglés