Tenemos aquí un caso fascinante de Baerbel Froehlin en el que se usa EFT a distancia para tranquilizar a un hombre discapacitado mentalmente. Observe el lenguaje usado y cómo se produce el resultado aunque este hombre se encontraba a muchas millas de distancia.

Por Baerbel Froehlin, CHt./HypnoCoach, EFT-ADV

Estoy ansiosa por comentarles las enormes diferencias positivas que algunos de mis clientes han experimentado con gente o situaciones que parecían sin esperanza y lejos de cualquier mejoría.

Este caso se trata de «Ana» y su esposo «Bill».

Bill padece de diabetes, es alcohólico y bipolar. Tiene altibajos extremos, con frecuencia impredecibles y un comportamiento agresivo. Puede tener arrebatos explosivos en cualquier momento, según transcurra su vida. Él es maestro de niños trastornados y a diario debe lidiar con rabietas y conductas violentas resultantes de abusos emocionales e incluso físicos de sus estudiantes adolescentes.

Últimamente lo difícil que haya sido su día influye en gran medida en sus estados de ánimo; Ana (su esposa) nunca sabe en qué condición emocional estará cuando llegue a casa. A causa de que padece de diabetes, el azúcar de la sangre se puede incrementar considerablemente y empeorar las cosas. Con anterioridad, Bill ha mostrado atemorizantes arrebatos furiosos y totalmente incontrolables en situaciones difíciles.

Un día me llamó Ana muy contrariada, contándome que Bill tuvo una experiencia de violencia en el camino, en la cual algunos tipos del carro cercano a él trataron de sacarlo de la carretera, lo que derivó en una confrontación aterrorizante en la que uno de ellos lo encañonó con un arma a través de la ventana.

Es fácil que uno imagine la cantidad de furia, miedo y agresión que Bill padeció antes de que terminara todo. Llamó a Ana para contarle la historia completa, despotricando y maldiciendo a todo lo que daba, como siempre. Ana deseaba un consejo para poder manejar la situación; tenía mucho miedo de que él pudiera provocar todo tipo de problemas en su trabajo. Se le conoce por haber sido arrestado por no poder controlar su ira en el pasado. Ana quería saber si yo podría hacer una sesión de emergencia con Bill en cuanto llegara a casa.

Resultado de imagen para bipolaridad

Sólo pensé en que podría hacer EFT a distancia. Bill andaba por ahí, de alguna manera fuera de mi alcance. Ana estaba fuertemente aterrorizada de lo que pudiera suceder si Bill no se tranquilizaba. Le sugerí que hiciera _tapping_ por él de la siguiente manera:

_Yo soy Bill… ¡y estoy fuera de mí! Esos malditos me apuntaron con un arma… y aún puedo sentir el impacto de ese momento en mí._

_Yo soy Bill… siento que podría matarlos a todos… esos imbéciles del auto… me empujaban fuera del camino… ¿quiénes se creen que son?_

_Yo soy Bill… y aunque todavía siento que la sangre se enciende en mis venas… y los latidos del corazón acelerados… sé que necesito tranquilizarme ahora… por lo menos un poco._

_Yo soy Bill… puedo respirar profundamente y empezar a relajarme… tan sólo un poco… me siento bien al relajarme… me estoy sintiendo mejor… ahora._

_Yo soy Bill… y escojo liberarme de lo que me sucedió… comienzo a sentirme más seguro ahora mismo… y decido calmarme aún más… todo estará bien de nuevo… ¡y yo me amo y me acepto profunda y completamente ahora mismo!_

Ana se comunicó conmigo más tarde, diciéndome que había llamado desde su trabajo un Bill sorprendentemente contenido y calmado; habló tranquilamente y sin su furia habitual. ¡No sucedió nada de lo que Ana había pensado ese día! Incluso olvidamos la sesión de emergencia que teníamos planeada para Bill; ya estaba lo suficientemente bien sin ella.

¡Amor y paz para todos!

Baerbel Froehlin, CHt./HypnoCoach, EFT-ADV

Traducido por Ricardo Viesca «Escribir a Ricardo»:mailto:[email protected]