Maridale Moore utiliza la receta básica de EFT, recién sacada del Manual de EFT, con resultados inmediatos. Entre otras cosas, dice: «Al cabo de unas pocas secuencias, ¡mi alergia al polen desapareció! Hasta el momento no he vuelto a tener más síntomas».

De Maridale Moore

Estimado Gary:

Mi hija compró tus DVD. Yo me bajé el manual y me suscribí al boletín. Leí un montón de ellos, me pareció interesante y lo arrinconé para hacerlo más adelante, cuando tuviese más tiempo. Me pareció que hacerlo adecuadamente supondría un montón de trabajo.

COMENTARIO DE GC: No es el caso. Los aspectos básicos son bastante simples.

De vez en cuando leo el boletín, pero normalmente simplemente lo paso a una carpeta.

Esta primavera fue mala para mi alergia al polen; mis remedios de hierbas habituales no me habían dado tan buen resultado. Hace unos días el escozor de ojos me estaba volviendo loca. Me llegó un boletín de EFT y pensé: “¿por qué no?”; así que saqué el manual, practiqué la receta básica unas cuantas veces y la probé con “escozor de ojos”. El escozor de ojos paró, pero entonces me comenzaron a llorar, así que hice tapping en los ojos acuosos. Funcionó… y entonces comencé a estornudar; por lo que traté “alergia al polen”. Al cabo de unas pocas secuencias, ¡mi alergia al polen desapareció! Hasta el momento no he vuelto a tener más síntomas.

Hace poco estaba en el ordenador, leyendo uno de los últimos boletines cuando me picó una avispa en el cuello. Mientras mi marido mataba la avispa, yo comencé a hacer tapping. Al cabo de varias secuencias no me dolía ya ni había ninguna hinchazón. Mi marido me dijo que lo había tenido rojo y que había comenzado a hincharse. Antes, siempre que me picó una avispa, me dolió; además, una vez que desaparece el hinchazón normalmente pica durante unos cuantos días, mucho más que una picadura de mosquito. En esta ocasión, no hubo picor y, quitando la picadura inicial, ¡no hubo dolor!

¡Gracias! Esta es una herramienta valiosa que puedo seguir usando… con todo.

Maridale Moore

Traducido por Ana Saval-Badía – Escribir a Ana