Esta importante historia por José Manuel Hoffman de México muestra cuán sorprendentemente eficaz puede ser EFT para las cuestiones de auto imagen.

Por José Manuel Hoffman

Saludos desde Aguascalientes, Aguascalientes. Mi nombre es José Manuel Hoffman. Soy practicante de EFT desde hace algunos meses y trabajo otro tipo de terapias en diferentes centros de atención. Este caso ocurrió en un grupo de autoayuda.

Soy miembro de un grupo de autoayuda para alcohólicos, neuróticos y drogadictos. En este grupo he tenido la oportunidad de practicar lo que he aprendido de EFT y los resultados son magníficos y el que te narro a continuación es uno de los que me han dejado maravillado.

Este amigo al que llamare “P” tiene un problema de alcoholismo que sin ser grave es incomodo para él porque en su trabajo lo molestaban mucho sus compañeros. También presenta una lesión cerebral que le causa que no se concentre bien y eso hacía que sus compañeros de trabajo lo humillaran y lo invitaban a tomar para burlarse de él y abusar de su nobleza y buen corazón haciendo que limpiara los desordenes que se ocasionaban por la borrachera así como lo utilizaban para hacer mandados. Lo anterior lo supe después de trabajar EFT con él.

Es bien sabido que el alcoholismo como las adicciones en general son ocasionadas por algún bloqueo emocional. El problema con “P” es que cada ves que le preguntaba por su pasado o algún evento de su niñez me decía “no me acuerdo”, así que imagínate la frustración que yo sentía. Hice tapping en mí para dejar ese sentimiento y permitir que la intuición fuera la que trabajara y pedirle a mi poder superior (DIOS) Que solo me permitiera ser su conducto. “Aunque me siento frustrado… permito que Dios obre a través de mi, etc.…” Así, después de dos rondas me ILUMINE. “P” no mira a nadie directamente a los ojos. Lo que hice fue que me senté muy cerca de él y constantemente le decía mírame “P” y le preguntaba sobre su niñez. Esto funcionó mejor pero aun no había nada en qué trabajar así que utilicé lo obvio. Hicimos tapping en su concentración; yo tocaba sus puntos y el solo repetía.

Aunque estoy nervioso… yo me amo y me acepto total y completamente.

Ceja: No me puedo concentrar

Lado Ojo: Me da miedo verte de frente

Bajo el ojo: No quiero que te burles de mi (aquí el asintió con la cabeza así que me dio una entrada)

Nariz: No soy tonto

Mentón: Tengo miedo de hablar.

Clavícula: No se como decir las cosas.

Axila: Las personas se burlan de mí

Coronilla: No me digan tonto.

Aquí el lloró mucho y con sus pocas palabras me narró episodios de su vida que me dejaron atónito de la cantidad de humillaciones que por su nivel económico y su discapacidad había sufrido. Gracias a ello pudimos trabajar con tapping y como siempre EFT funcionó de maravilla.

A 2 meses de este evento con seguimiento semanal puedo decir que “P” no solo ya no se alcoholiza sino que también no permite que se le humille y su vocabulario es mas amplio así como su poder de comunicación. Pero lo mas maravilloso es que ahora el busca los ojos al hablar y te sostiene la mirada con una ternura grandísima.

Gracias.

José Manuel Hoffman, EFT practicante.

Traducido por Ana Maria León Escribir a Ana Maria