Los niños pueden alterarse fácilmente por sucesos en el mundo que los rodea y a veces estas alteraciones o mortificaciones pueden llevarse hasta la adultez creando temores y limitaciones que duran toda la vida. Afortunadamente, a menudo podemos atrapar el problema a tiempo como en el caso de Kim Eisen y su nieta-sobrina. Observe como Kim hace varios intentos antes de caer en el enfoque correcto.

Por Kim Eisen

Hola Gary, (más sobre los niños)

Normalmente, los niños aman los animales, hasta que sucede algo que los hace pensar diferente. Mi nieta-sobrina estaba en mi casa y el más viejo de mis gatos, que no esta acostumbrado al bullicio y los juegos de los niños, le dio un susto cuando a la niña fue a acariciarlo… el gato le lanzó un zarpazo y la arañó. La niña se alteró tanto que no podía hacer nada para que dejase de llorar, así que le pregunté si podíamos tratar algo para ayudarla a sentirse mejor y me dijo «si».

Le expliqué que ella tenia unos botones mágicos para hacerla sentir mejor y que yo le enseñaría donde se encuentran tocándolos en su cuerpo. Luego le pedí que dijera lo mismo que yo de manera que así sabría que hacer. Y empecé con Aunque (gato) me golpeó, yo soy una gran chica, 3 veces mientras hicimos tapping en el punto de karate.

Luego hicimos la Receta Básica usando la siguiente frase recordatoria (gato) me golpeo. Ningún éxito. Entonces probé Aunque yo pienso que no le gusto a (gato), sigo siendo una gran chica, y luego la Receta Básica sin éxito alguno. Luego, Aunque (gato) no está acostumbrado a los niños, yo me amo. Cero éxito.

Hmmmm. Entonces se me ocurrió, Aunque (gato) hirió mis sentimientos y no sé por qué me hizo eso, sigo siendo la mejor de las chicas con la frase recordatoria (gato) hirió mis sentimientos y no sé por que me lo hizo. Bingo. Hecho. Ahora está feliz.

Repasando la historia, me di cuenta que estaba trabajando el hecho y no los sentimientos lo que impedía el avance. Aunque yo debía saberlo…

A menudo cuando algo así le sucede a un niño, ellos se mantienen temerosos del animal a partir de ese momento. Pero, cuando ella volvió dos semanas mas tarde, entró preguntando por (gato) y se le acercó y lo acarició como si nada hubiese sucedido. Y felizmente, el animal estaba en su mejor comportamiento.

Kim Eisen

Traducido por Leopoldo Proaño

InEnglish.gif