Gillian Wightman de Escocia nos lleva a través del mecanismo interno de un caso complicado. Por favor tenga en cuenta el énfasis que ella hace con respecto a que los practicantes sin experiencia «no deben ir a donde no pertenecen.»

Por Gillian Wightman, EFT-ADV

Gary,

Estoy compartiendo esta experiencia porque creo que puede ser de interés para los profesionales de la salud mental y un recordatorio para todos de lo importante que es escuchar y reflejar de vuelta a las personas sus palabras exactas sin comentarios.

Recientemente recibí una llamada telefónica de una joven mujer que me pidió que la ayudara a tomar una decisión acerca de dónde debía ella vivir ya que sabía que yo también uso Kinesiología. Le expliqué que la ayudaría a aclarar la confusión para que pudiera tomar su propia decisión, yo no uso Kinesiología de esa manera. Le hice todas las preguntas normales acerca de los medicamentos y su historia como parte de la información estándar y me dijo que estaba tomando medicamentos para la ansiedad.

Comencé la sesión con su angustia de que ella no parecía poder tomar una decisión sobre si regresar a su propia casa y sus sentimientos de estar bajo presión para tomar esta decisión.

Aunque no sé qué hacer, se siente como si mi cerebro se hubiera apagado, simplemente no puedo pensar, no puedo tomar una decisión…

Aunque tengo miedo de que la gente se va a enojar conmigo porque no sé qué hacer…

Le expliqué que cuando trabajo con personas que tienen que tomar una decisión, normalmente les hago mirar ambos lados y eliminar cualesquiera posibles bloqueos o emociones para que al final se sientan cómodas con cualquier decisión que tomen. Para iniciar el trabajo, muchas veces les pregunto las ventajas y desventajas.

Eso es lo que hicimos, las desventajas eran que en su casa hacía frío, ella no podía darse el lujo de prender la calefacción, y le molestaban los vecinos. Las ventajas eran que su padre odiaba que ella viviera en casa. A medida que hablábamos y yo le pedía que imaginara su propia casa, ella estaba teniendo fuertes sentimientos de incomodidad. Mientras empezaba a hacerle el tipo de pregunta que suelo hacer para obtener alguna información acerca de la causa del malestar, se me hizo evidente que ella estaba consultando a otra persona. Estaba girando su cabeza y parecía estar escuchando a alguien y las respuestas que recibía estaban en código. Figuré eso después. En el momento simplemente parecía algo sin sentido.

Me di cuenta de que estábamos trabajando, ya sea con trastorno de identidad disociado o con esquizofrenia. Esta no es un área en la que estoy específicamente capacitada para trabajar, pero ambos mi padre y mi hermana sufrieron de esta condición, así que pude llegar a la conclusión de que en este caso me sentía segura, ya que he tenido que desarrollar un buen radar a lo largo de los años. Así que decidí hacer lo que normalmente hago y trabajar con lo que fuera surgiendo, no tenía la sensación de que no perteneciera aquí.

Ella decía ‘Me han dicho que diga…’ y yo le daba instrucciones para que hiciera tapping exactamente con lo que se dijo, a pesar de que no entendíamos lo que significaba el código.

Aunque tengo estas lágrimas para mí ser problema de más joven…

Aunque tengo este problema de crisis nerviosa…

Aunque tengo este problema malo de intento vano…

Aunque tengo este problema de guerra, guerra, infierno….

No tenía idea alguna del significado de todo esto y ella tampoco en ese momento pero era evidente que ella estaba cada vez más relajada. Yo le había explicado la escala de intensidad y ella decía, “siento que está disminuyendo, son 7 y 8, pero de una buena forma.” Esto continuó hasta que dejó salir un profundo respiro y dijo, “Estamos todas bien ahora”. A continuación, se produjo una conversación.

“¿Qué piensas?” “Creo que se lo deberías decir, ella inspira seguridad”. “Sí estoy de acuerdo que es seguro”. “Dile lo que te sucedió cuando tenías 7 años de edad”.

En ese momento ella me miró y dijo, ‘Esta soy yo hablando con usted ahora… oigo voces, que han estado conmigo durante 10 años. Fui hospitalizada en ese entonces, pero nunca tomé medicamentos y he aprendido a vivir con lo que me sucedió. El problema es que no siempre entiendo las voces, hablan en código. Estoy segura de que esto me está sucediendo a mí por una razón que no sé cuál es. Deliberadamente no le informé sobre esto porque quería ayuda con este problema y decidí que esperaría hasta que la conociera para ver si estaría bien con usted. En caso de que no se sintiera seguro, no me iba a quedar.” (¡Y ahí estaba yo decidiendo que yo era la que se sentía segura!) Ella no estaba de modo alguno pidiendo ayuda con las voces, quería terapia para su confusión y para ayudarla a tomar una decisión.

Le dije que me sentía bien con respecto a proseguir y le expliqué lo que íbamos a hacer, que íbamos a hacer tapping para lo que fuera que surgiera, de cualquier manera en que fuera expresado, y enfocarnos en cómo eso la hacía sentir en su cuerpo. Le pregunté cómo se sentía acerca de echarle una mirada a lo ocurrido cuando ella tenía 7 años. ¿Sentía que para ella estaba bien hacer eso?, y dijo que no. La invité a que les explicara a sus otras partes que ella había escuchado su sugerencia, pero que iba a tornar el evento en una película para que fuera más seguro para ella.

Intituló la Película ‘Soy maltratada hasta el punto de perder la vida por una pulgada’ y el nivel de intensidad para ella se sentía como de 9 en una escala de 0 a 10. Mientras hacíamos tapping para la película la intensidad disminuyó y otros números eran voceados. Una vez más proseguimos hasta que lo que me parecían ser tres personas estaban en paz con la idea de ver la película. Ella contó la historia e hicimos tapping para los momentos intensos.

Aunque había tanta gritadera…

Aunque me golpeó y me sentí tan insegura…

Aunque desgarró mi mundo en pedazos, nada se sentía bien ya…

Luego apareció otro código.

Aunque tengo este mal karma Sharon…

Dijo que esto hacía que su malestar en su propia casa tuviera sentido ya que había mucha gritadera en la casa de al lado y estaba tan consciente de la energía de enojo. También explicó lo que la frase anterior significaba para ella.

A pesar de que yo hice eso y desearía nunca haber hecho eso, me hace tan mala como él…

Aunque soy sensible a la energía de la casa de al lado y no sé qué quiero hacer…

Aunque creo que debería saber qué hacer…

A pesar de que necesito más tiempo, no entiendo esto por lo que no puedo tomar una decisión ahora mismo…

Resultó que no estaba bajo ninguna presión para tomar una decisión y la presión procedía de ella misma porque sentía que debería ser capaz de hacerlo. Me dijo que el hecho de que yo la escuchara sin comentarios como si su balbuceo (sus palabras) fuera totalmente normal, y de que empezáramos a hacer tapping en ella para lo que fuera que dijera, le era muy curativo y liberador ya que siempre estaba tan consciente de las reacciones de la gente cuando las voces estaban hablando. Se sentía muy bien con el hecho de que ahora mismo no tenía toda la información que necesitaba para tomar una decisión y ya no se sentía bajo presión para hacerlo, lo que se sentía como un buen resultado para la sesión.

Hizo otra cita para verme y a su regreso informó que no había venido experimentando el mismo volumen de voces o código y había mantenido un período muy productivo en el que se sentía equilibrada. Este había sido el más largo período de tiempo en que había logrado esto. Su humor se había ido al piso después de una discusión con su madre y las voces y el código habían regresado. Sin embargo, en general, no estaban tan presentes cuando trabajábamos. La sesión se centró primero en reconectarla con su cuerpo, se sentía entumecida y muerta e incapaz de conectarse con cualquier sentimiento o pensamiento.

Aunque no siento nada, estoy hablando pero no puedo decirle cómo me siento, estoy entumecida, muerta, congelada, algo se ha congelado dentro de mí…

Se dio cuenta de que tenía la ira como una energía congelada y una incapacidad para expresar ira. Su temor es que no tenía manera de expresarla. Cada vez que lo intentaba la había internado dentro de sí lo que le causaba depresión y su único intento de expresarla había, hasta ahora, dado lugar a su período sicótico por el que fue hospitalizada.

Aunque no puedo expresar ira…

Aunque tengo tanto miedo de expresar ira, me vuelvo loca cuando lo intento…

Aunque tengo remolinos de energía que se desplazan a través de mí, hacía abajo hasta mis piernas…

Luego surgió un pequeño código.

Aunque no es el asunto de nadie, sino el tuyo propio tú yegua entrometida…

Aunque quiero decirle a mi papá que no toque…

Aunque tal vez tú puedes pero yo no puedo…

Aunque tengo tan poco apoyo…

Hice que se centrara en lo que sentía en su cuerpo mientras las sensaciones empezaban a moverse y a cambiar. Sentía una presión en su cabeza que describió como algo parecido a la arcilla húmeda.

Aunque tengo arcilla húmeda en mi cabeza, que cubre mi boca y mi nariz, es como un pañal sucio…

Aunque tengo un pañal sucio en mi cabeza, no puedo respirar…

Fue capaz de estar más consciente de sensaciones y cada sensación hizo surgir más capas de su memoria hasta que estaba muy consciente de estar en una cuna, llorando sola, cuando era una pequeña niña.

Aunque soy tan pequeña y estoy tan sola, nadie puede escuchar mi llanto, estoy llorando tanto, no pueden oírme…

Aunque he puesto mi pañal en mi cabeza aun así no se percatan de mí…

Mi intuición se mantenía añadiendo la palabra frío, con cada ronda fui añadiendo frío y ella dijo que usted sigue diciendo frío y está en lo correcto, yo tenía mucho, mucho frío, odio tener frío, mi casa es tan fría, por eso no quiero estar ahí. También se dio cuenta que eso fue lo que sucedió justo después de que la familia se había mudado a esta casa que había sido un período muy difícil para sus padres y haberse mudado de casa resultó muy estresante.

Después de esta ronda de tapping ella tenía más claridad con respecto a las razones por las que había querido permanecer en casa con sus padres en lugar de regresar a su propia casa, pero también se daba cuenta de las dificultades que su presencia causaba a sus padres y sentía menos angustia con la idea de regresar a su casa. Podía ver ahora que había estado incrementando la tensión de su madre al hacer un montón de planes y al tratar de llevarla a tomar decisiones sobre su negocio, y por eso habían terminado teniendo una discusión ya que su madre no podía soportarlo.

También estaba consciente de lo difícil que había sido para su madre cuando ella era una niña y en vista de que su madre conducía su negocio desde su casa tal vez había habido una ocasión, o varias, cuando se le había dejado por períodos y sus padres no la habían escuchado debido a que trabajaban en otra parte de la casa.

Su cuerpo se sentía totalmente vivo y relajado y no tenía consciencia de sentimiento alguno de ira y se sentía capaz de conversar la situación con sus padres acerca de lo que sería mejor para todos.

Regresó a verme recientemente y me informó que ya no estaba recibiendo tantos códigos auditivos, pero estaba viendo más signos visuales. Se había mudado a su casa con éxito, sin ninguno de los problemas que normalmente habría sufrido, le estaba yendo bien, estaba feliz y se había asentado y le daba el mérito de todo esto a EFT.

Me dijo que estaba haciendo trabajo de energía con una persona que estaba investigando sobre la esquizofrenia y se le habían enderezado sus energías superiores y que ella sabía que necesitaba canalizarlas hacia la creatividad, pero EFT le ayuda con sus problemas personales. Esta vez trabajamos en un problema con un vecino en el que se sentía intimidada y demasiado asustada para hablar por sí misma con respecto a un desacuerdo sobre el jardín de ella y las malezas que estaban próximas a la valla de él.

Se sintió más capaz de explicarle a él sus planes para su jardín y no estuvo tan preocupada por lo que él pensara de ella. También tenía previsto decirle que ella tenía esquizofrenia que sí afectaba la forma en que hacía las cosas, y no sintió nada del miedo usual de dejarle saber a la gente acerca de su condición.

También hicimos tapping para un sueño que tuvo. Yo continuamente hacía tapping mientras que ella me contaba el sueño, y al final supo que este sueño era un símbolo de su dolor de saber que nunca tendría un hijo. Había tomado la decisión de permanecer sin hijos a causa de su condición, y el tapping había ayudado a sanar un lugar profundo y solitario en su interior.

Se me ha pedido que dé entrenamiento de EFT a un equipo de salud mental. Es muy emocionante para mí hacerlo, para que la gente que está entrenada para hacer frente a este tipo de asuntos pueda proporcionar ayuda real que no sea la terapia de hablar que el equipo sabía que a menudo causaba más angustia cuando se abrían heridas viejas sin una resolución.

Personalmente, he tenido que hacer mucho tapping para mi tristeza de que es demasiado tarde para mi hermana, ya que ella sí terminó suicidándose a causa de la condición hace 3 años. Nunca usé EFT para ella ya que durante esos años yo había creído que no se suponía que hiciera tapping para los enfermos mentales. Ahora entiendo que no debo ir donde no pertenezco y yo realmente no pertenecía para ir allá con mi hermana que era peligrosamente sicótica y que me amenazaba con matarme cuando estaba muy enferma.

Esta clienta no es así en modo alguno y es una alegría poder ayudarla. Está emocionada de ser tratada como cualquier otra persona con la que yo trabajo y a mí me gusta mucho trabajar con ella. ¡De hecho, de mis clientes ella es probablemente la que va más directamente al grano, todo está ahí para nosotras, y no tengo que escarbar mucho!

Mis mejores deseos

Gillian

Traducido por María del Pilar Castillero – Escribir a Mari PilyIr a sus sitio Web