Este artículo por Maria Aurora Villarreal sobre cómo trabajar con niños debería ser estudiado cuidadosamente por todo el mundo. Nos da consejos muy importantes para cualquiera que trabaja o quiere trabajar con niños. Escribir a Maria Aurora y visita el sitio web de Maria Aurora.

Por María Aurora Villarreal

Hoy quisiera platicar sobre mi experiencia en la casa de los Niños. La casa de los niños es una Institución encargada de recoger a los niños de la calle brindándoles apoyo y educación. Está ubicada en Saltillo Coah, México y al momento atiende a 300 niños con diferentes situaciones y problemáticas.

El curso taller fue dirigido al personal de psicología y pedagogía el año pasado que ya habían tenido un curso introductorio de EFT, el cual disfrutaron mucho pero no se animaron a practicarlo con consistencia. Esta vez, los participantes estaban mucho más entusiasmados y seguros para trabajar con EFT y el Osito Tappy.

Al comenzar el curso el primer tema que tocamos fue “limpiar tu casa”. Fue muy emocionante ver cómo no se habían percatado de sus prejuicios y paradigmas sobre los padres de familia… a los cuales observaba los calificaban de irresponsables, violentes, inconscientes… y por supuesto, la mayoría no asistía a las citas con la psicóloga.

Hicimos un ejercicio para ser más humildes y no juzgar, no señalar y enviar amor a esos padres de familia que por su parte lo único que saben hacer es gritar, criticar y muchos hasta golpear a sus hijos. Entramos en esta parte de sensibilizar el corazón y reubicar la visión de que no estamos para dar lecciones, ni echar en cara todo lo malo que han hecho, sino apoyar, aceptar y entender por lo que cada padre de familia está pasando e irlo guiando poco a poco a que aprenda a perdonarse y a sanar heridas. Fue un momento muy especial para todos. Trabajamos este tema con el Osito Tappy y nadie lo quería dejar.

Una pregunta frecuente que me hacían era ¿cómo empiezo a trabajar con el niño? Y por supuesto hicimos una ronda de tapping para ir bajando la ansiedad. Luego les comenté que lo más importante es tener la intención de ayudar al niño a sentirse mejor y tener rapport (empatía). Con pequeños detalles podemos ir ganando su confianza, como por ejemplo adoptar el lenguaje corporal, expresiones faciales, tono de voz, ritmo o volumen y/o patrones de vocabulario similares a los del niño. Lo que funciona de maravilla es adoptar sus patrones de vocabulario porque se sienten identificados de inmediato, pues a nivel inconsciente se hace la conexión de que somos uno de los suyos y que entendemos lo que les pasa.

Me ha dado mucho resultado decirles: ¿quieres que te diga un secreto que muy pocas personas saben? Sabías, que todos tenemos energía, ¡Si! energía así como la que corre por los cables de la luz y hace que los carros funcionen y que el sol caliente ¿tu sabías eso? Su respuesta casi siempre es no y les digo “¡pues si ahí está! lo que pasa es que no la vemos pero vamos a sentirla. ¿Qué te parece? Vamos a jugar con la energía. Mira, frota tus manos fuerte como si tuvieras mucho frío, ahora ve separando tus manos e imagina que tienes una pelota entre tus manos, ¿sientes cosquillitas, sientes algo de calor? Eso es energía. Vamos separando las manos y mientras las vas moviendo siente esa sensación en tus dedos. Ahora ábrelas más y más hasta que los brazos están totalmente separados. Ahora, colócalas con la palma de la mano hacia arriba e imagina que tienes un resorte que va de una mano a otra; sube una mano y luego sube la otra siente la energía.

Ahora quiero que midas tus manos. Ponlas jutas y dime cuál es la más larga o si las dos están iguales. Escoge una y sube tu brazo apuntando al techo como si quisieras alcanzarlo con tus dedos totalmente extendidos y la otra apuntando a la tierra, ahora vamos a coger energía de la tierra que pase por nuestro cuerpo como un rayo y que salga por la punta de los dedos de la otra mano, (les hago un sonido como de ráfaga de viento). Ahora juntan sus manos y mídelas de nuevo.” Se sorprenden al ver que la mano que apuntaba hacia el techo está más grande.

Aquí les comento que a veces la energía se queda atorada cuando nos hemos sentido con miedo, tristes, preocupados o enojados y dando pequeños golpecitos en nuestro cuerpo puede ayudar a que la energía corra libremente por nuestro cuerpo.

A veces pongo al niño a hacer un dibujo. Aquí les doy un poco de apoyo. Les digo, “muy bien, dibuja un momento en el que te sentiste solo y con miedo. No me tienes que decir nada, sólo dibújalo.”

Una vez que tienen el dibujo le decimos que el Osito Tappy es un osito que tiene unos puntos especiales, y le digo al niño que los encuentren. Generalmente se divierten al hacerlo, luego le digo, “ahora encuentra esos puntos en ti mismo.” Si siento que hay confianza le pido que los encuentre en mi. También le digo que se imagine a su mamá y en su imaginación los vaya encontrando, luego en su hermano y si el tiempo lo permite digo que los encuentre en un perrito – lo cual siempre produce una gran sonrisa =).

Después le comento que estos puntos son especiales y si los tocamos suavemente puenden hacer que nos sintamos mejor, porque ayudan a que la energía corra libremente por nuestro cuerpo. Si el niño es pequeño (4 a 10 o 11 años a veces hasta 12) le digo que Tappy también se ha sentido muy solo y con mucho miedo y que si lo quiere ayudar y la respuesta siempre es “Sí”.

Le pido que coja la manita de Tappy y empezamos con “aunque me sentí muy solo y con mucho miedo yo soy un gran osito…”

Siempre le pongo el dibujo cerca para que lo pueda estar viendo mientras hacemos la ronda… le pido que me diga con las manos de Tappy qué tan bien se siente ahora, donde sentirse muy bien Tappy pone las manos juntas y si sigue sintiéndose muy mal las manos las pone muy separadas y si se siente mas o menos las abra a la mitad. Generalmente los niños entienden muy bien este proceso.

Cuando Tappy abre los brazos mucho le pido que se ponga a Tappy en el oído para que le diga si se siente mal por otra cosa o qué necesita para poner sus manitas juntas. Ellos literalmente se ponen a Tappy en el oído y me dicen lo que les dijo. En ocasiones los animo a que ellos hagan la frase para ayudar a Tappy. Eso les encanta; y realmente me sorprenden con las frases tan directas y concretas que formulan!

Cuando ya Tappy ha logrado juntar sus manitas, les pido que dibujen cómo les gustaría estar la mayor parte del tiempo, qué les gustaría sentir en lugar de miedo y soledad y aquí hacen unos dibujos hermosísimos llenos de color. Hacemos tapping en Tappy sólo en los puntos:

Tu eres un gran osito

A ti te gusta estar feliz

Tu puedes elegir sentirte bien

Todo está bien ahora

Estás haciendo tu mejor esfuerzo

Tu eres un sol lleno de luz

Tu tienes muchas cosas buenas dentro de ti

Ahora dejas ir todo lo que no sea felicidad.

Respiramos y hacemos una gran sonrisa.

Si son más grandes les digo que en vez de tocar en ellos mismos los puntos lo pueden hacer en Tappy. Las niñas generalmente lo prefieren; los niños son un poco más reacios a coger a Tappy. Tienen la creencia de que eso es para niñas yo siempre los dejo elegir.

A los adolescentes también les pido dibujos y cuando lo terminan les pido que me digan qué creen que les faltó en ese momento. Estas han sido algunas de sus respuestas; confianza, escuchar, paciencia, no juzgar, autoestima, y hacemos tapping sobre eso. Luego cuando se sienten mejor, les pido que recuerden otro momento en el que sintieron confianza o que supieron escuchar, fueron pacientes, que no juzgaron o con alta autoestima y que hagan un dibujo de ese momento. Al terminar empezamos a hacer tapping en los puntos:

Me siento seguro

Me gusta cuando me siento seguro

Sé cómo hacerlo

Ya lo he hecho

Y se siente bien

Y todo sale mejor

Me siento más tranquilo

Yo escojo este sentimiento de seguridad y lo quiero guardar aquí en mi corazón.

Les pido que vean su dibujo y se lo imaginen en su corazón.

A grandes y chicos siempre les pido que pongan la mano en su corazón y se perdonen diciendo

Yo me perdono por ____________, estoy haciendo mi mejor esfuerzo

Yo perdono a ______________, sólo estaba haciendo lo que sabía hacer.

Todos tomaban apuntes y en seguida preguntaron; ¿cómo lo hago con el grupo?

Bueno les dije que pueden empezar con los ejercicios de jugando con energía e irlos llevando hasta los puntos de tapping para sentirnos mejor e introducir al Osito Tappy al grupo.

Aquí les sugerí varias actividades:

1. Puedes llegar y sin decir nada sólo te presentas al grupo y les dices que van a hacer algo divertido hoy y empiezas a decir, mientras te tocas el punto karate, “Nos tocamos las manos para escribir muy bien… nos tocamos los ojos para leer muy bien mientras pasas las manos en los puntos alrededor del ojo… nos tocamos la boca para poder guardar silencio y si hablamos decir cosas buenas… mientras tocas el punto de la nariz y de la boca. Pasamos al punto abajo del cuello y decimos tocamos el corazón para aprender con amor. Luego en el punto de abajo del brazo y decimos alzamos el brazo para hacer muy buenas preguntas y dar muy buenas respuestas… tocamos la cabeza para aprender todo fácil y rápidamente.

2. Cada niño al llegar escribe en un pedazo de papel algún sentimiento que quisiera trabajar y lo mete en una bolsa o en un bote doblado. Cuando estén sentados el maestro puede sacar uno y pedirle que todos lo sigan. Conforme se van familiarizando por turnos que cada día un niño pase al frente a tomar un papelito y dirigir el tapping.

3. Siempre antes de un trabajo que requiere de concentración hacer unas 2 o 3 rondas.

4. Antes de un examen.

5. Regresando de recreo.

6. Si vemos que algún niño está muy inquieto, puede tomar a Tappy y trabajar con su ansiedad.

7. Por turnos o número de lista o conforme vaya la fila, cada niño tiene 10 minutos para trabajar con Tappy en un lugar especial del salón mientras los demás atienden la clase.

Los maestros propusieron hacer una ronda para tener a Tappy cuando menos un día en el salón.

Todos estaban realmente emocionados y por supuesto yo también.

Fue una experiencia maravillosa.

Pronto estaré escribiendo muchas historias de éxito de estos niños.

Con mucho cariño

María Aurora.

María Aurora Villarreal es practicante de EFT, PNL Y Gimnasia Cerebral. Trabaja principalmente con niños y adolescentes con problemas de aprendizaje, lenguaje y autoestima. Apoya al mismo tiempo a los padres y maestros para lograr mejorar la situación del niño. Ofrece cursos “educando desde el corazón” sobre temas de la comunicación y autoestima en la relación padres e hijos. Tiene consulta en San Pedro Garza García, Mexico y trabaja en persona y por teléfono /skype. Puedes contactar con María Aurora en www.eftalegria.com.mx