Limpieza Emocional con EFT.

Todos nosotros, hasta cierto punto, debemos limpiar nuestro medio ambiente cada día para funcionar de un modo efectivo. Ya sea cepillándonos los dientes, lavando los trastes o llevando nuestro automóvil al lavado, diariamente empleamos un tiempo considerable para asegurarnos de que los residuos no se acumulen en nuestras pertenencias o en nuestros cuerpos hasta el punto de ser nocivos para nuestra salud o perjudiciales a nuestro funcionamiento. Esto lo damos por sentado.

En lo que se refiere a purificar nuestros residuos emocionales que nos obstaculizan y bloquean nuestro funcionamiento óptimo, no obstante, la mayoría de nosotros somos bastante negligentes. En tanto que no permitiríamos una densa acumulación de sarro en nuestros dientes, no decimos nada acerca de permitir que se acumule en nuestros sistemas una pesada concentración de resentimientos, preocupaciones, tristeza y otras emociones indeseables, con todo el daño que estas son capaces de producir.

En esta segunda parte de mi serie, para este boletín, acerca del uso de EFT en la vida diaria, no puedo pensar en un tema más relevante que cómo utilizar EFT como un ritual de limpieza emocional. Encuentro que el mejor modo de asegurarte de que lo utilizas en esta forma es asociarlo con uno o más de los rituales de limpieza física que llevas a cabo de manera regular. Ligarlo a estos rituales ya establecidos hará que sea mucho menos probable que te olvides de la importante medida de utilizar EFT en forma regular para permitir que tu vida fluya con suavidad.

He aquí algunos medios de los que me han informado lectores de mi propio boletín, quienes han integrado exitosamente EFT a sus rituales cotidianos de limpieza.

Utilizar EFT en la Ducha

Estoy recibiendo noticias de personas que, con entusiasmo, utilizan EFT mientras se están dando un regaderazo por la mañana. Por regla general ellos eligen un tema para aplicar tapping que se refiere a un asunto no resuelto del día anterior, o por anticipado a una experiencia del día que inicia. Por lo tanto sus frases de preparación de EFT se dirigen a un pasado o a un futuro inmediatos. En ocasiones alguien trabaja, mientras se está bañando, sobre un asunto en curso.

El efecto de aplicar EFT mientras uno se está duchando es muy distinto al del tapping ordinario. Por ejemplo, puedes acomodar tu cabeza de modo que el agua salpique tu cara y tus hombros coincidiendo realmente con los puntos de tapping de EFT. ¡El efecto es el de una doble limpieza! Tanto tu ser interno como el externo están limpiándose al mismo tiempo. El simbolismo de esto es apasionante, y te sugiero que lo pruebes la próxima vez que te des un regaderazo y veas si esto es para ti. La limpieza emocional anticipadora con EFT, de cada mañana, puede conducirte a un día sorprendentemente balanceado y satisfactorio.

EFT al Cepillarse los Dientes

Mientras que puede aplicarse físicamente el tapping bajo la regadera, quizá necesites únicamente imaginar que lo estás aplicando sobre los distintos puntos de EFT y pensar, en lugar de decirlas en voz alta, tus frases, si estás combinando EFT con otros rituales de limpieza como cepillarte los dientes. Incluso es posible que decidas no imaginar el tapping, sino tan solo pensar en las frases para ti mismo en coordinación con el cepillado – esto, por sí mismo, puede ser muy beneficioso. Aplicar “EFT mental” mientras cepillas tus dientes puede resultar muy satisfactorio, y si estás utilizando un cepillo de dientes eléctrico, pronunciar mentalmente tu frase de EFT antes de pasar a la siguiente zona puede funcionar muy bien. ¡Ten cuidado! Es probable que cepilles tus dientes más tiempo y más a conciencia si combinas esta actividad con EFT, ¡lo que no es, de ningún modo, una mala idea para la salud de tus dientes! Esta combinación de limpieza física y emocional te puede producir, más tarde, un sentimiento extraordinariamente refrescante. Es un modo fácil y natural de integrar EFT a una rutina diaria que tú sabes que LLEVARÁS A CABO puesto que siempre lo has hecho.

Puede haber algunos otros rituales de limpieza que puedes combinar con EFT de un modo efectivo. Varias personas me han dicho que hacen EFT mentalmente mientras lavan los trastes y que esto tiene un efecto excelente en ellos. Pueden repetir las palabras en voz alta si se encuentran solos, y hacen mención de un satisfactorio sentimiento de plenitud al combinar EFT con el lavado de trastes y, como beneficio adicional, dicho lavado les resulta más fácil y placentero.

Lo que haces cuando integras EFT a una actividad de limpieza que ya forma parte de tu vida diaria es establecer un vínculo natural entre la limpieza física externa y la limpieza emocional interna. Una vez que lo has establecido, como con cualquier otro hábito, este puede actuar firmemente a tu favor. Te sugiero que explores la posibilidad de utilizar EFT en esta forma. Te puedes llevar una agradable sorpresa, como me ocurrió a mí, por el modo en que esto puede enriquecer tu vida y hacerte sentir más ligero y renovado en espíritu.

Patricia Carrington, PhD

Traducido por Francisco Murillo Domínguez

<Parte 1< >Parte 3>