Este artículo breve de Lorraine Blum enfatiza la flexibilidad de EFT, aún en circunstancias difíciles.

Por Lorraine Blum

Mi hijo padece de esquizofrenia y puede ser muy difícil a veces – casi tan insoportable que me veo forzada a salir de la casa de noche. Este episodio a veces llegaba a estas alturas.

Vino a mi habitación cuando estaba a punto de dormirme, pidiéndome dinero para comprar licor. Me negué. Él estaba muy agitado y con una mirada casi peligrosa. En primera instancia quería pedir ayuda. Luego pensé en EFT y mientras le escuchaba dar vueltas, comencé a hacer tapping en sustitución en mí misma: Aunque estoy enojado, me amo y me acepto a mí mismo.

Cuando estaba haciendo tapping salió a la superficie su dolor y su soledad e hice dos rondas de EFT para cada tema. Luego hice tapping sobre asuntos relacionados con las emociones que él estaba viviendo. Después de varias rondas para eso, realicé tapping: Me siento bien ahora… Tengo paz, ya que existe paz en mi mundo… Puedo tener paz…

Me quedé con paz y serenidad hasta terminar y cuando salí de mi habitación para ver cómo estaba, él estaba durmiendo pacíficamente. El siguiente día estaba todo tranquilo como si no hubiera pasado ningún incidente.

Lorraine

Traducido por Kristin Holthuis Ir al Sitio WEB de Kristin