Contamos con muchas historias en las que EFT enriquece el uso de la hipnosis, la medicina y muchas otras técnicas de sanación. En el caso que nos presenta Sharon Peterson (de Brunei), el uso de EFT, combinado con otro método, mejoró de forma espontánea sus resultados como corredora. He aquí una nueva razón para “Probar EFT con todo».

Por Sharon Peterson

Hola Gary

¡Saludos desde Brunei!

Me suscribí a vuestro boletín hace un tiempo y, aunque novata, soy una verdadera fan. Deseo compartir con vosotros mi experiencia con EFT, combinado con la música ‘beat binaural’ de Kelly Howell.

Me encontraba corriendo al aire libre, mientras escuchaba música. Se trata de música diseñada para activar determinadas ondas cerebrales que facilitan el ejercicio – hay que tener en cuenta que no soy una corredora, pero mi marido me anima a que empiece a desenvolverme aquí en las selvas de Borneo, y pensé que sería mejor prepararme con tiempo para mejorar mi resistencia. De cualquier modo, estaba intentando correr al aire libre. Normalmente, lo que hago es correr y parar a los 5 minutos, caminar, correr, parar y caminar. Suelo sentirme fatal, miro el reloj continuamente y no paro de decirme a mí misma que no sirve para nada, ya que al fin y al cabo odio correr.

Hoy, con la música he corrido el doble de tiempo y me he sentido bien. Sin embargo, inmediatamente me ha venido a la cabeza el pensamiento de que “algo tan bueno tiene que ser malo” y, de repente, me he sentido desanimada e insatisfecha. Entonces me he parado y he hecho EFT (con la música todavía sonando). Lo que ha sucedido a continuación ha sido totalmente espontáneo – simplemente ha fluido de mi interior y he mantenido esta increíble conversación conmigo misma.

Punto de Karate: Aunque algo que me hace sentir tan bien no puede ser bueno para mí… Aunque me he dicho a mí misma que odio correr y aquí estoy, corriendo… Aunque estoy acostumbrada a sentirme fatal cuando corro…

Ceja: No puede ser bueno para mí

Lado del Ojo: Odio correr

Bajo el Ojo: No puedo correr

Bajo la Nariz: Sí, sí puedes

Bajo los Labios: Bueno, entonces no quiero hacerlo

Clavícula: Bueno, Sí quiero

Bajo el Brazo: No, no quiero

Coronilla: ¿Por qué no?

Ceja: Porque parezco realmente estúpida

Lado del Ojo: Bueno, quiero hacer esto, así que hagámoslo juntas

Bajo el Ojo: Puede ser divertido

Bajo la Nariz: Vamos a intentarlo

Bajo los Labios: De acuerdo

Clavícula: Es genial

Bajo el Brazo: Podemos hacerlo juntas

Coronilla: ¡ES divertido!

Sentí una increíble oleada de energía y bienestar, que duplicaba la sensación que había tenido anteriormente, y no corrí sino que BAILÉ hasta la casa. ¡Fue fantástico! Estoy deseosa de volver a salir a correr otra vez y ver lo que sucede.

¡Muchas gracias!

Sharon Peterson

Traducido por Eva Llobet Martí