Frances Songhurst (del Reino Unido) tuvo una mala reacción a cantidades aún mínimas de vino Por años. Pero con este enfoque “de EFT lo logró vencer en el momento.

Por Frances Songhurst, EFT-ADV

Hola Gary,

Mientras charlaba con un colega el otro día, recordé cómo eliminé una alergia al vino que tenía, ¡en menos de 30 segundos! Me sentí motivada a compartir mi historia de cómo usé EFT en una forma un poco distinta.

Hace un poco más de un año estuve en una reunión informal con otros voluntarios de una organización con la que estaba trabajando. Estábamos todos sentados en una gran mesa, con bocaditos y varias botellas de vino que estaban circulando.

Hacía algún tiempo que no podía tomar vino – aún medio vaso me enfermaba mucho al día siguiente, y me produciría un violento dolor de cabeza. Me sentiría muy enferma durante la mayor parte de la mañana. Supongo que había reaccionado al vino en esta forma durante varios años, y gradualmente se había empeorado, así que ahora ni lo tocaba.

Sin embargo, quería socializar, y por alguna razón, ¡realmente tenía ganas de un vaso de vino tinto! Estaban sirviéndolo y pasándolo alrededor de la mesa, y sabía que la botella llegaría a mí en algunos segundos, así que puse mis manos bajo la mesa e hice tapping en el punto karate, mientras pensaba en estas frases –

Aún cuando pienso que soy alérgica al vino, y me enferma realmente, y me da dolor de cabeza…

Aún cuando me enfermo por la mínima cantidad, quiero unirme a los demás, elijo no enfermarme cuando tomo este delicioso vino tinto.

Aún cuando mi cuerpo reacciona de forma realmente mala cuando tomo vino, amo y acepto la reacción de mi cuerpo y elijo ser capaz de beber vino tinto sin ninguna reacción negativa. ¡El vino tinto es bueno para mí!

Para ese momento, la botella estaba frente a mí y para sorpresa de mi esposo, me serví medio vaso (él sabía que hacía mucho que no había probado el vino).

Olí el vino y tomé un pequeño sorbo, disfrutando el sabor, y tardé como media hora para beberlo, ya que estaba un poco preocupada respecto a cómo podría afectarme en la mañana. Viéndolo en perspectiva, me doy cuenta que debí hacer tapping sobre el miedo a tener una reacción, pero no lo pensé entonces y decidí tomarme otro vaso de vino más tarde. Para ese momento sentía plena confianza en que no me enfermaría. ¡Le dije a mi esposo que no se preocupara, porque había hecho tapping para esto!

Bueno, en la mañana me sentía perfecta, y desde entonces no he tenido más ningún efecto. Tomo un vaso de vino tinto de vez en cuando, sin efectos posteriores – ¡con moderación, claro!

Gracias Gary!

Frances Songhurst.

Traducido por María Elena Blanco Ir al Sitio WEB de Maria Elena