Por Dr. Kiya L. Inmergluck

Recientemente trabajé con un cliente que estaba en proceso de duelo por la muerte de uno de sus 3 gatos. Poco después de la muerte llevó a casa 2 gatitos de la tienda de mascotas. Sabiendo que sus dos gatos más grandes “Rusty” y “Jake” estarían muy incómodos adaptándose a los dos nuevos gatitos en su “césped” mi cliente mantuvo a los dos gatitos en el porche por varias semanas.

Cuando trató de presentar a sus gatos los nuevos gatitos, “Molly” y “Theo”, tuvo que sostener muy fuertemente a Jake o a Rusty para evitar que mataran a los gatitos.

Mi cliente estaba muy preocupado de que no veía progreso para nada en que sus gatos se acostumbraran a los gatitos. Jake y Rusty gruñían ferozmente y nunca podía dejarlos solos en el mismo cuarto con los gatitos.

Esta semana mi cliente estaba perdiendo la esperanza de que algún día los animales se puedan adaptar a estar juntos, cuando de repente pensó “A-Ja, a lo mejor puedo hacer tapping en ellos”.

Como aun no había aprendido a hacer EFT por sustitución, ella cogió a cada uno de sus gatos mayores por separado e hizo tapping en su cuerpo.

Aunque ODIO a estos gatos y los quiero matar, yo me acepto total y completamente…

Aunque ODIO a estos intrusos que están invadiendo mi territorio, me acepto total y completamente…

Ella hizo tres rondas con cada gato, a pesar de que Rusty sólo le permitió tocar su cabeza.

Hasta el día que ella les hizo tapping, Rusty y Jake, habían gruñido y bufado y no dejaban que los gatitos se acercaran a ellos.

¡Más tarde ese mismo día, ella entró en la sala y encontró a los cuatro tomando una siesta juntos en el sillón (como si nunca hubiera habido ningún problema)!!!!

Cuando ella les contó a sus amigas de que había hecho tapping en sus gatos y como se estaban llevando juntos, vio como las amigas hacían caras, pero la prueba es “el reino en paz” con sus animales en casa.

Cuando escuchamos una y otra vez PRUEBALO en TODO, ¡De verdad es una gran idea!

Dr. Kiya L. Immergluck

Traducido por María Aurora Villarreal – Escribir a María Aurora