Jesús Cruz ilustra cómo su cuñado curó su impaciencia sin siquiera proponérselo.

Por Jesús Cruz

Hola estimada comunidad de EFT.

En esta actualización, les quiero compartir un caso que sucedió en uno de mis círculos de EFT que realizo. En dichos círculos trabajamos la herramienta de Beneficios Compartidos.

Mi cuñado estuvo de visita en nuestra casa por unas semanas; él es un joven de 17 años. Se llegó el martes, que es la fecha en la cual hacemos los círculos de EFT en la parroquia de la Inmaculada Concepción en Torreón, Coahuila, México.

Como no queríamos dejarlo solo en la casa, para que no se aburriera lo invitamos al círculo; él aceptó no sé si de buena gana, o no. Él ya quería irse a su casa pues extrañaba mucho a su novia, pero tenía que esperarnos pues nos íbamos a regresar todos juntos a su ciudad.

Antes de círculo le expliqué qué es EFT (él ya había asistido a mis conferencias en Aguascalientes) y le comenté que cada persona que va a los círculos trabaja en asuntos personales, y aunque no se trabaje de forma específica, todos se llevan beneficios.

Cada persona de círculo comenzó a explicar cuáles eran sus asuntos a trabajar, en qué parte del cuerpo siente ese asunto y cómo “ve” a su problema; éstas son algunas preguntas que les realizó para poder trabajar todos en sintonía.

Los participantes mencionaron casos desde dolores físicos hasta emociones como el miedo; él comentó que no sabía qué trabajar, y le sugerí que trabajara la relajación física.

Comenzamos la sesión siempre realizando frases para “derrumbar” cualquier posible barrera que esté presente y nos limite la sanación.

A pesar de que tengo “esta barrera” para poder sanar, me amo y acepto completa y profundamente.

A pesar de que “esta barrera” me impide sanar, me amo…

Ya terminando esta ronda, comenzamos a trabajar.

A pesar de que vengo “cargando este problema” me amor y acepto completa y profundamente.

A pesar de que “siento” este problema en esta parte del cuerpo, me amo…

(Ellos mentalmente van completando las frases generales y las hacen específicas a sus necesidades).

Continuamos con las frases de recordación.

Al final de la ronda fuimos evaluando cómo iban disminuyendo sus niveles; uno a uno comenzó a decir que bajaban, seguían igual, etc. hasta que llegamos a mi cuñado.

Él tenía una cara de sorpresa y le pregunté su grado de relajación física, pues era lo que estaba trabajando, y dijo, estoy en cero y además, ¡ya no extraño a mi novia! Bueno sí la quiero ver, pero ya no vuela por mi cabeza el hecho de verla.

Éste es un claro ejemplo de los beneficios que se obtienen por trabajar con los beneficios compartidos. Aunque mi cuñado no encontraba un asunto cuando cada persona mencionaba el asunto a tratar, lo cual les ayuda a estar enfocados, él fue a la sesión con la carga emocional de extrañar a su novia, y aunque él suponía que estaba trabajando en su cansancio físico (que también era originado por el hecho de extrañar a su novia), lo que estaba trabajando era el hecho de que la extrañaba muchísimo.

Me gusta mucho trabajar los círculos de EFT pues es la forma en que creo que se puede acercar más esta herramienta a más personas. Sigo dándome cuenta que atrás de algún dolor físico siempre hay una emoción no tratada, así como a mi cuñado le pasó.

Espero y este artículo sea de su agrado.

Saludos

Lic. Jesús Cruz Pérez

http://www.EFTmexico.tk

http://www.Facebook.com/dinamicasvivenciales

http://www.twitter.com/chuycruz