Hola a todos,

Cuando una madre tiene que renunciar a su hijo, las emociones pueden ser intensas y de larga duración… especialmente cuando los acuerdos de visitas con el niño se rompen. Lean cómo Pat Burns trabaja con una madre para traer alivio y un final feliz. Este arrancó una lágrima de mí al final.

Por Pat Burns

Querido Gary,

Sólo cuarenta minutos de EFT disolvieron una vida de dolor y tristeza para una madre con quien he trabajado, y que le dio vuelta su vida. Me especializo en el trabajo con las madres biológicas y adoptivas, y quisiera compartir la historia de una madre biológica con la que trabajé recientemente. Nancy, (no es su nombre real) era la madre biológica de una hija de 16 años, que cedió en lo que se suponía que iba a ser una adopción abierta.

Se llegó a un acuerdo entre Nancy y los padres adoptivos en que se suponía que tendría previstas visitas periódicas con la hija a la que Nancy renunció. Lamentablemente, el estado en que su hija fue adoptada no tiene protección legal para las madres en esta situación. Cuando los padres adoptivos no cumplieron con el acuerdo, Nancy no tuvo ningún recurso. Le impidieron visitar a su hija a lo largo de su infancia, a pesar del acuerdo.

Nancy pasó 16 años triste por la pérdida de su hija, sintiéndose traicionada y muy enojada de que el acuerdo que se había alcanzado nunca fuera respetado. Esta tristeza, la ira y la traición afectaron cada parte de la vida de Nancy y la mantuvieron con un sentimiento de frustración provocado por las más pequeñas cuestiones que se planteaban en relación con su hija.

Nancy estaba desesperada por encontrar un modo de quitar la carga emocional de estas cuestiones, y estaba dispuesta a dar una oportunidad a EFT. Usando las palabras de Nancy, comenzamos con tapping en:

Aunque estoy llena de ira con los padres adoptivos de mi hija por traicionarme…

Tres rondas de tapping bajaron la ira, que estaba fuera de la escala al comenzar, a un 4 en una escala de 0 a 10. Tres rondas más de tapping comenzando con, «Aunque estoy enojada como el infierno con los padres de mi hija y odio la forma en que me trataron…» la llevaron a cero, y Nancy salió diciendo: «¡Wow, esto es increíble!». A partir de ahí se pasó a la traición:

«Aunque me siento totalmente traicionada por los padres de mi hija…»

Eso llevó la carga emocional de un nivel de intensidad de 10 a 7.

Aunque los padres de mi hija me traicionaran y sólo se preocuparan por cuidar de ella y no se preocuparan por mí… llevó la carga emocional de Nancy hasta 2.

Aunque fuí traicionada por los padres de mi hija, y ellos nunca ni siquiera intentaron mantener el acuerdo que hicimos… y elijo considerar que tal vez ellos lo hicieron por miedo… La carga emocional en este momento era 0 de 10.

Después dimos tapping en los sentimientos de tristeza de Nancy por no haber tenido la posibilidad de ver a su hija mientras crecía, cosa que ella suponía que ocurriría.

Aunque sienta una tristeza profunda por perder toda la niñez de mi hija…

Su carga emocional al principio había estado en 10 de 10, pero varias rondas de tapping bajaron esto a 4.

Aunque yo tengo una gran tristeza en mi interior porque nunca conseguí ver a mi hija mientras crecía, y siento que no puedo comenzar a llorar porque nunca pararía… Esa ronda de tapping llevó la carga emocional de Nancy abajo hasta 0.

Último de todo, trabajamos sobre la pena de Nancy, que estaba en 10, usando sus propias palabras.

Aunque estoy llena de pena porque esto se siente como si mi hija estuviera muerta, y nadie nunca me dejó dar lugar a aquella pérdida…

Tres rondas con esto llevaron su carga emocional a 3 de 10

Aunque estoy llena de pena por la pérdida de mi hija, y nadie nunca reconoció ese dolor, y por eso se hizo aún más difícil para mí… Ahora la carga de Nancy era de 0.

La sesión con Nancy duró en total 40 minutos del principio al fin. Al cabo de ese tiempo, ella dijo, «No puedo creer cuánto mejor me siento. Creo que no necesito hacer más tapping por hoy.»

Habíamos programado una sesión de seguimiento para Nancy, pero pocos días antes, llamó para decirme que ella no creía que necesitara más sesiones.

Señaló que ya no iba más al «oscuro lugar de la adopción», y que se sentía feliz, segura y autónoma.

Durante un seguimiento por llamadas de tres semanas, Nancy manifestó que se sentía facultada para hacerlo; que había hablado con los padres adoptivos de su hija y les había dicho cómo se sentía acerca de la forma en que se comportaron. Ahora está planificando felizmente conseguir llevar a cabo una relación con su hija.

No mucho después, ella tuvo una reunión cordial con su hija.

Pat

Traducido por Viviana Flen – Escribir a Viviana

InEnglish.gif