Hola a todos / todas:

Gratitud a Marian Mills del Reino Unido por su impresionante trabajo de EFT con un cliente a quien la mente se le ponía en blanco cuando hablaba en público. Note como Marian descubre el asunto de raíz como un conflicto entre las demandas en la casa y en la escuela.

Por Marian Mills

Recientemente he trabajado con un par de personas quienes tenían la misma tendencia a “quedarse en blanco” o congelarse cuando les preguntaba que se imaginaran o explicaran algo. Por los años, ellos se han puesto algo molestos y apenados de esta respuesta, especialmente porque frecuentemente viene en la escuela. Se les hizo sentir estúpidos porque las palabras no salían, o ellos no podían atrapar el concepto de lo que se les había pedido que se imaginaran.

Corinne (no es su nombre verdadero) tenía una fuerte creencia de que ella no podía usar las palabras. Ya sea que ella usara las mismas palabras otra vez y otra vez, o usaba “pequeñas palabras”, y esto era muy penoso para ella. Ella se sentía que no podía usar palabras largas, más inteligentes, y se sentía aplastada cuando estaba en compañía de alguien que se viera educada y hablara más elocuentemente.

Le pregunté qué cuales habían sido las reglas en su casa cuando ella estaba creciendo. Ella describió una educación al estilo Victoriano en la cual ella era castigada por hablar en un lugar o por portarse mal. Ella continúa describiendo esto como normal, una infancia feliz, y no puede ver nada malo con eso. Le expliqué que esas reglas que son dadas a nosotros con amor usualmente tienen más poder – se quedan escritas con letras grandes en nuestras paredes mentales – que aquellas que otras personas nos pueden decir. Son usualmente las reglas que se hacen tan grandes que no podemos ver más allá de ellas.

Así que comenzamos a hacer tapping en esas reglas:

A pesar de que me fue dicho que no debía de contestar… no hablar… ser vista y no escuchada … no hablar en el momento incorrecto ni el lugar… era mal educado…

Ella tenía dificultad en repetir esas palabras y podía ver el miedo que estaba en su rostro. Ella no es alguien a quien verificar los niveles de intensidad porque ella se quedaba en blanco y no me podía dar un número. Nos movimos a los efectos que esas reglas tenían en ella.

A pesar de que no podía decir lo que quería… mis padres controlaban lo que decía… tenía un pánico en hablar con ellos… nadie quería escuchar lo que tenía que decir… se esperaba que yo estuviera callada…

Llegando a la escuela se le presentó unas nuevas reglas, por parte de los maestros, quienes también eran autoritarios como sus padres. Ellos esperaban que hablara, contestara preguntas, y comunicara sus ideas y conocimiento enfrente de toda la clase. Hicimos tapping por la confusión que podría salir en esas situaciones, aunque en realidad ella no tenía memoria de esto.

A pesar de que no sabía cuales reglas seguir… no me hace sentido este conflicto… nada está claro… no sé lo que se espera de mí… pareciera que lo sigo haciendo mal… no lo puedo hacer bien…

A pesar que quedarme en blanco es una opción más segura que decir palabras incorrectas, me amo completa y profundamente y me perdono por crear mis propias reglas y protegerme.

A pesar de que quedar en blanco me hacía sentir estúpida, era más seguro que decir algo incorrecto.

A pesar de que no sé qué hacer con esas reglas, elijo aceptarme por crear este astuto plan de quedarme en blanco.

A pesar de que era muy joven y tenía un gran conflicto entre las reglas de mi familia y las reglas de la escuela, tomé una buena opción de quedarme en blanco y estar segura.

Le pregunté sobre lo que podría pasar si esa creencia que tenía, sobre que no era buena con las palabras, simplemente no era verdad. Me pidió que repitiera eso muchas veces, y podía ver por su cara y su lenguaje corporal que una nueva conexión se estaba formando en su mente.

Así que realizamos tapping en esta nueva idea, y usé un tipo de argumento, permitiéndola sentir ambos lados del argumento por y contra la posición de que esta creencia largamente arraigada, era simplemente no válida.

A pesar de que esta creencia podría ser no verdadera… ¿es seguro que sea falsa?… tal vez es incorrecta… quiero que sea correcta… ¿Qué pasa si es incorrecta?… no, es bueno que sea correcta… ¿qué tal si es incorrecta que sea falsa? (agregando más confusión deliberadamente para sacar a su mente fuera del modo usual)… puede ser correcto que este bien… puede ser correcto que este incorrecto… puede ser falso que es verdadero.

¡Esto degeneró en risas cuando me trababa con las palabras, y perdía la pista de lo que era correcto e incorrecto, verdadero y falso! Cuando se calmó, le pedí que me dijera la creencia nuevamente, ¡pero ella no pudo recordarla! Desde esta sesión, ella se ha unido a grupos de conversación –¡y está sorprendida con lo que ha hecho!

Marian Mills

Traducido por Jesús Alfredo Cruz Pérez Escribir a Jesús Alfredo Ir a su Sitio WEB