Por Puja Kanth Alfred, EFT-1 INT


Traducido por Olga Lucía Gómez, con permiso de EFTUniverse

Me gustaría compartir mi historia de sanación personal con EFT que junto con los cambios de estilo de vida me ayudó a reducir el tamaño de un quiste complejo en mi tiroides y otros síntomas relacionados con otros síntomas de hipertiroidismo subclínico, sin ningún tipo de medicación.

En abril de 2015, me di cuenta de un gran bulto en el lado izquierdo de la garganta. También empecé a sentir un dolor punzante . Hice Tapping en mí   y con un amigo; lo cual provocó una reducción significativa en el dolor.

Durante la semana siguiente, me quedé esperando que se fuera, esperando que solo fuese un cierto tirón muscular o lesión debida a las clases de Krav Maga (autodefensa) que estaba tomando. ¡Hubiera sido mucho más fácil tratar con eso! Pero tal cosa no sucedió. Hablé por teléfono con mi padre, que es médico, y vi a un médico general. Sugirieron que me realizase un escaneo y una  prueba de exploración sanguínea.

El día que fui al escaneo yo ya había investigado y realizado Tapping lo suficiente como para que los resultados del análisis no fuesen una gran sorpresa. La exploración mostró una lesión quística compleja que medía 3,0 x 2,1 x 1,7 cm. También mostró ganglios linfáticos agrandados en la garganta. El radiólogo sugirió biopsia inmediata (FNAC: Citología por aspiración con aguja) debido al tamaño y la naturaleza del quiste.

La FNAC fue dolorosa, pero haciéndome Tapping en los dedos conseguí superarlo. Cuando fui a casa, naturalmente, mi mente empezó a visualizar los peores escenarios del caso. Hice Tapping  para permitirme la aceptación y liberación de estos sentimientos. También hice Tapping en mi cara para mantener la esperanza en un contexto de incertidumbre y poder creer que todo estaría bien, pero al mismo tiempo estar preparada para hacer frente a lo que surgiera.

Una cosa que me seguía molestando era el pensamiento «¿cómo me podría haber pasado algo como esto precisamente ahora cuando he estado ocupándome sobre todo del cuidado de mi salud emocional y física?» Hablé con mi padre y sus palabras me consolaron. Él dijo: «Tienes un cuerpo, por lo tanto tienes que alimentarlo. No te detengas demasiado en esto y focalízate en sentirte  mejor.» Y lo hice.

También recibí la prueba de análisis de sangre y descubrí que mi TSH (hormona estimulante de la tiroides) era anormalmente baja, solo llegaba a 0,1. El rango normal es de 0,35 a 5,50. También tuve el colesterol sérico elevado (250) y LDL (el colesterol «malo»; 177), que fue una gran sorpresa, ya que no tengo problemas de peso. Tuve la certeza de que era debido a la tensión.

Los resultados de la biopsia llegaron. El informe mostró que se trataba de un nódulo coloide con degeneración quística, de categoría 2, es decir nódulos adenomatoides benignos.

El siguiente paso fue ver a un cirujano de tiroides para discutir esto. A pesar de que el médico estaba muy bien informado y me explicó todo pacientemente, pintó un cuadro muy sombrío. Dijo que yo estaba en una fase subclínica de hipertiroidismo y todas las hormonas tiroideas podrían volverse anormales rápidamente. Mi quiste con el tiempo podría actuar como una entidad dañina (¡lo cual me recordaba a una película de Hollywood!) controlando por sí mismo las secreciones de la tiroides. A su parecer yo desarrollaría hipertiroidismo tarde o temprano si no iba a cirugía. El sugirió que todo el lóbulo izquierdo de la tiroides tendría que ser retirado y que la eliminación parcial del quiste no ayudaría, debido a su tamaño y complejidad. También dijo que la FNAC no es fiable al 100%. Además que ningún medicamento podría reducir el tamaño del nódulo. Toda esta información fue abrumadora. Salí de la clínica bastante sacudida.

Después de llegar a casa y mientras lo discutía con mi marido, dos cosas quedaron claras. Uno, que ahora podría explicar el porqué las palpitaciones, temblores y fatiga que había tenido durante el último par de meses. En segundo lugar, que esta era una llamada de atención para mí y tenía que hacer algunos cambios en mi estilo de vida. Aunque mi ECG, azúcar en la sangre y la presión arterial eran normales, tenía palpitaciones cada vez que iba a la cama. Fue muy debilitante e interfirió con mi sueño, y no fue debido a la ansiedad. Tenía algunos temblores en las manos, fatiga muscular y debilidad. Me di cuenta de que todos estos síntomas se debían a que me estaba acercando más a un estado de hipertiroidismo, que a su vez fue el resultado de stress acumulado. Mi cuerpo me estaba dando mensajes a los cuales yo no había prestado atención. De alguna manera el nódulo / quiste era una forma metafórica de alertándome a los cambios que necesitaba hacer antes de que mi cuerpo entrara en un estado de hipertiroidismo. Todavía tenía la oportunidad de revertir esta condición.

Hablé con mi padre y le dije que tenía que sopesar cuidadosamente todas las opciones antes de ir a una cirugía. Hubo muchas preguntas a considerar. Decidí permitirme 2 meses de tiempo para ver si podía aprovechar hacerme Tapping para reducir el nódulo.

Hice Tapping intensivo durante 2 meses a partir de abril a junio. Hice Tapping todos los días, a veces hasta 2 horas por mí misma y también intercambié algunas sesiones con mis amigos practicantes de EFT.

Usé EFT Clínico/clásico junto con el Método de las Elecciones haciéndome Tapping en lo siguiente:

• En todos los eventos estresantes desde el momento en mi último análisis de sangre hecho en el 2013, cuando todas las hormonas estaban en el rango normal. Durante los últimos 2 años ha habido una serie de eventos de crisis en mi familia y yo comencé a limpiar los aspectos no resueltos de estos eventos.


• Diariamente hice Tapping para reducir el tamaño del quiste y para lograr la normalización de mi TSH.


• En la creatividad bloqueada. Terminé los conceptos de libros electrónicos de EFT Ilustrados durante este tiempo.


• En los temas de la confianza, la creatividad, la expresión personal, ser escuchada, y escuchando (la tiroides es el centro de la comunicación y la creatividad.) Hice Tapping en incidentes que se presentaron en estos temas. Muchos incidentes no tienen una carga hasta que se ven a la luz del Tapping.


• En recuperar la función saludable del hipotálamo, la hipófisis y las glándulas tiroides que participan en la secreción de las hormonas tiroideas.


• En permitir la inflamación y funcionamiento del sistema nervioso linfático de una manera saludable. También hice Tapping en la curación de las enfermedades autoinmunes que podrían estar allí.


• En algunos recuerdos traumáticos de mi infancia, liberando los sentimientos atrapados. Antes de iniciar mi práctica privada en 2003, realicé tapping sobre una amplia gama de aspectos y esto  fue muy enriquecedor. A pesar de ello, todavía tenía algunos aspectos no resueltos que surgieron en ese momento.


También hice el mantra OM, el ejercicio moderado, y algunos ejercicios de respiración. Yo estaba haciendo demasiadas sesiones a mis clientes todos los días, así que las reduje también.


Dos meses más tarde, fui para la prueba de sangre y el escaneo de la tiroides (junio de 2015).

Resultados: El quiste había encogido.  Medía 1,9 x 1,3 x 1,2 cm

TSH fue 1,85 (normal). Todas las otras hormonas tiroideas se mantuvieron normales como antes. Los ganglios linfáticos también se habían reducido. Tenía un mejor sueño, las palpitaciones disminuyeron y tenía menos fatiga.

El colesterol sérico era 201 y LDL fue 135. No realicé Tapping en el colesterol en absoluto. Al hacer uso de todos los factores que causan el estrés, el colesterol se normalizó por su propia cuenta. Mi médico se sorprendió. ¡Él dijo que no era posible que el nivel de colesterol bajara tanto  en tan sólo 2 meses!

Continué haciendo tapping en los próximos meses, casi tres veces a la semana. Di gracias a mi tiroides e hice Tapping para seguir reduciendo más el nódulo.

Hace poco me realicé el examen de sangre y escaneo de la tiroides (Noviembre de 2015)

Resultados: El nódulo se ha reducido aún más y ahora está en 0,7 x 0,5 x 0,4 cm. La TSH es normal. El colesterol sérico es de 191 y LDL es de 129, todo normal. Mi calidad del sueño ha mejorado drásticamente, ya que rara vez tengo palpitaciones. No tengo temblores en las manos y menos fatiga y dolor de cuerpo.

Voy a seguir con el Tapping a ver cómo va. A medida que el quiste se ha reducido de 3 cm a menos de un centímetro, yo tengo la esperanza de que el quiste se reduzca  aún más  y probablemente se disuelva de forma permanente. Quiero reiterar que no tomé ninguna medicación. Sin embargo, he hecho algunos cambios de estilo de vida y empecé a comer comida amigable para la tiroides.

Una palabra de precaución: Por favor, consulte a su médico y realice todas las pruebas y exploraciones necesarias para determinar si usted tiene un problema de tiroides. Si es necesaria la cirugía o la medicación, todavía puede hacer Tapping para los cuidados postoperatorios o los efectos secundarios de la medicación. En mi opinión, usted puede empezar a utilizar EFT en cualquier punto de su camino hacia la sanación y seguramente va a tener un impacto enorme.