Tal vez querrán dar a sus oftalmólogos este artículo escrito por Shelley Hawkins-Clark. Shelley dice acerca de su clienta: “Su doctor le dijo que sólo una persona en un millar experimentarán la desaparición de la ampolla y la retina cerrándose por sí misma. Ella quería ser esa una en un millar y hacer más que sólo esperar que sucediera lo mejor”. Y entonces, después de EFT ella comentó: “Su siguiente examen ocular mostró que el hoyo en la retina había sanado por completo y la ampolla macular había desaparecido. Su vista ha mejorado mucho”.

Por Shelley Hawkins-Clark

Hola Gary:

“Evelyn” vino a verme con numerosos problemas físicos tales como alergias, problemas dentales, acidez estomacal, asma, ansiedad general y, en particular, una ampolla macular y un hoyo en su retina que quería sanar, evitando así la cirugía. Su doctor le dijo que sólo uno en un millar experimenta la desaparición de la ampolla y el cierre de la retina por sí misma. Ella quería ser esa una en un millar y hacer más que esperar que sucediera lo mejor.

Ella se percató del problema en su visión por primera vez en la Iglesia. Al observar al sacerdote por unos cuantos segundos ella notó que parte de su cara se veía “sumido como en un reloj de arena y con las líneas onduladas”.

Su doctor describió esto como un problema relacionado con la edad. Conforme se formaba la ampolla, jaló parte de la retina y causó que se formara un hoyo en la misma. Cada vez que regresaba al doctor, él le recomendaba no someterse a cirugía aún, y regresar en 4 – 5 meses. Se le instruyó que monitoreara los cambios en su visión observando a través de un papel tipo rejilla. Los cambios serían en el sentido de que las líneas podrían verse onduladas o distorsionadas, por ejemplo. Su último examen antes de que empezáramos a trabajar en él mostró una leve mejoría y un recordatorio por parte del doctor de que las posibilidades de recuperarse eran sólo de una en un millar.

Evelyn creía que la ampolla y el hoyo resultante en la retina habían sido causados más debido al estrés que a la edad y que un nuevo medicamento para el estómago que ella estaba tomando tal vez había contribuido al problema. Debido a que se había retirado como una exitosa maestra de música en una escuela, ella había sufrido numerosos eventos estresantes así como asuntos de salud que recién aparecían.

Algunos meses después, ella vino a verme. Conforme se acercaba su siguiente examen ocular, enfocamos un par de sesiones de EFT específicamente en la ampolla macular y el hoyo en la retina. Al principio ella experimentó que disminuía el ondulamiento en las líneas del papel tipo rejilla y gradualmente ella notó que no estaba viendo las líneas onduladas con tanta frecuencia en sus actividades diarias.

Hicimos tapping en los aspectos físicos, tales como la sensación de que su ojo izquierdo “estaba afuera más adelantado” que su ojo derecho, así como en eventos que tuvieron lugar en el tiempo aproximado en que apareció la ampolla macular, y los sentimientos que ella tenía acerca de los mismos. Un evento específico, la venta de la casa de su madre posteriormente a su deceso, que tuvo lugar poco después de que Evelyn se retirara, se convirtió en la clave que llevó al asunto subyacente. Habían surgido numerosos retrasos estresantes en la venta de la casa. Ella “no podía controlar la situación” y quería “que todo se resolviera”. Adicionalmente, un asunto de larga duración en donde su madre “siempre tenía la última palabra” tenía una ingerencia en ello también. Mientras tanto, la libertad que ella esperaba obtener después de su retiro se estaba esfumando debido al estrés y al incremento en sus problemas de salud.

La clave para Evelyn fue darse cuenta de que “no toleraba no saber”, tanto en relación con los sentimientos residuales con respecto a la venta de la casa de su madre, como durante el resto de sus años de retiro. La estructura proporcionada al trabajar como maestra de música en una escuela durante años, le había dado una red de seguridad en la cual su tiempo era planeado para ella de muchas maneras. La siguiente sesión hicimos tapping con los varios aspectos de no poder “ver lo que está por venir”, sentirse preocupada, no poder controlar las circunstancias, y varias emociones alrededor de la venta de la casa de su madre, ecos de advertencia en la “voz” de su madre, y quizás lo más importante, merecer la libertad, la elección de cómo usar su tiempo y confiar en sí misma para ello.

En su siguiente examen ocular el hoyo en su retina se mostró completamente sanado y no había rastros de la ampolla macular. Su visión ha mejorado mucho. Evelyn añade: “Ya no veo líneas onduladas al usar ambos ojos en mis actividades diarias (incluyendo la lectura). Cuando cierro mi ojo derecho para ver a través del papel tipo rejilla, algunas líneas todavía están un poco onduladas (pero no tanto como lo estaban al principio). Yo le pregunté al doctor acerca de esto y él dijo que aún cuando el hoyo de la retina ha sanado, los bordes ásperos donde cicatrizó todavía causarán que mi ojo izquierdo vea algunas líneas ondulantes cuando mi ojo derecho esté cerrado”.

Evelyn estaba feliz con los resultados y tal y como lo deseaba, nos hemos movido hacia otros asuntos por ahora, experimentando alivio para su asma, reducción en las alergias, significativa reducción en el estrés y la ansiedad, incremento en la confianza con un sentido de elección, resolviendo heridas de la relación con su madre y una visión más esperanzadora y asertiva con respecto a su retiro.

Diez meses después, su visión permanece sana. Tal vez, si Evelyn así lo desea, en algún punto regresaremos a los “bordes ásperos” restantes que quedaron al sanar la ampolla macular para ver si éstos también pueden ser disueltos por completo. Me encanta que haya una infinidad de posibilidades.

Shelley Hawkins-Clark

Traducido por Ana Paula Aguirre Hall – Escribir a Ana Paula