Dave Rourke utilizó con éxito EFT para ayudar a un hombre a sobreponerse de una ira intensa, largamente mantenida. Al final el cliente dijo «Por los últimos 10 años y medio no podía perdonar al hombre que asesinó a mi hermana. He estado en tres centros de tratamiento y he perdido varios trabajos por causa de mi ira. Le digo Dave, ¡se fue!» Este es un artículo importante porque este señala claramente la habilidad de EFT para manejar inclusive los asuntos emocionales más intensos.

Por David Rourke

Gary,

Tengo que compartir una experiencia que tuve mientras presentaba EFT a un grupo de personas que trabajan en el campo de las adicciones. La audiencia estaba compuesta de 73 personas, 24 de las cuales eran clientes en un programa local de tratamiento residencial de abuso de sustancias.

Quería mostrar un punto a la audiencia de que con EFT el cliente ni siquiera tenía que decir cuál era el problema. Mientras él o ella pensara sobre el asunto, EFT puede trabajar efectivamente.

Pregunté a la audiencia si alguno tenía un resentimiento del cual le gustaría salir pero que no estaba dispuesto a compartir con el resto de las personas en el salón. Una voz que provenía del fondo dijo «¡Yo tengo un resentimiento!» se levantó uno de los residentes del centro de tratamiento. El era un individuo de apariencia fuerte (cabeza rasurada, barba, tatuajes y unas facciones cinceladas muy fuertes).

Nos sentamos cara a cara con la audiencia a nuestro lado. El informó que en una escala de 0-10 su intensidad emocional era mil. Comenzamos con el punto sensible («Yo quiero estar completamente libre de este resentimiento») seguido por el grupo de afirmaciones «aunque tengo este resentimiento… yo me acepto profunda y completamente a mi mismo… Me amo y me perdono a mi mismo… yo elijo dejarlo ir».

Nuestro primer asalto fue un emparedado de EFT, el cual llevó su intensidad a 6. Podía ver como el empezaba a pensar «Hmmm, ¿qué esté pasando aquí?» El próximo asalto trajo un sonido de sorpresa de la audiencia. Se podía ver como las facciones faciales de este hombre se derretían y se convertía en ‘suave’ su apariencia. El dijo «¡Se fue!». Miembros de la audiencia dijeron, ¡se nota! ¡Te ves diferente!»

Por supuesto tenía que probar el trabajo, así que comencé a tratar de molestarlo de nuevo. Tenía una información limitada de lo que el asunto era, así que sólo dejé que mi intuición dijera lo que saliera de mi boca. No reportó ninguna alza, sólo dijo que se sentía mucho mas liviano.

En el almuerzo le pregunté si me podía decir cuál era el asunto en confidencia y que así yo estaría en una mejor posición para ayudarlo a aclarar la situación. El me dijo que «Por los últimos 10 y medio años no podía perdonar al hombre que asesinó a mi hermana. He estado en tres centros de tratamiento y he perdido varios trabajos por causa de mi ira. Le digo Dave, ¡se fue!»

Al final del día él se dirigió hacia mi, con lágrimas en las mejillas y me dijo «No tiene ni idea de lo mucho que me ha ayudado hoy. Sé que ahora tengo una oportunidad para recuperarme.» Por supuesto hablamos sobre momentos de descubrimientos afortunados y como el Poder Supremo nos colocó juntos en el momento adecuado.

Me llamó el otro día (por lo cual escribo esta carta) diciéndome que se ha mantenido limpio por mas de 4 meses, ¡un record para el! ¡Guau!

En servicio amoroso,

Dave Rourke

Traducido por Sonia Cardona

InEnglish.gif