Aunque estos casos podrían ser tachados de “coincidencias”, Barbara Heffel confía en su propia experiencia como “el milagro del momento”, “ese sentimiento de estar en contacto con algo que no se puede tocar normalmente”, “del respeto por algo superior” que es válido y de “las sensaciones únicas que llegan cuando se logra esa conexión”.

Por Dra. Patricia Carrington

Barbara Heffel es una enfermera titulada que trabaja en un centro de recién nacidos en un hospital.

Ella es un practicante EFT con experiencia que ha ganado el Certificado EFT Avanzado que indica su conocimiento cuidadoso del «Curso de EFT básico de Gary Craig» y sus «Pasos para Convertirse en Terapeuta Extraordinario».

Como lectora de nuestro boletín, informa de un fascinante uso de EFT con recién nacidos, un área que casi nunca se ha informado antes, pero que promete mucho. Ella habla de dos veces que ha utilizado EFT para recién nacidos:

En la primera ocasión estaba trabajando en la sala de recién nacidos cuando uno de los bebés había sido alumbrado de forma traumática. Había descendido en lo que se conoce como posición de frente, por lo que su rostro estaba hinchado y bastante deformado. Hacia el final del proceso del nacimiento había logrado dar la vuelta, pero había necesitado mucha asistencia para poder nacer y había más líquido de lo normal en la mollera y deformación en los huesos de la cabeza, lo que producía una forma algo cónica.

Debido a que los rasgos faciales estaban hinchados y traumatizados, incluso el médico tenía miedo de que hubiera malformaciones cuando miraba al recién nacido, y los padres casi no lo podían mirar porque estaba muy deformado.

Barbara lo vio por primera vez, al día siguiente de su nacimiento; aún estaba traumatizado. Se lo veía con el ceño fruncido y lloraba constantemente; no se calmaba ni en los brazos, ni alimentándolo. El personal nocturno había perdido la esperanza de tranquilizarlo y dado que su madre no lo quería en su cuarto, yacía en su cuna en un estado lamentable, hasta que Bárbara lo recogió y lo llevó a un rincón de la guardería y comenzó a hablar a él y a hacerle tapping suavemente en la cabecita.

Comenzó diciéndole:

“Aunque mi nacimiento fue muy duro y a mi familia no le fue posible contentarme cuando salí, yo lo logré y soy un Ser fuerte y sano ahora aquí en la Tierra.”

Luego Barbara hizo tapping en él, sobre varios asuntos… “deformado”, “trauma familiar”, “estoy asustado y asusto a los otros”, “sé que lo puedo lograr”, “soy amado y amo a los otros”, “me siento seguro y feliz y no tengo miedo”…, etc.

Cuando terminó de hacer tapping, el bebé se calmó y la miró fijamente a sus ojos. Sorprendentemente, relajó su ceño antes fruncido. Luego, se sumió en un sueño pacífico.

Al despertar, parecía interesado en lo que lo rodeaba y cuando se lo llevó a su madre, que aún se resistía a verlo, su tía lo tomó en brazos y ambos se relacionaron muy bien.

Al momento de estar escribiendo esto, Barbara comenta que lo que realmente querría sería hacer EFT a la madre del Bebé.

Cuando intercambiábamos ideas acerca de esta experiencia, le pregunté si había pensado en hace EFT a distancia con la madre y me respondió que no lo había hecho, pero que lo haría en el futuro, de ser necesario. Estaba tan focalizada en el bebé que no podía pensar en otra cosa en ese momento; estaba totalmente en el mundo del niño.

NOTA: Cuando hace tapping en los niños, Barbara usa los puntos del rostro, comenzando por la ceja y también el de la clavícula. Lo hace muy suavemente.

Su segunda experiencia en el uso de EFT con un recién nacido, fue cuando ella fue la nurse que recibió a un bebé en una emergencia, en el Area de Cesareas. El bebé estaba adelantado en cinco semanas y tenía problemas potenciales en los pulmones por su nacimiento prematuro.

El niño nació bastante bien y el equipo médico lo proveyó de oxígeno en forma aérea, es decir con máscara y no por intubación, desde la tráquea directamente a los pulmones. El personal médico estaba optimista, cuando de pronto, el bebé se descompensó. Comenzó a manifestar dificultad respiratoria, acompañada de ciertos ronquidos, esforzando seriamente la respiración, pudiéndose apreciar los forzados movimientos del esternón.

El médico, con mucha experiencia, volvió la cabeza y dijo: “Tome el teléfono y comience el proceso de transferencia”. Eso significaba que el niño sería transferido a un piso superior, dado que el que estaban no tenía incubadoras. Inmediatamente Barbara hizo la llamada y las nurses de piso comenzaron el procedimiento. Estaban aún en la sala de operaciones, cuando el doctor volvió para hablar con la madre que había recibido anestesia que le permitía estar despierta, para decirle de la transferencia del bebé. Mientras el doctor hablaba con la madre, Barbara se tomó el tiempo para estar al lado del bebé y suavemente empezó a hacer tapping.

“Hiciste un buen trabajo con tu nacimiento. Ahora tus pulmones sólo necesitan trabaja más fácilmente…, respirando sin esfuerzo…, poniendo tu vida a punto fuera del útero… Eres bienvenido y te daremos todo lo que necesitas…”

Cuando el doctor volvió a verlo, el niño estaba respirando normalmente. Lo llevaron al Nivel 2 de Nursery, de todas maneras, para tenerlo más vigilado, pero no necesitó oxígeno para nada. Se canceló la transferencia al Nivel de Incubadoras. No volvió a mostrar ninguna otra dificultad al respirar. Al otro día volvió a la Nursery normal.

Barbara comenta que aunque estos casos podrían ser tachados de “coincidencias” en una discusión, (nada es un coincidencia, por supuesto), ella confía en su propia experiencia como “el milagro del momento”, “ese sentimiento de estar en contacto con algo que no se puede tocar normalmente”, “del respeto por algo superior” que es válido y de “las sensaciones únicas que llegan cuando se logra esa conexión”. Barbara siente que una nueva puerta –EFT-, ha aparecido en su vida, y al abrirla, “se siente bendecida”.

El uso de EFT para recién nacidos que describe Barbara es no sólo inspirador, pero potencialmente importante, desde un punto de vista médico, y espero que los que están en situación de hacer esto en los hospitales u otros lugares de nacimiento de bebés, pronto reconozcan las maravillosas posibilidades inherentes a este tipo de intervención.

Pat Carrington, EFT Master

Barbara Heffel puede ser contactada en: [email protected]

Traducido por Ivonne Muñoz de Cote

InEnglish.gif